Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Apple prepara sus nuevos saltos

La Vanguardia La Vanguardia 02/06/2014 Francesc Bracero | San Francisco

La conferencia de desarrolladores de Apple (WWDC 2014) se abre hoy en San Francisco (19 horas en España) con las numerosas incógnitas que siempre rodean a este evento. Es poco probable que el consejero delegado de la compañía de la manzana, Tim Cook, juegue a la prestidigitación que tanto gustaba a su antecesor, Steve Jobs, y se saque de la manga un golpe de efecto. No es su estilo. No sería la primera ni la segunda vez que se presenta un iPhone durante la conferencia, pero hay muchas posibilidades de que para poder ver el iPhone 6 tengamos que seguir viendo las filtraciones que llegan de sus fábricas de componentes asiáticas y que el móvil acabado no se presente hasta septiembre.

Lo que seguro que va a dejarnos esta conferencia son los caminos trazados por los que Apple se va a mover en numerosos campos en los próximos años. Y para eso la clave es el software. En el lugar en el que se celebra la conferencia, el Moscone Center West de San Francisco, cuelgan dos enormes pancartas. Una exhibe una gran X, que significa que el sistema operativo Mac OS X tendrá una nueva evolución, y otra con una imagen de agua sobre la que se proyecta un gran 8, en referencia a iOS 8, la nueva versión del sistema operativo para el iPhone y el iPad.

Apple siempre juega con los simbolismos. En la evolución de sus dos sistemas operativos, lo que en interesa a los desarrollares que hacen los programas (y así determinan qué tareas se pueden hacer con sus aparatos), Apple va a marcar esta vez algunas de las cosas que están por venir. Diferentes filtraciones publicadas en la prensa seria norteamericana apuntan a cosas como que Apple quiere convertir sus dispositivos móviles (iPhones e IPads) en mandos domóticos para todo tipo de aparatos del hogar. Habrá que esperar a la presentación de Cook.

iOS 8 refinará el comportamiento de su antecesor (que ya está actualizado en casi el 90% de todos los móviles de Apple) e incorporará de serie aplicaciones como HealthBook (libro de salud), que sacará nuevo rendimiento del coprocesador de movimiento M7 que va instalado en el iPhone 5S y en el iPad Air, hasta ahora usado básicamente como podómetro, pero que puede tener más utilidades. ¿Significa esto que veremos por fin el iWatch, el reloj inteligente y monitor de salud de Apple? No hay que descartarlo, pero podría aguardar un poco más.

iOS 8 sentará las bases para que el iWatch sea posible. Tendrá refinamientos como el hecho de Shazam, el software reconocedor de canciones, ya vaya incorporado en el asistente de voz Siri y es posible que se active algún modo de trabajar con dos apps a la vez, con la vista puesta en el mercado empresarial, que cada vez recurre a las tabletas para más tareas profesionales. En el caso de Mac OS X, su nueva evolución pasará posiblemente por adaptar los códigos de diseño minimalistas con el que iOS 7 marcó una nueva tendencia.

Esta evolución del sólido sistema operativo de los Mac se llamará probablemente Yosemite, en homenaje al parque nacional californiano, con rincones característicos como la descomunal roca granítica El Capitán, sobre cuya fotografía aparece la gran X que preside el vestíbulo del Moscone Center. También podrían conocerse hoy nuevas evoluciones de los ordenadores portátiles MacBook Pro. El año pasado se presentó aquí el potentísimo ordenador Mac Pro, destinado al mercado profesional. Su aparición fue una completa sorpresa porque no hubo filtraciones previas, así que no se puede descartar nada. Quizás algo de la impronta de Jobs a la hora presentar novedades sorprendentes esté todavía presente en los genes de Apple.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon