Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

B. Wurtz

Notodo Notodo 17/10/2016 Irene Galicia
Imagen principal del artículo "B. Wurtz" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "B. Wurtz"

Tres cosas hay en la vida: dormir, comer y tener cobijo. Son estas tres acciones las que el artista B. Wurtz considera más importantes en nuestra existencia, y por eso desde hace más de cuarenta años la práctica de este artista se caracteriza por recopilar y acumular objetos de uso común, la mayoría relacionados con hábitos de consumo, para luego ensamblarlos obteniendo como resultado una serie de piezas escultóricas que más que realzar o cambiar el significado de estas piezas cotidianas, evidencian su forma y su función.

Ya a principios de los setenta, Wurtz creó una pieza de texto titulada Three Important Things que enumeraba estas acciones. Como si fuera un mantra, a partir de entonces su trabajo será creado bajo estas premisas, utilizando aquellos objetos que, de forma directa o indirecta, hicieran referencia al acto de comer, de dormir y mantenerse a resguardo: latas de conserva, anuncios de supermercados calcetines, perchas, bolsas de plástico, botones, o envases de plástico.


Esta exposición muestra los trabajos realizados desde el principio de su carrera hasta hoy. Una trayectoria algo monótona, podríamos pensar, pero cuya constancia es importante para hacernos comprender cómo a través de las cualidades propias de los materiales que utiliza, el artista se mueve sin ser visto del medio escultórico al bidimensional. Los materiales banales, de uso doméstico y de desecho, usados en una especie de reciclaje artístico, dan forma a sus instalaciones para dotar de un nuevo significado al objeto humilde. Estos materiales pobres, desechados por una frenética sociedad de consumo y dotados de un significado artístico, se transforman de mano de Wurtz en meticulosas estructuras a base de envolturas de alimentos, cordones, cerraduras, bandejas de comida para llevar o bolsas de red, aludiendo a las necesidades más primitivas del hombre.

Como ya hicieran Merz, Pistoletto o Beuys, representantes del arte povera, o incluso el más actual colectivo Trashformaciones –aunque estos utilizan materiales de construcción y carrocerías-, B. Wurtz rechaza los iconos de los mass media y las imágenes reductivistas e industriales del pop art y el minimalismo. Propone a cambio un modelo de extremismo operacional basado en valores marginales y pobres. Emplea la creatividad y la espontaneidad, lo que entraña una recuperación de la inspiración, el placer y la ilusión convertidos en utopía.

De este modo, prefiere el contacto directo con los materiales sin significación cultural alguna; materiales cuya procedencia o uso original no importan, pero sí su reutilización o transformación, permitiendo al espectador reflexionar sobre las posibilidades que albergan los objetos de uso cotidiano y demostrando una vez más que el arte no deja de ser un continuo diálogo con el pasado, cuya mayor ambición es cruzar esa fina línea que une arte y vida a través de una estética de lo cotidiano.








Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon