Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Autoridades: atacante de Ansbach recibió instrucciones por chat

dw.com dw.com 27/07/2016
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Policía alemana detectó un intenso diálogo entre el atacante de Ansbach y una persona que influyó en él. Al mismo tiempo, medios alemanes afirman que el atacante de Múnch tenía ideas racistas y se consierdaba "ario".

Las autoridades alemanas hallaron indicios de que el atacante suicida que detonó una bomba el domingo en Ansbach, en el sur del país, fue influido directamente por una persona desconocida a través de un chat en internet, informó el ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrmann.

"A toda vista hubo un contacto directo con alguien que influyó en este atentado", dijo Herrmann al margen de una reunión del gobierno regional.

El ministro señaló que aún no se sabe si el contacto fue con la milicia terrorista Estado Islámico y tampoco se conoce el paradero del interlocutor en la red.

La Policía hizo el hallazgo al analizar el teléfono móvil del refugiado sirio de 27 años que detonó una bomba en su mochila a las puertas de un concierto en la localidad de Ansbach. El atacante murió y 15 personas resultaron heridas, cuatro de gravedad.

Los investigadores dieron con un "intenso chat", según palabras de Herrmann. "El chat terminó al parecer inmediatamente antes del atentado".

Una testigo del ataque relató a la edición online del semanario "Der Spiegel" que el atacante telefoneó constantemente poco antes de detonar el explosivo.

El autoproclamado Estado Islámico (EI) se ha adjudicado la autoría del atentado. El semanario del grupo terrorista "Al Nabaa" publicó una información sobre el atacante, que fue identificado como Mohammed D. La revista afirma que el ataque fue planeado meticulosamente y que D. había estado en contacto permanente con un "soldado" del EI.

Nada que perder

El atacante sirio provenía de la ciudad de Alepo y había perdido a su mujer y a su hijo de seis meses en la guerra. Sufría de depresión y había tratado de suicidarse en dos ocasiones ya estando en Alemania.

Un psicólogo alemán que atendió a D. advirtió en un informe previo al atentado que el hombre era "capaz de llevar a cabo un suicidio de forma efectista", según confirmó un portavoz de la Oficina Federal de Migración y Refugiados de Alemania.

"Tras la muerte de su esposa y de su hijo de seis meses no tiene nada que perder", reza el peritaje confeccionado por el psicólogo en febrero de 2015.

La solicitud de asilo de D. fue rechazada en diciembre de 2014 y en dos semanas, el refugiado debía ser expulsado a Bulgaria, el primer país en el que fue registrado a su llegada a Europa.

El ataque de Ansbach fue el cuarto episodio de violencia que sacudió a Alemania en una semana. El grupo extremista EI reclamó la autoría de dos de ellos, incluido el ataque con cuchillo y hacha en un tren en Wurzburgo, cometido por un refugiado afgano de 17 años.

Tres de los hechos fueron perpetrados por solicitantes de asilo, lo que ha reavivado el debate sobre cómo lidiar con migrantes criminales y alimentado las críticas contra la política de puertas abiertas de la canciller Angela Merkel que llevó a Alemania a recibir el año pasado a 1,2 millones de migrantes del Cercano Oriente, el Medio Oriente y África.

Merkel interrumpirá sus vacaciones de verano para ofrecer mañana su conferencia de prensa anual en la que se espera que se pronuncie sobre los ataques que han sacudido el país.

Medios: atacante de Múnich admiraba a Hitler

El autor del tiroteo de Múnich, que mató a nueve personas antes de suicidarse, estaba orgulloso de haber nacido el mismo día que Adolf Hitler y presumía de su condición de ario como alemán e iraní, según informa la edición digital del diario "Frankfurter Allgemeine Zeitung".

De acuerdo con ese medio, que se remite a fuentes de las fuerzas de seguridad, Ali David S., de 18 años, tenía el propósito de matar a cuanta más gente mejor -le quedaban unas 300 balas cuando se suicidó- y eligió el viernes pasado para su ataque por ser el quinto aniversario de la masacre del islamófobo noruego Anders Behring Breivik.

No militaba en las filas ultraderechistas ni se le relaciona con los ambientes neonazis de Múnich, pero, según el diario, dirigía su odio hacia turcos o árabes, de ahí los gritos de "turco de mierda", audibles en uno de los vídeos grabados esa tarde, cuando desde una azotea se enzarza en una discusión con un vecino del centro comercial donde abrió fuego.

Las nueve personas que murieron en el tiroteo tenían raíces extranjeras, varios de origen turco y kosovar, de edades comprendidas entre los 14 y los 20 años, salvo una mujer de 45.

Hijo de inmigrantes iraníes, S. nació en Múnich el 20 de abril de 1998 -Hitler lo hizo ese mismo día en 1889- y se veía como "alemán" y "ario", ya que Irán es considerada la cuna de la raza aria.

El ultraderechista noruego Breivik, autor del doble atentado cometido en Oslo y la isla Utøya del 22 de julio de 2011 con 77 víctimas, era su modelo, de acuerdo con ese medio.

EL(efe, afp)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon