Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Amistoso de entrenamiento

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 Luis Martín

La selección española jugará este sábado (Cuatro, 22.00) en el FedexField de Landovr (Maryland) contra El Salvador el último amistoso antes de viajar mañana a Curitiba, donde La Roja se instalará en Brasil y empezará a oler el Mundial. Será el de hoy, antes que un amistoso, un partido de entrenamiento, o al menos así se lo toma Vicente del Bosque, que pretende por encima de todo usarlo como carga de trabajo antes que como banco de pruebas de pizarra o estrategia. “Nos conocemos demasiado, los automatismos están claros. Por encima de todo, de lo que se trata es de que los últimos en incorporarse al grupo cojan ritmo y los que llevan más sesiones de entrenamiento mantengan el tono”, aseguró el seleccionador.

Del Bosque cuenta con Diego Costa, que ha venido trabajando bien tras la lesión. “Es un buen momento para probar como está en competición, se quiera o no es un partido y aunque nos sirva de entrenamiento también nos permitirá, a nosotros y sobre todo a él, para ver cómo se encuentra de verdad. Se encuentra en muy buenas condiciones. Lleva tiempo sin jugar un partido completo y queremos ver cómo está", dijo. Está por ver si sale de titular y juega medio tiempo o si finalmente aparece la última media hora, pero estará en el campo en el que será su segundo partido con la elástica española. Los médicos de la selección no temen una recaída. Si Costa sale al campo hoy es porque está en condiciones.

El interés por el partido es grande entre la hinchada local, aunque quedan entradas. El campo es el más grande de la NFL y en él juegan los Redskins. Se espera una mayoritaria presencia de salvadoreños para apoyar a su selección en el segundo partido del catalán Albert Roca en el banquillo.

El que fue ayudante de Rijkaard en el Barcelona debutó esta misma semana en Texas y perdió contra otra selección mundialista, Costa de Marfil, por 2-1. Salvador es la 68ª selección del mundo, un equipo muy joven, después de que hace dos años la totalidad del primer equipo salvadoreño fuera sancionado de por vida al descubrirse el amaño de un partido.

Exigida siempre España en la victoria, más allá de quién juegue, para Del Bosque el objetivo del partido es que no haya sobresaltos a modo de lesiones, y que la carga de trabajo incida en la preparación camino de lo que de verdad importa, el Mundial, aunque sea muy consciente de que por principios y más allá de los avatares propios del juego, al campeón se le exige el orgullo de la estrella y mirada de hambriento.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon