Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Autoconsumo y piratería: las 'patatas calientes' del nuevo ministro Álvaro Nadal

El Confidencial El Confidencial 06/11/2016 C. Otto

Desde este pasado viernes, Álvaro Nadal es el nuevo ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, un ministerio en el que tendrá que lidiar con unas amplias competencias, y en algunas de ellas hay importantes cuestiones pendientes por resolver. En el frente energético destaca uno de sus principales retos: ¿qué hacer con la legislación sobre el autoconsumo energético y el llamado 'impuesto al sol'?. Respecto a la Agenda Digital, las 'patatas calientes' no son menores: piratería, brecha digital y los empleos en tecnologías de la información.

Impuesto al sol, ¿sí o no?

En octubre de 2015, el anterior gobierno aprobaba el real decreto de autoconsumo, impulsado por la secretaría de Estado dirigida hasta ahora por Alberto Nadal, hermano gemelo del nuevo ministro. Fue un texto que imponía una serie de tasas a las instalaciones de autoconsumo (entre otras el llamado 'impuesto al sol') además de una serie de requisitos administrativos. Despertó una fuerte oposición y fue tildado de disuasorio por las empresas del sector, las organizaciones de consumidores, grupos ecologistas y los demás partidos políticos.

Alberto Nadal, anterior secretario de Estado de Energía e impulsor del decreto de autoconsumo © Proporcionado por El Confidencial Alberto Nadal, anterior secretario de Estado de Energía e impulsor del decreto de autoconsumo

Estos últimos decidieron tomar medidas: todos los partidos políticos presentes en Congreso de los Diputados (en el que se conformó tras las elecciones de noviembre de 2015) a excepción del PP y de UPN se comprometieron a modificar este decreto tan pronto como la formación de un gobierno lo hiciese posible. De hecho, Ciudadanos incluyó esa condición en el acuerdo de gobierno que firmó con el Partido Popular en enero de este año. 

La cláusula concreta era la siguiente: "Se eliminarán las dificultades que pudieran existir al autoconsumo eléctrico eficiente (coloquialmente conocido como impuesto al sol) con el fin de promover un marco regulatorio estable y propicio". Ahora, el PP ya ha formado gobierno y se ha comprometido a mantener ese pacto, y por tanto a eliminar el impuesto al sol, pero el nuevo ministro de Energía es quien tendrá que tomar la decisión. 

"Vamos a darle un voto de confianza"

Nadal fue responsable de temas de energía en Génova cuando el PP estaba en la oposición, y desde la Oficina Económica del Gobierno, puesto que ocupaba hasta ahora, fue uno de los ejecutores del recorte a las energías renovables que supuso la reforma energética.

Ante su nombramiento como ministro de Energía, el sector de las energías renovables ha adoptado una postura de expectación escéptica, a la espera de que comience a ejercer como tal. “Vamos a darle un voto de confianza. Nadal es intelectualmente brillante, está preparado para gestionar un sector tan complejo como el energético. Esperamos que mantenga una actitud dialogante”, dice Daniel Pérez, abogado de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético.

Diálogo le pide también José Donoso, presidente de UNEF, la patronal fotovoltaica, algo que echaron de menos con la anterior Secretaría de Estado (que ocupaba, recordamos, Alberto Nadal, hermano del actual ministro). “Esperamos que entienda que el sector español de las renovables tiene mucho tirón fuera y necesita un crecimiento dentro de España, sin favoritismos pero sin trabas”. 

Agenda digital y telecos: objetivo 2020

Otras de las competencias más destacadas que afrontará el nuevo ministro serán la Sociedad de la Información (asociada sobre todo a las telecos) y la Agenda Digital, una iniciativa aprobada en 2013 y que busca que nuestro país se vaya sumando a los objetivos que la Agenda Digital Europea marca para 2020.

La Agenda Digital es una suerte de programa transversal que, de manera paralela a las actuaciones concretas de cada ministerio, se encarga de echar una mano en la elaboración de sus estrategias digitales. Sus objetivos se resumen en cinco puntos clave: lucha contra la piratería, economía digital, brecha y alfabetización digital, empleo TIC y modernización de las administraciones públicas.

Menos contenidos ilegales y más legales...

En materia de piratería, los ministerios más activos han sido el de Cultura y el de Justicia, aunque la Agenda Digital ha puesto su granito de arena en el montículo de los sectores que luchan contra estas prácticas. De hecho, fue en este programa donde se empezó a aglutinar la mayoría de propuestas para endurecer la Ley de Propiedad Intelectual y los límites a la copia privada que finalmente entraron en vigor.

Además, la Agenda Digital también se propuso analizar, evaluar y potenciar la existencia de plataformas que establezcan oferta de contenidos legales en internet, aunque su papel en este sentido ha sido prácticamente inexistente.

...y con su mujer en la Comisión Antipiratería

A Álvaro Nadal no le pillan demasiado lejos las materias de lucha contra la piratería: su mujer, María Teresa Lizaranzu Perinat, inauguró como presidenta uno de los organismos más polémicos de la lucha contra las webs de enlaces a descargas: la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual. 

La entidad, popularmente conocida como ‘Comisión Sinde-Wert’, entró en acción cuando el Gobierno, tras las presiones y en contra de que las webs de enlaces ganaran un juicio tras otro, decidió quitar a los jueces de la ecuación y crear un organismo gubernamental que, de manera autónoma, puede decretar el cierre de una página web sin juicio de por medio.

Una medida que, para muchos, atentaba contra la separación de poderes y dejaba claro que al Gobierno le sobraban los jueces: “Es como si, tras perder varios partidos, le dices al árbitro: ‘Déjeme el silbato, que ya pito yo’”, explicaba David Bravo.

Con el tiempo, y pese a las presiones para que fuera más determinante, la ‘Comisión Sinde-Wert’ ha ido logrando (parte de) su objetivo: cerrar páginas webs que, cuando eran juzgadas por un magistrado, eran absueltas. Entre las más famosas que acabaron echando el cierre, la longeva Goear o Series.ly, cuyos responsables mantienen abierta la causa.

Comercio electrónico y 'startups'

El motor de todo lo que se ha bautizado como economía digital es el comercio electrónico, imprescindible dentro de la estrategia de nuestro país. Y en este sentido, tenemos una noticia buena y otra mala. La buena es que, como cabía esperar, el ‘ecommerce’ en nuestro país no para de crecer a ritmos superiores al 20% anual. En el primer trimestre de 2016 el comercio electrónico ya movió un volumen de 5.400 millones de euros.

© Proporcionado por El Confidencial

La mala es que las previsiones de acceso a dicha industria van por debajo de lo esperado en nuestro país: mientras el objetivo era que en 2015 el 50% de los españoles ya hiciera compras por internet, las cifras oficiales de 2016 se quedan en un decepcionante 34,9%.

© Proporcionado por El Confidencial

En otros ámbitos, los objetivos de la Agenda Digital española también pasan por seguir potenciando la industria del videojuego, la inversión público-privada en ‘startups’ o el crecimiento del ‘crowdfunding’ como método de financiación para empresas, un terreno en el que el Gobierno anterior dio varios tumbos hasta lanzar unos límites de inversión que contentaron a todos. 

Además, en el sector del 'crowdfunding' para financiar proyectos emprendedores, Álvaro Nadal tendrá que luchar contra el que será uno de sus mayores enemigos en su propia casa: la CNMC.

Brecha y alfabetización digital: mucho por hacer

Pese a que el ciudadano medio tiene acceso a internet y hace uso de él de manera constante, en España sigue existiendo un problema de brecha digital. 

El problema se divide en dos factores: por una parte, la instalación de redes de banda ancha en el mayor territorio posible, de modo que las zonas rurales no se vean privadas de infraestructuras de telecomunicaciones; por otra parte, y quizá más importante, que los ciudadanos con posibilidad técnica de acceder a internet no se queden fuera por cuestiones socioculturales, económicas o de edad, entre otros.

El éxito o fracaso de estas propuestas lo marca la Encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en los hogares que anualmente realiza el INE. Y lo cierto es que, al menos en lo que acceso a internet se refiere, España va cumpliendo su tarea, con un 76,5% de usuarios frecuentes de internet en 2016, superando el objetivo de 2015, que era del 75%.

© Proporcionado por El Confidencial

Por otro lado, la Agenda Digital también pone su foco en las personas de entre 55 y 75 años que no tengan cierta adaptación a las competencias digitales mínimas. Estas personas, por edad, corren el riesgo de sufrir una exclusión digital o incluso laboral, sobre todo si tienen una cualificación profesional baja.

Empleo TIC: ¿900.000 trabajos sin cubrir?

Existe un mantra que, desde que la Unión Europea lo lanzara en marzo de 2015, ha provocado que todos los países de nuestro entorno se tiren de los pelos: en 2020 habrá 900.000 empleos digitales disponibles… que no serán cubiertos debidos a la falta de formación en competencias digitales de los ciudadanos europeos.

Así pues, gran parte de los esfuerzos de todos los países van dirigidos a llevar a cabo reformas formativas para que los ciudadanos, especialmente los jóvenes, adquieran las competencias tecnológicas para poder optar a dichos empleos.

En España este objetivo cuenta con un manual concreto: el Libro blanco para el diseño de las titulaciones universitarias en el marco de la economía digital, un documento que, a modo de guía, intenta readaptar los estudios universitarios, de postgrado o de formación profesional para que los estudiantes españoles reciban una formación acorde a las competencias que exigirán las empresas, sobre todo en el campo dominante del sector TIC: el marketing digital.

Libro Blanco © Proporcionado por El Confidencial Libro Blanco

Sin embargo, en este sentido España aún tiene que mejorar. La formación en competencias digitales está aumentando pero la mayor parte del mérito reside en el ámbito privado, que está asumiendo toda esta formación en escuelas de negocio y pequeños centros de formación, mucho más avanzados académicamente que la enseñanza pública.

Administración electrónica: el caos del ‘papel cero’

Es uno de los temas más urgentes de la administración pública española… y también de los más polémicos. 2016 comenzó con la implantación de Papel Cero, la iniciativa con la que las Administraciones Públicas de nuestro país, especialmente las judiciales, intentaban deshacerse de los trámites físicos en favor de los digitales. Sin embargo, la propuesta empezó mal y está evolucionando peor.

Una de las mayores polémicas reside en Lexnet, el portal para hacer gestiones judiciales, que ha provocado que España sea denunciada ante la Unión Europea por un sistema que, en opinión de diversos colectivos de abogados, atenta contra sus derechos fundamentales.

Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital (Reuters) © Reuters Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital (Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon