Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Barenboim, 50 años de fidelidad a la Filarmónica de Berlín

La Vanguardia La Vanguardia 18/06/2014 null

Berlín (EFE).- El director y pianista argentino-israelí Daniel Barenboim celebra hoy sus 50 años de fidelidad como solista a la Filarmónica de Berlín, una de las pasiones de este genio arriesgado y comprometido, tanto en lo musical como en lo político.

Un concierto extraordinario en la Filarmónica, transmitido a 160 salas de toda Europa, es la tarta de cumpleaños con que Barenboim recuerda el 12 de junio de 1964 en que se colocó por primera vez al piano ante ese auditorio, por entonces recién estrenado.

Tenía en ese momento 21 años y la nueva sede de la Filarmónica, obra del arquitecto Hans Scharoun, se había inaugurado ocho meses atrás.

En los 50 años transcurridos, Barenboim, ahora con 71 años, se ha convertido en uno de los directores de orquesta más codiciados del planeta, con casi tantos premios en su haber del ámbito musical como por su compromiso político, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, en 2002, por su tarea a favor la paz en Oriente Medio.

La plasmación práctica de esto último es la fundación de la West Easter Divan, la orquesta integrada por jóvenes árabes e israelíes fundada en 1999 por Barenboim junto al intelectual palestino Edward Said, proyecto que le hizo acreedor del mencionado galardón.

De acuerdo a su consigna de no quedarse quieto en lo ya logrado, este 2014 colocó la piedra fundacional de la que será la academia musical y residencia para jóvenes talentos de Oriente Medio, en Berlín, junto a la Staatsoper Unter den Linden, la ópera de la que es director musical desde 1992.

El primer concierto en la Filarmónica de Berlín es uno de los hitos de su carrera musical, aunque en realidad su vinculación con la música empezó a los 4 años, de la mano de sus padres, ambos músicos.

Nació en Buenos Aires en 1942 en una familia judía de origen ruso y dio su primer recital de piano con 7. Fue en Buenos Aires, con obras de Bach, Haydn, y Beethoven, entre otros.

Un año después de trasladarse con su familia a Europa, en 1951, debutó en París como pianista, grabó su primer disco con 13 y a los 15 se lanzó a lo que le ha dado la mayor repercusión mundial: la batuta.

Su maestro por excelencia fue el alemán Wilhelm Furtwangler, al que conoció en Viena en 1954 y quien le invita a trabajar con la Filarmónica de Berlín.

En 1958 dio su primer concierto en España, en el Teatro Monumental de Madrid y empezó así su relación con España, uno de los países donde más concierto habrá ofrecido, junto a Alemania.

Se consagró como director al frente de la Orquesta de París, de 1975-1988, a lo que siguió su nombramiento -en 1987- como director artístico y musical del Teatro de la Opera de la Bastilla, luego de la Sinfónica de Chicago -en 1991- y de ahí a Berlín.

Barenboim ha hecho incursiones en el tango (un disco titulado "Mi Buenos Aires Querido"), la música brasileña, acompañado por Milton Nascimento, y el jazz, con el álbum titulado "Tributo a Duke Ellington".

En agosto de 2000 celebró sus bodas de oro con la música, con varios conciertos en su ciudad natal, Buenos Aires, y después realizó una gira por varios países entre los que incluyó Cuba.

En los últimos años ha llevado a la práctica, entre protestas, su empeño por interpretar en Israel a Richard Wagner, el compositor de cuya música es apasionado defensor, pero que para los judíos sigue representando el antisemitismo que luego le convirtió en preferido de Adolf Hitler.

En el 2002, desató la polémica en Jerusalén al interpretar, por sorpresa, el preludio de "Tristán e Isolda" de Wagner, a lo que siguió, ese mismo año, un intento de ofrecer una clase de piano en la ciudad de Ramala, sitiada entonces por el Ejército israelí.

Está casado, en segundas nupcias, con la pianista rusa Elena Bashkirova, hija del también pianista y pedagogo Dmitri Bashkirov.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon