Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Apple Watch Series 2, análisis: este reloj no vale 100 euros extra

El Confidencial El Confidencial 11/10/2016 Jaume Esteve

Hace prácticamente un mes que el Apple Watch Series 2 aterrizó en España. Y aunque en Teknautas hemos tardado unas semanas en tener una unidad de prueba, hemos podido probarlo durante unos días para emitir un primer veredicto. ¿El resultado? Si quieres subirte al carro de los 'wearables' de Apple, es preferible que te hagas con un Series 1.

Después del gran cambio, para bien, que ha supuesto la llegada de watchOS 3, la segunda versión del reloj de Apple aporta pocas novedades para esos cien euros extra que hay que pagar al pasar por caja. Existen algunos escenarios muy concretos en los que te puede convenir un Series 2. Si no los cumples, las mejoras que ha recibido el primer modelo, ahora llamado Series 1, lo convierten en tu candidato ideal.

Las novedades que Apple presentó en la misma 'keynote' en la que desveló el iPhone 7 fueron escasas: GPS integrado, una pantalla mucho más luminosa, resistencia al agua y un procesador para que el 'gadget' no se eternice al alternar entre aplicaciones. Y, con ellas, un regreso al precio que tuvo cuando se lanzó, a mediados de 2015, 469 euros.

(Carmen Castellón) © Proporcionado por El Confidencial (Carmen Castellón)

Así, el Series 2 es un reloj pensado para un público muy específico: el deportista que quiere salir sin cargar con el teléfono a cuestas o el nadador que quiere aprovechar las bondades de un aparato que está pensado para resistir tanto el agua de la piscina como el del mar. Si no entras dentro de esos grupos, pagar los 439 o 469 que cuesta, por los 339 o 369 que vale el hermano pequeño, es un gasto de difícil justificación.

La unión de un Series 1 junto a watchOS 3 ofrece un gran número de ventajas que no precisan de una mejora de 'hardware'. El reloj, ahora sí, es lo suficientemente veloz como para moverse por diferentes 'apps'. Es cierto que los tiempos de carga son más rápidos en su hermano mayor, pero la diferencia entre el Series 1 y el 2 no parece tan abismal como para abrazar ese cambio.

(Carmen Castellón) © Proporcionado por El Confidencial (Carmen Castellón)

Quizá el aspecto más llamativo de las novedades que ofrece el Series 2 sea el modo 'water lock' que bloquea la entrada de agua. Es importante tener en cuenta que hay que activarlo antes de iniciar una actividad en la que vaya a mojarse ya que, pese a ser resistente al agua, se puede colar por el altavoz. Ponerlo en marcha es tan sencillo como deslizar el dedo hacia arriba para abrir el panel de control y seleccionar el icono de una gota de agua. A partir de ahí, sólo se puede ver la hora pulsando la pantalla, o moviendo la muñeca, pero no se puede interactuar con ella. El motivo, sencillo, está relacionado con la presencia de agua, ya que la pantalla tiene problemas para interpretar las instrucciones que le llegan del usuario.

Una pantalla brillante

Y lo de brillante es literal. Apple asegura que los 1.000 nits de intensidad son la cifra más alta que jamás ha colocado en una pantalla, por encima de los 600 de un iPhone, y bastante por encima del primer Watch. En este aspecto, poco se le puede discutir a la firma de California: el Watch funciona de manera satisfactoria en condiciones de mucha luz y, en el resto, se deja ver con mucha facilidad.

Algo parecido sucede con el GPS integrado, cuya precisión a la hora de medir los movimientos de una sesión de entreno es aterradora por precisa. Tiene algún problema con la localización exacta de los puntos de partida y final, pero es capaz de sobre el mapa, las mismas líneas que tú has trazado sobre la acera o la carretera.

(Carmen Castellón) © Proporcionado por El Confidencial (Carmen Castellón)

La resistencia al agua y el GPS que le independiza de un iPhone son dos claros marcadores de la categoría en la que se quiere encuadrar este Series 2. Y como ya ha resaltado alguna crítica, no es una mala noticia que Apple haya decidido abrazar el sector del 'fitness' con el Apple Watch. Lo que no había funcionado hasta la fecha era ese intento por convertir el reloj en una extensión de tu teléfono.

El tiempo ha demostrado que es un producto muy útil en algunos aspectos (la gestión de las notificaciones, la medición del movimiento diario, todo lo relacionado con el 'fitness') y que cojea en otros. Sí, un Watch te permite contestar mensajes y hasta leer tus menciones en Twitter pero, no te engañes, lo vas a hacer un par de veces.

Por ello es interesante que la firma de Cupertino haya apostado por una doble vía con el reloj. Si te atrae el 'gadget' pero no eres un apasionado del deporte, o no crees que lo vayas a exprimir lo suficiente, el Series 1 es tu reloj. A juicio personal lo sigo encontrando algo caro (muy probablemente la barrera psicológica de estar por encima de 300 euros cuando, te puedes hacer con un iPad Air 2 por 429 euros.

Esa cifra, 429, es la misma que hay que desembolsar para hacerse con un Series 2 de 38 mm, cifra que aumenta hasta los 469 si quieres hacerte con el grande, de 42mm. ¿Merece la pena tal desembolso? Si no entras en esos grupos que hemos citado en el texto, es muy probable que el Series 1 sea todo lo que necesites. 

(Carmen Castellón) © Externa (Carmen Castellón)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon