Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Apátridas, diez pueblos atrapados en el limbo

ABC ABC 07/06/2015

Millones de personas en el mundo están atrapadas en el limbo legal. © Diario ABC Millones de personas en el mundo están atrapadas en el limbo legal. Las imágenes de rohingyas demacrados varados en mitad del mar y los informes de las fosas comunes de las víctimas de la trata de personas en Tailandia y Malasia, han conmocionado al mundo. Hablan de una historia de marginación basada en el origen étnico, donde ciertos grupos son víctimas de la opresión sistemática. Muchos de ellos son apátridas.

Un apátrida es aquella persona que no es reconocida por ningún país como ciudadano. En efecto, muchos millones de personas en el mundo están atrapadas en este limbo legal, disfrutando solamente de un acceso mínimo a la protección legal o internacional o a derechos básicos tales como salud y educación.

Se trata de un problema que actualmente afecta a 10 millones de personas en el mundo. Ante esto, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) ha lanzado la campaña internacional «I Belong» (Yo pertenezco) con el objetivo de erradicar la apatridia en el año 2024.

He aquí diez comunidades de apátridas que por distintas razones se ven privadas de una nacionalidad.

Pescadores rohingya en Myanmar. © Diario ABC Pescadores rohingya en Myanmar. Los rohingyas de Myanmar

Los rohingyas del oeste de Myanmar han sufrido una larga historia de abuso. A diferencia de la mayoría de la población, son musulmanes de ascendencia del sur de Asia. En 1982 Myanmar aprobó una ley que hizo imposible para ellos conseguir la plena ciudadanía, ya que solo considera ciudadanos a los establecidos desde antes de la independencia y a sus descendientes.

Muchos huyeron a Bangladesh en 1991 y 1992 a raíz de una ofensiva gubernamental. Hoy en día, se estima que 800.000 viven en Myanmar, hasta 300.000 en Bangladesh y muchos más han huido al sudeste de Asia, Arabia Saudí y Pakistán. Algunos acaban vendidos como esclavos en los barcos de pesca y las plantaciones.

Los bedoun están excluidos de muchos derechos básicos en Kuwait. © Diario ABC Los bedoun están excluidos de muchos derechos básicos en Kuwait. Bedoun en Kuwait y Arabia Saudí

Muchas personas entre las tribus beduinas nómadas no pudieron adquirir la ciudadanía cuando los Estados del Golfo Pérsico se independizaron. Sus descendientes son conocidos como bedoun, lo que significa «sin nacionalidad» en árabe. Son especialmente considerables por su magnitud en Arabia Saudí —70.000 personas— y, sobre todo, en Kuwait —93.000—, según cifras de ACNUR.

Los bedoun están excluidos de la educación gratuita, la atención médica y muchos puestos de trabajo. Los gobiernos dicen que son residentes ilegales procedentes de otros países. Se enfrentaron a crecientes dificultades después de la Guerra del Golfo de 1990-1991 y miles de ellos huyeron durante la ocupación iraquí.

En enero de 2011, coincidiendo con las protestas en muchos otros países árabes, la comunidad bedoun de Kuwait inició una serie de protestas que consiguieron que el Gobierno prometiese tomar medidas urgentes para solucionar su estado de no ciudadanos. Ante la falta de una concreción de esas promesas, los bedoun continuaron con sus manifestaciones y sufrieron una fuerte represión policial durante su transcurso. Las quejas continúan a pesar de la represión.

Los nubios de Sudán llegaron por primera vez a Kenia en el siglo XIX. © Diario ABC Los nubios de Sudán llegaron por primera vez a Kenia en el siglo XIX. Nubios en Kenia

Los nubios han vivido en Kenia desde hace más de un siglo, pero se les niega regularmente los documentos nacionales de identidad y pasaportes, necesarios para trabajar, votar, viajar, tener un teléfono móvil, abrir una cuenta bancaria, asistir a la universidad o entrar en los edificios del gobierno.

Los nubios de Sudán llegaron por primera vez a Kenia en el siglo XIX cuando fueron reclutados por el Ejército imperial británico para luchar en el este de África y terminaron sirvieron en las dos guerras mundiales. A comienzos del siglo XX el Gobierno británico les otorgó unos acres de tierra a las afueras de Nairobi, en el poblado de Kibera, para que pudieran asentarse. Hoy en día este asentamiento se convertido en uno de los slums del mundo con mayor densidad de población. Décadas de marginación les han llevado a una situación de pobreza extrema.

En marzo de 2011, el Comité Africano de Expertos sobre los Derechos y Bienestar del Niño acusaron a Kenia de violación de los derechos de los niños nubios a la nacionalidad y a la protección contra la apatridia. Los nubios deberían ser considerados ciudadanos kenianos en base a la Constitución, pero no existen perspectivas de cambio en su situación a corto plazo.

Mano de obra barata en la industria del aceite de palma en Borneo. © Diario ABC Mano de obra barata en la industria del aceite de palma en Borneo. Indonesios y filipinos en Borneo, Malasia

Decenas de miles de niños en el estado malasio de Sabah, en la isla de Borneo, son apátridas. Son los descendientes de indonesios yfilipinos que emigraron para trabajar como mano de obra barata en la industria del aceite de palma.

Sin la ciudadanía, estos niños no tienen derecho a la educación o la asistencia sanitaria. Muchos acaban sumergidos en el trabajo infantil, las drogas y otros delitos menores. Algunos padres no registran a sus hijos por temor a la deportación, otros no pueden pagar el coste. Las deportaciones masivas implican que los niños se queden varados sin sus padres.

La cuestión de la apatridia cuestión alimentó la guerra civil que vivió Costa de Marfil en 2002. © Diario ABC La cuestión de la apatridia cuestión alimentó la guerra civil que vivió Costa de Marfil en 2002. Costa de Marfil

Durante el siglo XX, tras la independencia de Costa de Marfil, el Gobierno promovió la llegada de inmigrantes desde los países vecinos para colaborar en el despegue económico marfileño, con un sistema productivo basado casi exclusivamente en el cultivo del cacao. La mayoría de estas personas provenían de Burkina Faso, y en menor medida también de Malí y Ghana.

Sus descendientes se enfrentan ahora al problema de obtener el reconocimiento como ciudadanos marfileños, no teniendo derecho, por ejemplo, a poseer tierras en concepto de propietarios. Esta cuestión alimentó la guerra civil que vivió el país en 2002 y una parte importante del proceso de paz trató sobre el registro de los norteños para añadirlos en la lista electoral.

En Nepal hay más de 800.000 apátridas. © Diario ABC En Nepal hay más de 800.000 apátridas. Tibetanos y butaneses en Nepal

Las cifras oficiales muestran que en Nepal 800.000 personas no han confirmado su nacionalidad y no pueden acceder a servicios clave. Sin embargo, ACNUR cree que la cifra es mucho mayor.

Durante décadas para obtener la nacionalidad nepalí se necesitaba, además de haber nacido en el país, hablar y escribir correctamente el idioma. También se requería que se demostrara una residencia continuada en el país de más de una década para todos aquellos que no fuesen de «origen nepalí». En Nepal hay amplias comunidades de refugiados butaneses y tibetanos cuyos descendientes tampoco pueden acceder fácilmente a un certificado de nacimiento que reconozca su ciudadanía.

Nepal cuenta desde 2007 con una Constitución transitoria que garantiza la nacionalidad a todos aquellos nacidos de padre o madre nepalí. En el caso de los refugiados tibetanos, conviene destacar el papel de China, que según algunas informaciones estaría ofreciendo créditos al Gobierno de Katmandú a cambio de que éste endurezca el trato que dispensa a esos miles de refugiados.

Tailandia es uno de los que más apátridas registra en todo el mundo. © Diario ABC Tailandia es uno de los que más apátridas registra en todo el mundo. Hmongs en Tailandia

Más de 540.000 personas son apátridas según ACNUR. La gran mayoría pertenecen a minorías étnicas del país, como los Yao, Hmong y Karen. Viven en las montañas del norte, en la frontera con Myanmar y Laos y tienen idiomas y culturas distintas.

Aunque el Gobierno tailandés ha llevado a cabo en los últimos años la regularización de muchos apátridas, el país aún es uno de los que más apátridas registra en todo el mundo. Esta situación les ha dejado económicamente vulnerables, especialmente en cuanto a la trata de personas.

En Kosovo y Bosnia muchos romanís se han convertido en apátridas durante las guerras. © Diario ABC En Kosovo y Bosnia muchos romanís se han convertido en apátridas durante las guerras. Romanís en Europa

Los romanís, un grupo étnico con orígenes en la India, se concentran en gran medida en Europa central y oriental. Entre 70 y 80 mil romaníes europeos no tienen nacionalidad. La desintegración de la antigua Checoslovaquia y la antigua Yugoslavia causó enormes dificultades para ellos cuando los nuevos Estados sucesores afirmaron que pertenecían a otro lugar. En Kosovo y Bosnia muchos se han convertido en apátridas debido a desplazamientos masivos durante las guerras.

Tanto la OSCE como la Unión Europea han trabajado en los últimos años para favorecer la integración social y legal de las comunidades más excluidas. En 2005 se puso en marcha la iniciativa Década para la inclusión gitana firmada por los países europeos que cuentan con una población romaní mayor. En 2015 se cumpleel plazo que la UE dio para regularizar la situación de los gitanos europeos.

Letonia creó la categoría de «no ciudadanos» tras la caída de la Unión Soviética. © Diario ABC Letonia creó la categoría de «no ciudadanos» tras la caída de la Unión Soviética. «No ciudadanos» en Estonia y Letonia

Cuando la Unión Soviética se disolvió, muchos rusos estaban varados en los nuevos estados bálticos. Se definen como «no ciudadanos», según la ley no son apátridas, pero de facto tienen limitado el ejercicio de muchos derechos básicos, como el de voto.

Letonia creó la categoría de «no ciudadanos» tras la caída de la Unión Soviética. Se hizo para englobar a todos los habitantes —en su mayoría, de origen ruso— que se habían trasladado al país durante la época de la URSS y que no contaban con arraigo antes de 1940.

En Estonia y Letonia, los rusos étnicos han sufrido problemas de discriminación. ACNUR estima que hay más de 100.000 en Estonia y 326.900 en Letonia.

En la República Dominicana viven cientos de miles de descendientes de migrantes haitianos. © Diario ABC En la República Dominicana viven cientos de miles de descendientes de migrantes haitianos. Haitianos en República Dominicana

En la República Dominicana viven cientos de miles de descendientes de migrantes haitianos. En muchos casos, a sus familiares se les animó activamente a acudir a la República Dominicana desde la década de 1940, mediante acuerdos bilaterales establecidos por los dos gobiernos para reubicar una mano de obra barata que trabajara en las plantaciones de caña de azúcar.

Hoy en día, están en una situación de apatridia con riesgo de expulsión. La Ley 169/14, introducida en mayo de 2014, establece que las personas nacidas de padres extranjeros indocumentados, cuyo nacimiento no se declaró en la República Dominicana, deben inscribirse en un programa especial para obtener un permiso de residencia que más tarde necesitarán para reclamar la ciudadanía del país. Sin embargo, la gran mayoría no se ha podido inscribir y está en una situación de vulnerabilidad extrema.

En octubre de 2014, la Corte Interamericana de Derechos Humanos concluyó que la Ley violaba la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Las autoridades dominicanas rechazaron de inmediato la resolución emitida por la Corte y se negaron a cumplirla.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon