Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bale y Cristiano terminan con la maldición de Dortmund

Logotipo de Cadena SER Cadena SER 27/09/2017 Beatriz Ortiz

Era la segunda jornada de la fase de grupos pero pitó el árbitro el comienzo del partido y pareció la prórroga de una una eliminatoria de semifinales. Con el Borussia bravo, con su defensa muy adelantada y volcado en el campo del Real Madrid y con los Zidane intentando matar a la contra. El partido iba de un lado a otro, de una meta a otra sin siquiera pasar por el centro del campo.

Pasa que en ese cuerpo a cuerpo no hay un equipo más experto que el Real Madrid. Avisaron los blancos en el minuto 9, con una cabalgada de Carvajal que terminó en nada por el egoísmo del lateral, en el 10 con un centro de Cristiano a Bale que Piszczek quitó de la misma bota al galés. Y en el 17 Bale marcó gol. Y qué gol.

El galés, al que le llevan cayendo críticas de todo tipo y color, algunas merecidas y otras no, se llevó esta noche todos los elogios por un tanto en el que exhibió potencia, calidad y brillantez. Remató con el exterior y de primeras un centro desde la derecha de Carvajal que se coló por la esquina de la meta de Bürki. Una volea soberbia. Fue éste uno de los mejores partidos que se le recuerdan al ‘11’. Mucho tuvo que ver que pasase gran parte del duelo por la zona izquierda del campo por la que parece incomprensible que habite tan poco. 

Cinco minutos antes del tanto de Bale los alemanes clamaron penalti por una mano de Ramos casi en la misma línea de gol de la meta de Keylor. Centró Yarmolenko, remató Philip y la pelota la tocó primero Keylor y luego el capitán blanco con la mano. Nada pitó el árbitro que gritó el típico “jueguen, jueguen”.

El gol de Bale dejó muda a la grada del Borussia Dortmund y helados a los jugadores del equipo alemán, que olvidaron la valentía del inicio. Fui ahí donde Isco y Modric se vistieron de maestro de orquesta. Con el Madrid asentado en campo rival, fue el Dormund el que se puso a buscar espacios para correr a la contra. Los encontró con Yarmolenko y Philip a un costado y al otro.

© Proporcionado por Cadena SER

Al inicio del segundo acto Varane salvó el empate. El francés quitó la pelota de la bota de Aubameyang cuando Keylor ya estaba vencido.

El susto se pasó pronto porque un par de minutos más tarde Cristiano, que lleva 410 goles en 400 partidos en la Champions, volvió a hacer diana. Un pase al hueco de Kroos a Bale y centro del galés a Cristiano

El Borussia reaccionó con bravura y con un gol de Aubameyang a pase de Gonzalo Castro. El francés, que siempre suspiró por vestir la casaca del Madrid, encontró así el premio merecidísimo por su trabajo incansable. Alguna ocasión más tuvo para hacer el empate porque animados por ese primer gol los germanos se vinieron arriba.

© Proporcionado por Cadena SER

El oficio del Madrid y un Nacho y un Ramos gigantes mantuvieron a los blancos con esa mínima renta que Cristiano aumentó a falta algo más de diez minutos para el final. 

Todo eran sonrisas en el Madrid por conseguir por fin ganar en este coqueto Westfalenstadion, por el doblete de Cristiano y por el gran partido del discutido Bale cuando el galés se llevó la mano al gemelo izquierdo, se tiró al césped y pidió el cambio. Se marchó a pie y con cara de pocos amigos. "Sólo le ha subido un poco el gemelo, pero no es nada importante", explicó Zidane luego.

El Madrid suma con este triunfo pleno de victorias, dos de dos, mientras el Borussia aún no ha ganado un solo punto. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cadena SER

image beaconimage beaconimage beacon