Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Balón, balón y balón

El Mundo El Mundo 09/06/2014 EDUARDO J. CASTELAO
© Proporcionado por elmundo.es

En los entrenamientos de la selección, cada uno sale cuando le da la gana. Cuando le da la gana, se entiende, antes de que llegue la hora definida por Del Bosque para empezar a trabajar. Por eso Cesc, Diego Costa, Villa y Busquets trasteaban ya diez minutos antes de las 21.00 (hora española), momento previsto para el inicio. Trataban de meter la pelota en las mini-porterías que luego servirían para trabajar el fútbol en espacios reducidos, epicentro de la propuesta de España cuando los rivales, casi todos, se le cierran.

El caso es que así comenzó, como casi siempre, la primera sesión de la campeona del mundo en Curitiba. Se les echó la noche encima -aquí el sol se marcha poco después de las 17.00 horas, las 22.00 en España- y con ella el bajón de temperaturas. En la hora y 20 minutos que duró este primer contacto con la hierba, impoluta, de la ciudad deportiva de Caju, a 20 kilómetros del centro de la ciudad, la pelota fue la protagonista. Como siempre, pero ayer con más intensidad.

Parece que Van Gaal, el seleccionador holandés, se propone jugar con cinco defensas, y ante la perspectiva de encontrarse otra defensa cerrada, un equipo muy junto en pocos metros, quiso Del Bosque trabajar primero en un cuarto de campo, todos contra todos, una posesión. Después, lo mismo pero con cuatro mini-porterías, y por último un partido a todo el campo para trabajar el fútbol rápido, un toque, dos toques como mucho. Tocar y moverse, tocar y moverse. Unos estiramientos y, ya con la noche cerrada, a las habitaciones, alejadas de las miradas indiscretas por unas extraordinarias medidas de seguridad, que comienzan con el acceso por un detector de metales y la revisión de todas las mochilas y que concluyen en la imposibilidad de salirse del camino marcado por la Federación. ¡Ah! Y tampoco fotos fuera del área reservada. Lo más parecido a un búnker.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon