Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Audi: el proyecto mexicano

dw.com dw.com 25/04/2014 xxx (ERC)
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

Volkswagen anunció que abriría una nueva planta en México hace dos años y medio. Las obras van viento en popa: en 2016, la fábrica automotriz dedicada a su marca Audi empezará a producir el modelo Q5 como pan caliente.

La demanda de vehículos alemanes se ha intensificado de tal manera en Norteamérica y la lucha por el dominio de ese mercado es tan virulenta entre las empresas automotrices germanas que BMW ha decidido construir una segunda fábrica en esa región para no quedar rezagada. Conocedores de la industria señalan que dos de los lugares contemplados para erigir la nueva factoría están en México.

Todo apunta a que BMW ensamblará allí su caballo de batalla, la Serie 3, para que compita con las marcas Mercedes-Benz, de Daimler, y Audi, del Grupo Volkswagen. Pero este último le lleva una ventaja considerable a la casa automotriz con sede en Múnich: Volkswagen ya había anunciado que abriría una nueva fábrica en México hace dos años y medio, y las obras van viento en popa, a juzgar por lo que comentan los responsables.

La esperanza tiene un nombre: Audi Q5

“Es increíble: el verano pasado sólo teníamos el terreno allanado para empezar la construcción y ahora estamos ante un edificio casi terminado”, dice Klaus-Peter Körner, director de producción de la planta ubicada cerca de San José Chiapa, un pueblo de ocho mil habitantes en el estado de Puebla. Su esperanza es que, a partir de 2016, la fábrica dedicada exclusivamente a la marca Audi empiece a producir el modelo Q5 como pan caliente.

Para Audi, las ventajas de tener una fábrica en México son evidentes: un trabajador mexicano cualificado gana aproximadamente un cuarto de lo que ganaría en Alemania. Además, tras haber firmado el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, México es un privilegiado trampolín hacia el mercado estadounidense porque las empresas en su territorio no están obligadas a pagar aranceles. Pero también Puebla tiene mucho que ganar.

Inminente desarrollo infraestructural

Unas 1.600 personas trabajan actualmente en la construcción de la planta de Audi, valorada en 900 millones de euros. Y, según los pronósticos de la directiva de Audi, alrededor de 4.000 laborarán en la fábrica dentro de dos años. Se estima que este centro industrial generará cerca de 20.000 nuevos empleos en el estado de Puebla. De ahí que en San José Chiapa y los cinco pueblos que la rodean se respire un enorme entusiasmo en el aire.

Las autoridades locales admiten que la región no está preparada todavía para un crecimiento acelerado; pero éstas le han asegurado a Audi que harán lo necesario para mejorar la infraestructura disponible; el cumplimiento de esa promesa pasa por aumentar el número de conexiones telefónicas y ampliar el acceso a la asistencia médica y la educación. De eso depende que los empleados de la planta puedan vivir cerca de ella.

600 mexicanos en Ingolstadt

El Gobierno mexicano también invertirá en el desarrollo infraestructural de ese estado para que Audi pueda producir sin sobresaltos. Después de todo, a ese país le conviene consolidar su reputación como bastión industrial y atraer a nuevos inversionistas. México es el octavo fabricante de automóviles del mundo y sus jóvenes perciben que un puesto de trabajo en esa industria es una ventana hacia un mayor nivel de vida.

Cerca de 120 jóvenes adultos están siendo cualificados en el instituto de formación de Volkswagen; su sistema de educación dual ya va por su segundo año. “La calificación de nuestros trabajadores es un serio desafío para nosotros”, sostiene Körner, quien trabaja desde hace cuarenta años para la automotriz de Ingolstadt. Por eso, cerca de 600 mexicanos viajarán a Baviera dentro de poco para iniciar un entrenamiento de un año.

Autor: xxx (ERC)

Editor: Pablo Kummetz

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon