Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Antes nadie creía en la existencia de los agujeros negros, ni siquiera Einstein"

El Confidencial El Confidencial 22/02/2016 S. F.

Alicia Sintes (San Luis, Menorca, 1969) ha pasado en unos días del anonimato a convertirse en la investigadora española más solicitada por los medios. Todo desde que el pasado 11 de febrero se confirmara la existencia de las ansiadas ondas gravitacionales; cuando España también descubrió que un pequeño grupo de investigación de la Universidad de las Islas Baleares había participado en el histórico acontecimiento. Sintes forma parte del Grupo de Relatividad y Gravitación y nos atiende por teléfono con muy buen humor, a pesar de que ya ha aclarado los misterios del descubrimiento un centenar de veces. "En breve dejaré de conceder entrevistas porque si no no puedo controlar a los estudiantes". En Teknautas hemos querido aprovechar la ocasión.

El Grupo de Relatividad y Gravitación de la Universidad de las Islas Baleares es miembro del LIGO, el ahora famoso observatorio desde el que se detectaron las ondas gravitacionales, desde 2002; aunque Sintes participa desde su creación en 1997. Se trata del único grupo español involucrado en una colaboración internacional de más de mil científicos de quince países. Su mérito crece aún más cuando la investigadora recuerda que la UIB es la "peor financiada" del país, al estar en la Comunidad Autónoma "que menos invierte en investigación" y ser la universidad pública con "la peor financiación por número de alumnos".

Que el espacio-tiempo se ondula era algo ignorado por el gran público hasta hace un par de semanas, pero esto no ha impedido desatar un interés sólo comparable al generado por el bosón de Higgs. "Es brutal, estoy sorprendida", confiesa Sintes. La física considera que aunque sea difícil de comprender es un descubrimiento "fascinante" porque el ser humano "es curioso, quiere saber cuál es su origen y su futuro". ¿Y cuál es ese destino? "Ahí no entro", bromea.

Lo que Sintes no duda es que esto es sólo el principio. "Abre las puertas a explorar el espacio porque es otra manera de observar el universo". Tomemos como ejemplo un púlsar, una estrella de neutrones que concentra la masa del Sol en un tamaño similar al de la isla de Menorca: al estudiar las ondas gravitacionales procedentes de objetos que ya se conocen podremos obtener información nueva y complementaria.

"La grata sorpresa es que nadie tenía claro que agujeros negros de treinta masas solares pudieran existir", comenta la investigadora. Algo similar a lo que sucedió con los agujeros negros: "Ni siquiera Einstein creía en ellos, pero ahora todo el mundo lo tiene claro". En el caso de las ondas gravitacionales, "nadie dudaba" que fuera reales aunque no se hayan podido comprobar de forma directa hasta este año.

Sintes, junto a la portavoz del LIGO Gabriela González, forma parte de ese 17% de mujeres que componen la colaboración internacional. "No es mucho, pero más que en otros experimentos". Su trabajo se centra en la caza de ondas gravitacionales procedentes de la fusión de agujeros negros y la búsqueda de púlsares.

Detectan ondas gravitacionales 100 aÑos despuÉs de que einstein las predijera © Proporcionado por El Confidencial Detectan ondas gravitacionales 100 aÑos despuÉs de que einstein las predijera

Ondas españolas

Alicia Sintes no está sola en España: una red de excelencia de ondas gravitacionales aglutina a grupos de Cataluña, Valencia, Alicante, Baleares, Granada, Madrid y Bilbao. La investigadora subraya el papel del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña, "grandes amigos que están teniendo mucho éxito aunque les estemos haciendo sombra estos días".

Se refiere a la Lisa Pathfinder, lanzada con éxito a finales de 2015 que llegó a su punto de destino y liberó masas de prueba "demostrando una tecnología prácticamente impensable". Esta misión, cuyo objetivo es que Lisa vuele en 2034, tiene una fuerte contribución española. El siguiente paso para la conquista del universo empieza en nuestro país.

Alicia Sintes. (EFE) © EFE Alicia Sintes. (EFE)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon