Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Asier Mendizabal, Elba Benítez y Han Nefkens, premios Arte y Mecenazgo de La Caixa

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 28/09/2017 Ángeles García
Asier Mendizabal y Elba Benítez, a la derecha, y Han Nefkens, a la izquierda, este jueves en el anuncio de los Premios Arte y Mecenazgo 2017. © Álvaro García Asier Mendizabal y Elba Benítez, a la derecha, y Han Nefkens, a la izquierda, este jueves en el anuncio de los Premios Arte y Mecenazgo 2017.

MÁS INFORMACIÓN

  • Un artista fuera de escala

El proceso de creación y la manera de divulgar la obra de arte han sido los factores determinantes en la concesión de los Premios Arte y Mecenazgo 2017, que auspicia La Caixa y que en esta ocasión han recaído en el artista Asier Mendizabal, la galería Elba Benítez y el mecenas Han Nefkens. Los tres tienen en común una peculiar manera de participar en el mundo del arte, alejada de los circuitos más convencionales. Con una dotación conjunta de 90.000 euros y una escultura de Miquel Barceló, los premios se entregarán en noviembre. El jurado ha elegido entre 273 candidaturas, según ha explicado en un almuerzo informativo Elisa Durán, directora general adjunta de La Caixa.

En Asier Mendizabal (Ordicia, Guipúzcoa, 1973), el jurado ha valorado una obra compleja y exigente que gira en torno a tradiciones culturales e ideológicas con referencias históricas y búsquedas estéticas entre lo formal y lo conceptual con soportes como la escultura, la imagen, la escritura o la artesanía. Con numerosas exposiciones en Europa y América, Mendizabal ha agradecido un galardón que “prestigia a quienes lo reciben y a toda la comunidad artística, a la vez que se reconoce el valor de cada uno de los creadores y su influencia en la sociedad”. El premiado ha confesado que aún no sabe qué tipo de libro de artista realizará (20.000 de los 50.000 euros tienen que destinarse a un proyecto), pero que lo tendrá claro en las próximas semanas.

El reconocimiento al mejor trabajo al frente de una galería ha recaído sobre la veterana Elba Benítez, con 27 años al frente de su espacio en Madrid. El jurado ha destacado su función de mediadora entre los artistas y la sociedad y una forma de entender la profesión, “el galerismo, desconocido y poco valorado, pero esencial tanto para el desarrollo del arte contemporáneo como para el estudio y la recuperación del patrimonio artístico de todos los tiempos”. Benítez recordó que empezó a trabajar en los 90 y que su labor y la de sus colegas ha sufrido cambios muy radicales.

La galerista ha dedicado el premio al equipo de profesionales que trabajan junto a ella en su espacio, porque “han sabido soportar años de grandes dificultades, desde 2008, y juntos hemos podido salir adelante a base de estar presentes en ferias internacionales. Somos una empresa, pero también una entidad cultural y de esta segunda parte, la llamada Marca España nos ha tenido totalmente olvidados. Y digo esto recogiendo la opinión de una gran parte de mis colegas”. Benítez tampoco tiene claro todavía el destino que dará a los 40.000 euros del premio, cantidad con la que tendrá que elaborar un proyecto que contribuya al posicionamiento y reconocimiento de la galería en el ámbito local e internacional.

Puede que el premio más innovador de los tres sea el concedido a la mejor labor de mecenazgo (sin dotación económica). Han Nefkens (Róterdam, 1954) es un coleccionista sin sede ni obra acumulada en sus diferentes domicilios. Arquitecto y escritor, con una fortuna procedente del mundo inmobiliario, Nefkens vive en Barcelona desde hace una década. Las piezas que adquiere están depositadas en museos y ayuda los artistas a producir sus propias obras financiando sus estancias en países ajenos a su lugar de origen. Explica que su trabajo consiste en conectar a las personas y crear redes a través del arte. “El premio no tendría que ser por mi trabajo como mecenas, sino por mi labor de conector e impulsor; pero como la palabra no existe, aceptemos lo que hay. Pienso que para participar de la familia artística no hay que ser muy rico. Cada uno puede intervenir con lo que buenamente pueda. No hay que esperar a que los gobiernos ayuden, prefiero hacer un llamamiento a que los pequeños coleccionistas o aficionados colaboren con lo que puedan”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon