Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Banderas retoma su vida de soltero en Málaga

EL PAÍS EL PAÍS 18/06/2014 Esperanza Codina
© Proporcionado por ElPais

Antonio Banderas está reorganizando su vida una vez que ha presentado de mutuo acuerdo una demanda de divorcio con Melanie Griffith tras 18 años de matrimonio y una hija, Stella del Carmen. También lo está haciendo la actriz que anoche reapareció en el Festival de Taormina (Italia) con el tatuaje dedicado a su marido borrado de manera parcial y sin su anillo de casada.

Una de las primeras decisiones que ha tomado el actor ha sido comprarse una casa en el centro de Málaga. La idea de Banderas es dejar Los Ángeles una vez que su hija entre en la universidad y pasar más tiempo en España, aunque también mantendrá una casa en Estados Unidos, probablemente en Nueva York. El intérprete siempre ha dicho que Los Ángeles no es una ciudad que le guste para vivir.

El corazón vacío de Melanie

La actriz estadounidense Melanie Griffith. / EFE

Pocos días ha tardado Melanie Griffith en borrar las huellas del corazón que hace muchos años se tatuó como muestra de amor al que ha sido su marido. Fue el martes por la noche en el Festival de Cine de Taormina (Italia) donde la actriz apareció con el nombre de Antonio difuminado. Se desconoce el sistema empleado para su eliminación. Podría tratarse de un tratamiento de láser o simplemente de un maquillaje especial para taparlo.

En definitiva, la decisión de Melanie de no mostrar el nombre de quien ha sido su marido 18 años es firme. Además, la actriz se ha quitado su anillo de casada que ha sido luciendo días después de que se anunciara la demanda de divorcio. Una separación de 50 millones que ahora negocian los abogados de los actores y que no va a ser de tan común acuerdo como ellos anunciaron.

Su nueva propiedad en Málaga se trata de un ático en la sexta planta de un edificio de la calle Alcazabilla desde cuya terraza casi se puede tocar la Alcazaba y el Teatro Romano. Tiene vistas al Museo Picasso y al imponente edificio de la Aduana, futuro Museo de Málaga. Sus balcones también permitirán al artista deleitarse en Semana Santa, una de sus pasiones, con la salida y entrada de los tronos de las cofradías de Estudiantes y Sepulcro, que tienen su casa hermandad en esta vía. La vivienda está inmersa ahora mismo en un proceso de reforma que podría estar listo a final de verano. "Él es muy malagueño y desde hace tiempo quería tener una casa en el centro de Málaga, en todo el meollo", explica un amigo de la familia del actor. El lugar elegido, además, es una calle completamente remozada en los últimos años, transformación que la ha convertido en uno de los rincones con más encanto de la ciudad.

Con este ático, Banderas se quita la espinita de tener casa en el centro de Málaga y afianza aún más la relación con su ciudad natal, a la que se escapa siempre que puede y donde suele estar muy activo. Banderas aprovecha cada visita para participar en presentaciones y actos solidarios, nunca dice que no, y en abril no faltó a su cita con la Semana Santa. La estancia se prolongó varios días y ya sorprendió la ausencia de la que ha sido su mujer, auténtica devota durante todo este tiempo de las procesiones malagueñas. La separación de la pareja trascendió poco después.

Banderas, además, tiene otra residencia en Marbella, que compró a finales de los años noventa a los herederos de la periodista Encarna Sánchez. Esta propiedad formará parte del reparto de bienes que en estos días negocian los abogados de la pareja. El divorcio de Banderas y Griffith será millonario. La prensa estadounidense asegura que hay que repartir unos 50 millones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon