Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Atacar, atacar y atacar

EL PAÍS EL PAÍS 16/06/2014 Luis Martín
Diego Costa, durante el partido ante Holanda. © alejandro ruesga Diego Costa, durante el partido ante Holanda.

Las horas que han pasado desde el partido contra Holanda han empezado a borrar la desazón causada por la humillante derrota de España en Salvador de Bahía, y en Curitiba se respira el ansia por darle la vuelta a la situación, que pasa, para empezar, por ganar el partido ante Chile, el miércoles. Cuatro años después, la situación tiene factores en común con el punto de partida del Mundial de Sudáfrica, pero con matices. Entonces, se perdió con Suiza (1-0) y era obligado ganar a Honduras el segundo partido para jugarse contra Chile la clasificación en el tercero de la fase de grupos. Ahora, también toca sumar tres puntos ante Chile, pero la goleada encajada contra los hombres de Van Gaal (1-5) exige meter tantos. Y en ese sentido, no es que La Roja tenga una factoría.

más información
  • España sufre un descalabro mundial
  • España también sabe perder
  • La penitencia de España
  • Del Bosque: “No es el momento de buscar culpables”
  • Piqué: “A veces viene bien una hostia así”
  • Xabi: “Esta generación no está acabada, tenemos vida”

En los 88 encuentros dirigidos por Del Bosque España ha conseguido 209 dianas, una media de 2,3 por partido. De los campeones del mundo, España es el que levantó el trofeo habiendo marcado menos goles que nadie, siete; desde entonces, ha jugado 55 partidos, logrando 126 goles. En la fase de clasificación para Brasil, en ocho encuentros, ha logrado 14 redes siendo Pedro el que más ha acertado (4), seguido de Negredo (3). El canario, que lleva 14 goles con España, ha marcado 12 desde que La Roja se proclamó campeona de Europa en Viena. Villa, con 40 de los 58 tantos que le encumbran como el máximo goleador de la historia de la selección, es el jugador que más dianas ha firmado con el salmantino en el banquillo, seguido de Fernando Torres (20 de 37).

En Sudáfrica 2010, la selección ganó los partidos de octavos, cuartos, semifinales y final por 1-0. Hace un año exactamente que España no gana un partido por tres tantos de diferencia y fue precisamente en la Copa Confederaciones celebrada también en Brasil, contra Nigeria. Dejando al margen la goleada (10-0) a Tahití, pura anécdota, resulta que España ha rentabilizado de tal manera su juego de control que le ha bastado casi siempre con marcar uno o dos goles para ir ganando partidos, uno tras otro.

El grupo, en el que sobreviven 16 de los jugadores que se proclamaron campeones del mundo en Sudáfrica, se rearma moralmente poco a poco, consciente de que de nada sirve bajar los brazos. Esa actitud es posible en parte gracias a la rabia que les ha dejado saber que Holanda les mató de la manera que Del Bosque les había advertido. El entrenamiento realizado en la tarde de ayer fue espectacular, por intenso, el mejor desde que llegaron a Brasil. No estaba De Gea, con molestias musculares en un glúteo que le tendrán 10 días parado, pero sí el presidente de la RFEF, Ángel María Villar.

España ha rentabilizado tanto su defensa que casi siempre le bastó con un solo gol

Xabi Alonso dijo ayer que el equipo se ha ganado el derecho a confiar en sí mismo y mostró la voluntad de este grupo de jugadores a cambiar el ambiente pesimista por algo más esperanzador. “El fútbol es volátil y creemos que podemos hacerlo. Si mejoramos, tenemos opciones de pasar”, aseguró el vasco, convencido de que la respuesta que le dieron a los holandeses fue errónea porque el equipo le puso más corazón que sentido común al juego, algo que no debe repetirse contra Chile.

Por eso, convencido de que “todavía hay vida”, el tolosarra comparó el próximo partido contra Chile con una eliminatoria de Copa de Europa: “O lo ganamos o nos vamos a casa”. El centrocampista no ignora “la necesidad” de intentar ser más ofensivos que nunca, consecuencia de la desventaja en el goal average por la manita que les endosó Holanda. “Tenemos que hacerlo bien y por más goles que hace cuatro años. Necesitamos que nuestro fútbol de toque sea más dinámico y buscar más la portería contraria”, abundó Fàbregas.

Xabi se mostró convencido de que, sin renunciar al estilo natural del grupo, hay que “arriesgar un poco más, siempre hay momento para ello. No hay que renunciar a la verticalidad para buscar goles. La convocatoria es amplia y hay jugadores para combinar el control con más profundidad. Seguro que el míster piensa en cómo ganar el partido para poder marcar goles”. “Lo primero es ganar”, intercedió Torres; “luego, meteremos todos los goles que podamos. Pero el principal objetivo es ganar”.

“Sabemos a lo que jugamos”, admite Fàbregas al hablar del estilo natural de juego de la selección, aunque avisó: “El fútbol no es único y se puede ganar de otras maneras. Se nos ha caracterizado por un buen toque, por la posesión, pero hay momentos en los que hay que ir a atacar. Tenemos que ser muy valientes. No digo que hay que cambiar de jugadores ni nada, pero hay que atacar más. Tenemos mucha clase y nivel, y no veo por qué no podemos hacer un gran partido y dar una clase de fútbol”.

"Lo primero es ganar. Luego intentaremos marcar los tantos que podamos", dice Torres

“Chile nos presionará arriba y querrá ganar también, pero es un partido a vida o muerte”, añadió Fàbregas, que en la última Eurocopa jugó más de falso 9.

No hay pistas sobre los cambios que piensa introducir Del Bosque en la alineación, pero las apuestas en Curitiba, donde se concentra el equipo, señalan que el seleccionador podría dar entrada a Pedro, Villa y Torres.

El primero está muy acertado de cara a puerta en este curso, en el que ha marcado 19 goles con el Barcelona. Lo que no está tan claro es a quién piensa sacrificar Del Bosque, si a un mediocentro o incluso a un central para retrasar a Busquets.

Lo que está claro es que España conoce a Chile al dedillo —le ganó (2-1) en Sudáfrica— y la tiene “por una selección valiente, que no especula y que dejará espacios”. “Eso nos puede beneficiar si no perdemos la cabeza”, insisten en el seno de La Roja, dispuesta a morir matando. Es a todo o nada. Y toca atacar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon