Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Australia descarta que el vuelo MH370 esté donde se lo buscaba

EL PAÍS EL PAÍS 29/05/2014 Macarena Vidal Liy

Australia ha descartado este jueves oficialmente que el avión MH370 de la línea aérea Malaysia Airlines pudiera estar en el fondo marino del área identificada previamente en el sur del Océano Índico. Pocas horas después, el Gobierno chino ha exigido a Malasia que establezca un plan alternativo de búsqueda del aparato. El Boeing 777-200 ER, que transportaba 239 personas a bordo, desapareció de las pantallas de los radares de Malasia el 8 de marzo, poco después de despegar de Kuala Lumpur con destino a Pekín.

más información
  • Las autoridades trazan una nueva hoja de ruta para la búsqueda del MH370
  • Australia abandona la búsqueda aérea del MH370 y amplía el rastreo submarino
  • Se busca contrarreloj el MH370 bajo el mar
  • Australia estrecha el cerco en torno a la caja negra del vuelo MH370
  • Un barco australiano detecta las pistas “más prometedoras” del MH370

En un comunicado, la agencia australiana que coordina la búsqueda del avión, la Oficina de Seguridad y Transporte de Australia (ATSB, por sus siglas en ingles), ha informado que se ha completado la búsqueda en la zona donde hace semanas se detectaron unas señales acústicas que inicialmente se consideró que podían provenir de las cajas negras de la aeronave. “La búsqueda en las cercanías de las detecciones acústicas ahora puede considerarse completa y, a su juicio profesional (de la ATSB), el área ahora puede descartarse como el lugar de reposo final del (vuelo) MH370”, indica el comunicado.

Los investigadores mantienen que las pocas pruebas que tienen en su trabajo, incluida la pérdida de comunicaciones con la aeronave, sugieren que alguien desvió el avión deliberadamente a miles de kilómetros de su ruta prevista, para llevarlo al sur del Océano Índico.

La búsqueda se centró el pasado mes de abril en una zona concreta, de 850 kilómetros cuadrados, después de que se captaran las señales acústicas cerca de donde el análisis de datos de satélites situó su última localización, a unos 1.600 kilómetros de la costa del noroeste de Australia. Las hipótesis consideran que el avión se quedó sin combustible y cayó al mar.

El viceprimer ministro y responsable de la cartera de Transporte en Australia, Warren Truss, declaró al Parlamento de su país que “concentramos la búsqueda en ese área porque las señales acústicas eran la mejor información con que contábamos en ese momento”. “Seguimos muy convencidos de que el avión descansa en (el fondo de) el sur del Índico y a lo largo de la séptima línea de señales acústicas”, declaró Truss, en referencia al arco de posiciones del avión que establecieron los investigadores al analizar los datos procedentes de los satélites.

El primer ministro malasio no tiene previsto reunirse con los familiares de las víctimas durante su visita en China

Pocas horas después del anuncio australiano se reunían en Pekín el primer ministro chino, Li Keqiang, y su colega malasio, Nayib Razak, quien se encuentra en la República Popular para una visita de seis días. En un tono inusualmente áspero, Li reclamó a Malasia un plan alternativo de búsqueda del avión, en el que la mayoría de los pasajeros a bordo eran de nacionalidad china.
“Esperamos que Malasia adopte el papel de líder y coordinador, presente un nuevo plan de búsqueda del avión en fechas próximas y se tome la investigación seriamente”, declaró el primer ministro chino, Li Keqiang, citado por la agencia Xinhua. Li recordó que “nosotros nunca hemos detenido nuestros esfuerzos de búsqueda, y atribuimos una gran importancia a la investigación de los hechos y a la resolución” de las demandas de los familiares.

Las familias de las víctimas chinas han expresado en reiteradas ocasiones sus quejas por lo que consideran falta de transparencia por parte de Malasia, mientras que Kuala Lumpur asegura que les ha ofrecido toda la información posible y ha hecho un gran esfuerzo por localizar el aparato.

A partir de agosto, una serie de robots alquilados a empresas privadas se encargarán de sondear el fondo marino

En la reunión de este jueves Li, según Xinhua, reclamó a Malasia que atienda las reclamaciones legítimas de las familias y llegue a un acuerdo adecuado con ellas. Nayib, por su parte, expresó “nuevamente nuestro dolor y nuestras condolencias a los familiares y seres queridos. Les debemos el continuar la búsqueda”. El primer ministro malasio no tiene previsto reunirse con los allegados de las víctimas durante su paso por China, algo que éstos le han reprochado públicamente.
Nayib sí subrayó el compromiso de su país a encontrar “soluciones y respuestas a lo que de veras pasó con este avión, y hacer lo que podamos por aliviar los sentimientos de los familiares”. La búsqueda, matizó, se desarrollará en coordinación con Australia, China y otros países “porque este trágico incidente es tan complejo y carente de precedentes, que requiere la cooperación de varios países si queremos tener éxito”.

El Gobierno malasio y la firma británica Inmarsat divulgaron esta semana los datos recabados de los satélites de comunicaciones de esta compañía y que se utilizaron para determinar la ruta que siguió el vuelo MH370 tras su desaparición.

La siguiente fase de la búsqueda incluirá un nuevo análisis de los datos de los satélites para determinar una zona de rastreo. A partir de agosto, una serie de robots alquilados a empresas privadas se encargarán de sondear el fondo marino de ese área.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon