Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Arnold Schwarzenegger: “¿Qué haces tú por el medio ambiente?”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 26/09/2017 Gregorio Belinchón
Qué mirar próximamente
SIGUIENTE
SIGUIENTE
Arnold Schwarzenegger durante la presentación de la película 'Wonders Of The Sea', hoy en San Sebastián. © ÁLVARO BARRIENTOS Arnold Schwarzenegger durante la presentación de la película 'Wonders Of The Sea', hoy en San Sebastián.

MÁS INFORMACIÓN

  • San Sebastián arranca bajo la presión de ofrecer más glamur
  • Arnold Schwarzenegger: “Creo que Trump está enamorado de mí”

Arnold Schwarzenegger ha vuelto. Y en plena forma. Ha vuelto a hablar de política, un tema del que intenta alejarse, pero al que inmediatamente regresa como si fuera un imán. Su paso por el festival de San Sebastián —más corto de lo esperado porque decidió quedarse una noche más en Barcelona— ha estado justificado como productor y conarrador del documental Las maravillas del mar, rodado por Jean-Michel Cousteau (el hijo del célebre comandante), que recorre los océanos en busca de las más bellas imágenes que enamoren al espectador. Y en tres dimensiones. "Un festín visual", según el actor. Y el exgobernador de California lleva razón: el filme apabulla. "No queríamos hacer un discurso sobre lo que estamos haciendo mal, sino crear una obra que hiciera que te enamorases del mar. Como dicen los Cousteau: 'Proteges lo que amas'. Ese es nuestro objetivo".

Ante un grupo de periodistas, Schwarzenegger (Thal, Austria, 1947) se ha mostrado divertido y dicharachero... hasta que se introdujo en aguas peligrosas. En la rueda de prensa previa había dejado claros dos conceptos. Primero, su labor legislativa como gobernador de California (desde 2003 a 2011) es un ejemplo para otros. "Demostramos que puedes proteger el medio ambiente y reducir la emisión de gases, potenciando una industria más verde; hizo crecer el PIB, en contra de lo que profetizaban los agoreros, un 5%, mientras que en el resto de Estados Unidos solo aumentó un 2%. Si los republicanos, Trump y su equipo de la Casa Blanca fueran inteligentes, copiarían lo que hicimos con el medio ambiente en California y lo repetirían en todo EE UU".

Segundo, el problema es de todos. "No hago declaraciones sobre la política de distintos países del mundo, porque diga lo que diga será un titular. Pero es que, además, los partidos políticos quieren hacernos creer que el medio ambiente es un problema político porque ese es su negocio. No es así, nos concierne a todos, porque todos queremos respirar aire limpio, y pasar a las siguientes generaciones una naturaleza en su plenitud. Así que cada día te tienes que preguntar: ¿qué haces tú por mantener el medio ambiente? Para mí, más que una misión, es una cruzada ecológica".

Así que, ¿qué debería hacer Trump? "Bueno, ya lo he dicho en la rueda de prensa. Pero no solo es culpa de Trump, porque la política se hace también desde el Congreso. Y hablamos de un problema por el que mueren cada día 19.000 seres humanos, es decir, siete millones cada año. Tenemos que eliminar los combustibles fósiles porque matan más que los suicidios o los accidentes de tráfico". Schwarzenegger recuerda que como gobernador luchó "muchísimo" contra el Gobierno federal. "Cuando Obama llegó a la Casa Blanca, batalló por medidas para cuidar el medio ambiente, aunque con el Congreso en contra. En fin, creo que asociar esta lucha con la ideología distrae a la gente. Es un problema global".

En 2011, Schwarzenegger abandonó la oficina del gobernador en Sacramento. ¿Siente nostalgia del poder? "Si hubiera nacido en EE UU [algo obligatorio para llegar a la Casa Blanca según la Constitución], me hubiera presentado a la carrera presidencial en las últimas elecciones. Seguro. Y sí, echo de menos ser político. Es lógico. Igual que echo de menos salir al escenario en competiciones de culturismo, echo de menos tener 30 años...". A cambio, todos aquellos contactos los ha aplicado en el Instituto Schwarzenegger, dentro de la Universidad de Southern California. "Y desde allí mantengo mi actividad". ¿Planea la posibilidad de acudir a la Casa Blanca a proyectar este documental? "No sé si los otros productores han hecho ese esfuerzo. Estamos enseñándolo al mayor público posible, desde el Vaticano a políticos y, por supuesto, en colegios". Pero, como exgobernador republicano, ¿no tiene usted mejores contactos que sus compañeros de  documental? "Creo que no soy la llamada telefónica favorita de Trump".

Mirando hacia su carrera, Arnie se ha reído cuando le han preguntado ¿cuál de sus personajes se sentiría más conmovido con Las maravillas del mar? "Julius, de Los gemelos golpean dos veces, porque era un tipo sensible, listo y con carácter científico. Y Terminator hubiera dicho: 'Puedo viajar en el tiempo, retroceder un siglo y parar la revolución de los combustibles fósiles. Es una idea para una posible película, así que no me la robéis". Por culpa de sus numerosos compromisos, Schwarzenegger no aparece en el filme, y solo se escucha su voz. "Y eso que buceo. Y en profundidad. Pero en pantalla ya salen los mejores, la familia Cousteau. Sospecho que si hubiera sido James Cameron por supuesto se le vería bajando a las profundidades [risas]. Respeto mucho a los Cousteau como para equipararme con ellos buceando".

El gran cambio de Hollywood

Durante los ocho años de trabajo en Sacramento, Schwarzenegger dejó el cine. Cuando retornó en 2011, ¿sintió que había cambiado mucho la industria? "Desde luego. Por la tecnología, por las nuevas compañías que producen contenidos. Ha cambiado la cadena de negocio, la forma en que ganaban dinero las películas. Hoy hay diez veces más salidas para mostrar la película, y los ingresos proceden de sitios antes inimaginables. Como gobernador, renuncié a mi sueldo, y cuando acabé mi segundo mandato, descubrí con sorpresa que con el nuevo paradigma había seguido ganando dinero con mis derechos. Hollywood ahora concentra sus esfuerzos en menos películas e invierte en filmes sobre cómics o sagas que les reportan ganancias constantemente. Otro cambio que me fascina es cómo ha mutado la forma de manejar el dinero. Ahora la economía es de verdad global: rodamos en todo el mundo y se controla mucho más la taquilla mundial. El dinero va y viene mucho más, creo que es un toma y daca más igualitario que el de hace dos décadas".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon