Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Análisis del Wiko View: un móvil de gama baja, pero con una pantalla infinita

Logotipo de El Mundo El Mundo 03/10/2017 B.T.

El Wiko View seguramente no te suene de nada. Ni la marca es muy conocida (proviene de Francia, aunque fabrique en China) ni tiene detrás las campañas de marketing de LG, Samsung o Apple. Es el gran reto de las pequeñas empresas de smartphones, ¿cómo hacer para destacar en este mercado tan difícil?

La mejor opción, según mi experiencia, es saltar rápidamente a la nueva moda y lo mejor que se pueda. Y en el caso del Wiko View, puedo decir que han sabido integrar muy bien el diseño de los móviles sin casi marcos en un teléfono que no cuesta más de 200 euros de lanzamiento. Como primer punto a tener en cuenta para comprarlo, es bastante más atractivo.

Por supuesto, el resto de apartados no son tan positivos. Al ser un móvil de gama media-baja, no tiene una cámara muy buena. Por ejemplo, graba vídeo a 1080p y 30fps, pero eso es lo mínimo que se le puede pedir ya a un teléfono que se lanza en 2017. No hay modos de alta velocidad.

Su cámara de 16 megapíxeles en la parte trasera, además de para hacer las fotos de toda la vida, también sirve para hacer fotos de hasta 52Mpx gracias a una tecnología llamada Super Pixel, pero no os recomiendo usarlo si os gusta que las fotos sean nítidas. Por delante, la cámara de selfies de 13Mpx es correcta, sin más.

La pantalla tampoco es un punto fuerte, pero es bastante tolerable. Sin ser un panel OLED ni del mejor LCD, su resolución HD+, que es 720 píxeles de ancho por una altura de 1480 píxeles, es también correcta. Pese a lo alargada que es (5,7 pulgadas, que de ancho son como el de un móvil de 5 pulgadas), no es tan ancha. Por ello, no se nota tanto que la resolución está por debajo de los 1080x1920 que últimamente maneja casi todo el mundo. Y si en una pantalla de 4,7 del iPhone no nos quejamos de que la resolución no sea mayor, tampoco nos vamos a poner estupendos porque una pantalla similar haga lo mismo.

Y por cerrar con los aspectos negativos, la capa de personalización de la interfaz, aunque no especialmente fea, es muy pesada. Hay muchas apps de Wiko instaladas por defecto y, a menos que desmarques la opción, el móvil tiene la fea costumbre de instalar apps de terceros sin que tú lo veas hacer. Aparecen en el escritorio y tienes que borrarlas a mano si te molestan.

No todo es negativo, ojo. Me gusta mucho el tamaño que tiene. Aunque uso a diario teléfonos mucho mayores, redescubrir las comodidades de un teléfono que se puede usar con una sola mano ha sido algo bonito. Es cómodo de usar, incluso si el teclado (viene por defecto con el de Google: gracias) es más estrecho de lo que yo suelo emplear.

La posición del lector de huellas dactilares, que está debajo de la cámara trasera, también me gusta mucho por la misma razón: no hay que forzar los ligamentos ni cambiar la postura de la mano para pulsarlo en la parte baja de la cámara. Aunque la pantalla pequeña pueda pasar como una pega para algunos usuarios, algo totalmente comprensible, para variar, en mi caso he agradecido bastante el tamaño del Wiko View.

Ahora bien, quienes lo quieran algo más grande, tienen ahí su hermano algo mayor, el Wiko View XL, que tiene una pantalla de 6 pulgadas. Por desgracia, la única mejora con respecto al hermano menor es un poco más de batería (3.000mAh frente a 2.900mAh), porque al mantener la misma resolución (esos HD+ tan patateros) en un móvil con una pantalla mayor, por narices la imagen del teléfono va a ser algo peor.

© Proporcionado por elmundo.es

Aunque se queda corto de memoria. Tiene 3GB de RAM, que sí está muy bien, pero sólo trae 16GB de almacenamiento. Ponerle una tarjeta microSD soluciona este entuerto en parte, al igual que pagar la opción de 32GB que sí supera su bajo precio de 200 euros, pero incluso con 32GB la cosa se queda corta hoy en día.

Así que si estás dispuesto a pasar por alto que no te vas a comprar un móvil de una marca conocida, con lo que eso supone si tienes un fallo o para buscar fundas, el Wiko View está tirado de precio y tiene un diseño a la altura de 2017: sin casi bordes. La cámara, regular, de acuerdo, pero de batería no debería quedarse corto y, de nuevo, cuesta muy poco.

Si eres un poquito superficial con el aspecto de los cacharros que usas, como es mi caso, lo mismo este teléfono te encaja en tus planes de actualización de terminal.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon