Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Aplausos para Mehta y abucheos para Català

EL PAÍS EL PAÍS 12/06/2014 Ferran Bono
Zubin Mehta, frente al Palau de les Arts, antes de dirigir 'Turandot'. © JUAN CARLOS CARDENAS-EFE Zubin Mehta, frente al Palau de les Arts, antes de dirigir 'Turandot'.

Turandot es una de las óperas más queridas por los aficionados. Y Zubin Mehta, uno de los directores de orquesta más apreciados. Pero la ovación de 17 minutos del público del Palau de les Arts al término del estreno el pasado miércoles de esta reposición de Puccini fue más allá del valor artístico de este montaje con dirección escénica del cineasta Chen Kaige. Fue un reconocimiento a la labor de Mehta a lo largo de siete años dirigiendo a la joven pero prestigiosa orquesta de la ópera valenciana, tras anunciar su rechazo a asumir de la dirección musical del coliseo y su probable cese como presidente del Festival del Mediterrani.

Y fue también una reprobación de la gestión de la Generalitat, que disparó con pólvora de rey para montar una ópera de campanillas, con diseño mediático de Santiago Calatrava (y un coste de 478 millones de euros) y programación artística de primer orden, con nombres como los de Lorin Maazel o el propio Mehta, y ahora no sabe cómo mantenerla.

No en vano, buena parte de los melómanos del público recibió a la consejera de Cultura, María José Català, del PP, con abucheos y gritos de “fuera” y “dimisión” y una lluvia de papelitos que tildaban a los políticos de “ignorantes” y rogaban a Mehta que se quedara. Català aguantó el chaparrón y ayer reaccionó.

La también portavoz del Consell rectificó y afirmó públicamente que a la Generalitat le gustaría que, “manteniendo las mismas condiciones”, el maestro Zubin Mehta “siga formando parte del proyecto” del Palau de les Arts Reina Sofía. No lo había dicho antes así. Insistió en que la Generalitat “no ha alterado las condiciones” del maestro y recordó que la situación es “muy difícil”, como revela que los patrocinios han pasado de 4,8 millones en 2008 a los 868.000 euros de hoy.

Los problemas financieros del Palau (y de la Generalitat valenciana) son acuciantes y Mehta es un director con una cotización elevada (aunque haya rebajado sus emolumentos, como otros artistas). No obstante, la decisión del músico de Mumbai, de 78 años, no responde a una cuestión económica, según apuntan diversas fuentes de la ópera. Mehta esperaba un gesto de la Generalitat para negociar su continuidad y preparar la edición del Festival del Mediterrani del próximo año. Pero ante la falta de interés mostrado por la Administración y la necesidad de cerrar su agenda, el director comunicó su decisión a la orquesta, con la que ha establecido un vínculo especial.

Ahora la Generalitat, tras las reacciones del público y la polémica mediática, pretende negociar con Mehta su participación. El músico que dirigirá el concierto de Año Nuevo de 2015 en Viena, no obstante, se mantiene firme en su decisión, pese a la emoción por los apoyos recibidos. Además era muy improbable que aceptara la propuesta de la intendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt, de asumir la dirección musical, dados sus compromisos. Una propuesta que chocaba con los planes de la Generalitat de buscar un director valenciano de proyección internacional.

La salida de Mehta podría afectar también a la continuidad de Schmidt y provocar la marcha de algunos músicos de la orquesta, ya diezmada al no cubrirse las vacantes y contraria al ERE recién aprobado, que supone el despido de 40 trabajadores (ninguno de la orquesta) de los 285 del Palau y una reducción salarial del 8%.

Desde la Consejería de Cultura se reconoce la alta calidad de la programación concebida por Schmidt, pero se incide en la necesidad de reducir costes en un edificio que abrirlo y mantenerlo cuesta 3,2 millones de euros al año. El presupuesto se ha rebajado a la mitad hasta los actuales 20 millones de euros (que incluyen los ingresos previstos de taquilla, ayudas, alquileres o patrocinios).

A este nuevo problema se suma la falta de solución al trencadís arrancado de la fachada de la ópera porque se desprendía. La concejal de Cultura y presidenta del vecino auditorio Palau de la Música, Mayrén Beneyto, terció ayer en la polémica apuntando que la marcha de Mehta “no es el diluvio universal”. “Lo grave es la caída del trencadís o si la orquesta ha ido perdiendo”, afirmó.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon