Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Apadrina un olivo: una iniciativa para que los árboles centenarios se ayuden a sí mismos

El Confidencial El Confidencial 09/06/2016 Sergio Ferrer

El pueblo turolense de Oliete es una de las muchas localidades españolas devastadas por el éxodo rural, que a su paso ha dejado abandonados más de 100.000 olivos en las últimas décadas. El 70% de su olivar está desatendido, una ironía si se tiene en cuenta que esta población recibe su nombre de 'olivetum', la palabra utilizada en latín para denominar a este árbol tan apreciado. Hace dos años, nació la asociación Apadrinaunolivo.org con el objetivo de salvar y recuperar estas plantas a partir de donaciones. Ahora, sus creadores inician la siguiente etapa del proyecto: producir aceite para convertirse en autosuficientes.

Lea también: Flora salvaje: veinte de las plantas más venenosas y extrañas del mundo

El primer paso es la construcción de una almazara, un molino con el que se obtiene aceite a partir de las olivas. Para ello, la asociación ha lanzado una campaña de 'crowdfunding' que, a dos semanas de su final, ya ha recaudado los 12.000 euros solicitados. "Queremos lograr nuestra autonomía y amplificar nuestro impacto. Eso es lo que nos permitirá el aceite", explica a Teknautas el cofundador de Apadrinaunolivo.org, José Alfredo Martín. Si el proyecto tiene éxito, pretenden extrapolar el modelo a los cultivos de otras localidades.

La almazara será, según Martín, "solidaria, social y sostenible". Será solidaria porque todos los beneficios van destinados a la recuperación del olivar. Social porque, además de contratar a agricultores del pueblo, la asociación dará trabajo a personas con discapacidad intelectual gracias al centro ATADI. Y sostenible porque, mediante la venta de aceite, podrán seguir cuidando los árboles y recuperando otros nuevos.

Martín tiene claro el modelo de negocio, pero poner en marcha la maquinaria no será tan sencillo. Aunque el 'crowdfunding' logró los 12.000 euros solicitados, esto supone solo un 5% del total necesario, pues el coste de la almazara es de 260.000 euros. ¿De dónde sale el resto? De todas partes. Un 40% viene de subvenciones, un 17%, de agricultores de Oliete, un 10%, de un premio de La Caixa... Incluso el ayuntamiento del pueblo y una asociación de mineros han puesto su granito de arena. También los propios fundadores del proyecto: el 20%, unos 40.000 euros, sale del bolsillo de Martín y sus compañeros: "Nos toca arrimar". Eso sí, esperan aumentar la cantidad recaudada antes de que finalice la campaña para no tener que tocar tanto sus ahorros.

Los mecenas que se animen a colaborar con el 'crowdfunding' podrán visitar el olivar, algo que muchos padrinos ya han podido hacer. "Se incentiva que vengan al pueblo a conocer su olivo, así también se genera turismo rural", explica Martín. La idea tras el apadrinamiento es, según explica el cofundador de la asociación, "crear un vínculo emocional con el árbol", que se inicia cuando el voluntario bautiza su planta y que se mantiene con el viaje a Oliete: "Vienen aquí y se hacen una foto abrazados al árbol, en serio". También han desarrollado la 'app' Mi olivo -disponible en iOS y Android- que permite hacer un seguimiento del vástago adoptado mediante fotos, noticias e información didáctica.

Establecer un vínculo con un olivo puede parecer extraño, pero Martín da ejemplos que sustentan su filosofía. Por ejemplo, la familia que visitó su árbol en Navidad porque habían apadrinado un árbol para su hijo fallecido y querían "conservarlo para siempre". O los abuelos que lo utilizan para unirse más a sus nietos. Incluso recuerda el caso de una persona de origen africano que, después de talar un árbol en su tierra natal antes de venir a España, apadrinó uno para limpiar su conciencia.

© Externa

Son algunas de las historias de los más de 1.200 padrinos que ya han ayudado a rescatar más de 4.000 árboles. Martín asegura que Apadrinaunolivo.org es, de momento, viable, pero quieren dejar de depender de las donaciones para ser independientes. La clave para lograr esto se encuentra en el líquido dorado que la almazara ayudará a producir.

Un "lujo sostenible"

Los olivos recuperados se encuentran en proceso de dar aceite a su ritmo normal: de momento producen justo la cantidad necesaria para los mecenas y padrinos. Los árboles abandonados no producen olivas, y tardan un lustro en volver a generar las cantidades óptimas. Martín calcula que en tres o cuatro años los 4.000 árboles recuperados ya 'trabajarán' al completo, pero espera que el año próximo comiencen a tener excedente de botellas para su comercialización.

El aceite estará destinado al mercado 'premium' -botellas de entre nueve y 25 euros-, un producto que a Martín le gusta denominar "un lujo sostenible". Así, los mecenas que donen 50 euros serán los primeros en recibir dos botellas de medio litro de los olivos recuperados, junto a un juego de jabones artesanales y una visita a Oliete. "El padrino no mira lo que paga sino lo que obtiene a través de una realización personal que le hace sentirse parte de la solución. Y, de propina, la recompensa sabe bien". Así, estos 100.000 olivos centenarios podrán sobrevivir gracias a su propio trabajo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon