Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así ha sido la espectacular prueba de la NASA del cohete más potente del mundo

El Confidencial El Confidencial 28/06/2016

Una imagen de la prueba realizada por la NASA. (Imagen: NASA) © Externa Una imagen de la prueba realizada por la NASA. (Imagen: NASA) Ha sido el ensayo general antes de que el Space Launch System (SLS) complete su primer vuelo, en algún momento entre septiembre y noviembre de 2018. Y ha sido un éxito, según la NASA. La agencia ha probado esta tarde el motor de combustible sólido del futuro cohete, diseñado para que el ser humano se adentre por primera vez en el espacio más allá de la Luna y, en un futuro, hasta Marte y otros destinos del espacio exterior. Las imágenes que han dejado el ensayo demuestran por qué es el cohete más potente del mundo. 

La NASA acaba de publicar un video en el que muestra cómo ha sido el encendido del cohete. La potencia liberada es tan descomunal que los asistentes a la prueba han tenido que observarla desde varios kilómetros de distancia. 

La prueba llevaba por nombre QM-2 (Qualification Motor 2) consitía en ensayar, de manera más o menos fidedigna, el mismo escenario al que se enfrentará el SLS cuando alce el vuelo, por primera vez, en un par de años. La prueba no se ha limitado a los algo más de dos minutos que ha durado el encendido de los motores. En total la NASA ha realizado 82 pruebas al cohete de combustible sólido del SLS durante el ensayo, además de varios tests en las ocho horas previas al encendido.

Durante esos dos minutos, el motor ha consumido el equivalente a cinco toneladas y media de combustible sólido por segundo. Las cifras obligaban a efectuar la prueba en un lugar lo suficientemente apartado: las instalaciones de Orbital ATK, responsable de este propulsor, en una zona desértica de Utah.

Una prueba con sabor a Shuttle

Los cohetes de combustible sólido que acompañarán al cuerpo central del SLS son versiones mejoradas de los dos que propulsaban al transbordador espacial en sus viajes a la baja órbita terrestre. En el caso del SLS, serán algo más altos por lo que cargaran más combustible y serán capaces de funcionar durante más tiempo.

Los cohetes de combustible sólido serán capaces de ofrecer un impulso un 25% mayor durante el lanzamiento para que sea el cuerpo central del cohete el que se encargue de dar el empujón final en su viaje fuera de los confines del planeta. Los cohetes de combustible sólido no son los únicos vestigios de la era del transbordador espacial que viajarán en el SLS. Los cuatro motores del cuerpo central, llamados RS-25, se encontrarán en la base del tanque principal, que estará pintado de naranja para ahorrar el peso que supondría pintar el lanzador. 

Esos cohetes eran los que, en su día, se montaban en la parte trasera de los transbordadores espaciales. Se trata de versiones refinadas que, en esencia, ofrecen un rendimiento similar al del transbordador espacial y cuya misión principal es aprovechar el empuje de sus dos acompañantes. La de hoy será una prueba más para garantizar que el diseño y la el funcionamiento de esos cohetes sólidos están hechos a prueba de bombas. Hoy es el día que la NASA se acerca un poco más a la Luna y a Marte.

Más en MSN:

Fotógrafo de Viajes del Año de National Geographic 2016: naturaleza

BEAST Fotógrafo de Viajes del Año de National Geographic 2016: naturaleza
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon