Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Barcelona es el mejor escenario para que una marca se internacionalice"

La Vanguardia La Vanguardia 13/06/2014 Carlos Vidal

Crear cosas bellas no siempre es tarea fácil. El diseño de moda masculina requiere constancia, tenacidad, esfuerzo, savoir faire y mucha pasión, y de eso sabe mucho Juan Avellaneda. Este joven diseñador barcelonés ya ha conseguido, a sus 31 años, abrirse un hueco en este competitivo mundo, apostando por un producto exquisito y de extraordinaria confección, con una clara intención: perdurar en el tiempo. Sus prendas cuelgan en las perchas de las mejores tiendas de Barcelona, y Boris Izaguirre, Ramón Freixa o Hugo Portuondo ya lucen sus codiciadas piezas. Conocedor de su éxito, el creativo se abre y explica sus anhelos, sus pasiones, sus proyectos y, por supuesto, sus inspiraciones.

¿Cómo definiría el estilo del hombre Avellaneda?

Me lo imagino como un jetsetter relajado que disfruta de la mezcla entre el lujo y la comodidad. Alguien con inquietudes culturales, estéticas y sociales y que disfruta por supuesto, con la moda. Un hombre al que le gusta reforzar su masculinidad de una manera elegante y sexy.

¿En qué se inspira a la hora de diseñar?

Busco la calma, la frescura, y la sofisticación completa, intentando crear piezas con espíritu atemporal. Me gusta inspirarme en los países que visito. Por poner un ejemplo, muchas piezas de mi colección actual tienen guiños a la cultura y arte asiático, ya sea en colores o en algunas formas o técnicas como el origami.

En una época en la que triunfa la moda low cost, ¿por qué decide apostar por el high cost?

Sin calidad, las prendas tienen una vida limitada. La idea es ofrecer piezas de muy alta calidad y muy bien acabadas, con una marcada esencia atemporal, y que poco a poco irán incorporando otras prendas más complejas o vistosas, algunas siguiendo las tendencias y otras no tanto. En las colecciones predominan los materiales nobles, así como las pieles, el ante y el cuero. No se trata de dinero, si no de buenas piezas.

Sus prendas tienen vocación de perdurar, ¿le molesta la obsesión por las tendencias?

Lo tendencioso siempre aporta un aire fresco y diferente a las líneas clásicas y tradicionales. Permite además ser algo más atrevido. Es necesaria siempre y cuando uno sea fiel a sí mismo. Prefiero obsesionarme con los pequeños detalles ya que son éstos los que te hacen escoger o descartar cualquier opción.

¿Qué prendas no deberían faltar nunca en el armario masculino?

Las exteriores (abrigos, chaquetas...) o los accesorios, son los que realmente marcan la diferencia.

¿Qué firmas de moda son actualmente su referente?

Siempre me ha generado una especial fascinación la figura de genio atormentado de Yves Saint Laurent. Por otra parte, alguien a quien he admirado siempre es Tom Ford.  La clase, elegancia e irreverencia de sus campañas, así como el cuidado de su propia imagen y la de su marca, me parecen excelentes. También encuentro muy interesantes las propuestas de Thom Browne, ya que me divierte la reinterpretación que hace de la sastrería masculina. A la hora de trabajar la piel, sin duda, Hermés y Loewe son mis grandes influencias.

El galerista Hugo Portuondo es actualmente la imagen de Avellaneda...

Tener a Hugo como imagen de campaña es magnífico. Una persona real con inquietudes culturales, sociales y estéticas. Una persona viajada, con opinión crítica y con gran sensibilidad por el arte. Él es todo un jetsetter con una actitud relajada, a quien le interesa y disfruta de la moda. 

Además, también forma parte de esa real people que mostramos en la web. Personas auténticas, con éxito en sus diferentes carreras como Pablo Melendo, Boris Izaguirre o Ramón Freixa que han sido fotografiados sin exigirles un posado o una determinada forma de lucir las piezas. Me divierte ver cómo cada persona interpreta mis prendas y disfrutan de ellas. Aprecio enormemente la versatilidad y la naturalidad de cada persona  a la hora de llevar la ropa que firmo.

Avellaneda es una marca nacida en la capital catalana, ¿cree que el made in Barcelona ayuda a las marcas a promocionarse mejor y a vender más?

Obviamente Barcelona ayuda a internacionalizar cualquier marca al ser una ciudad inmejorablemente posicionada como una de las ciudades más creativas y atractivas de Europa. Cuando se camina por sus calles se puede ver en la arquitectura, en el diseño antiguo y moderno, cientos de años de evolución que la han convertido en todo un emblema del diseño más internacional.

¿Qué opina del diseño español?

Lo valoramos mucho menos de lo que nos valoran internacionalmente. Somos demasiado críticos con nuestros diseñadores y empresas de moda, que muchas veces nada tienen que envidiar al resto.

Para terminar, ¿cuáles son las direcciones secretas del hombre Avellaneda?

Mis lugares favoritos de mi ciudad, Barcelona, son la nueva concept store de Jaime Beriestain, Santa Eualalia, Outpost y Jean Pierre Bua. Fuera, sin duda, el Omen y el Indochine en NYC, Colette en Paris, y Rossana Orlandi en Milán.

*Artículo escrito por Carlos Vidal Arnau, publicista, lifestye blogger y creador de www.mrcaviar.net

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon