Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Barroso culpa al Banco de España de la crisis española

El Mundo El Mundo 16/06/2014 MARISA RECUERO

"¿Cómo están las cajas?", preguntaban los responsables de la Comisión Europea a los gobernantes españoles cuando visitaban Madrid antes del estallido de la crisis económica. "Siempre decían que todo estaba perfecto", en palabras de Jose Manuel Durão Barroso. El presidente de la Comisión responsabilizó así al Banco de España de la crisis económica del país.

Sin tapujos y con claridad, el máximo portavoz de la política comunitaria aprovechó su comparecencia en las jornadas La Europa que sale de la crisis, organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie), en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, para advertir de que "la supervisión era nacional" y que "aquí [en referencia a España] hubo errores importantes de supervisión" y deben ser asumidos.

Dicho esto, el aún presidente de la Comisión Europea dejó boquiabiertos a los presentes en la sala, que aumentaron su sorpresa al escuchar a Barroso ironizar sobre que el Banco de España era "el mejor". "¿De quién es la responsabilidad de la crisis en España?", insistió, para después descartar a "Merkel", por ejemplo, como enfatizó.

"No fue la Unión Europea la que creo el problema, fueron Estados Unidos y países de la UE", precisó, reconociendo que "es muy fácil echarle la culpa a Bruselas cuando se trata de esquizofrenia política".

No obstante, el presidente de la Comisión no pasó por alto asegurar que la "fórmula" de reformas que se ha hecho en España "funciona" y que "los resultados son evidentes", aunque el país "todavía sufre secuelas" y hay que hacer "un esfuerzo" para que los españoles recuperen la confianza en el proyecto.

© Proporcionado por elmundo.es

En este sentido, Durão Barroso reconoció que "la recuperación es tímida" y que por ello hay que proseguir con las reformas que se han hecho y no centrarse tanto en el debate ideológico. "Necesitamos una reforma, no una revolución", insistió.

La intervención de Barroso estuvo precedida por la del presidente de BBVA, Francisco González, entidad patrocinadora de las jornadas. El banquero alertó de que España sigue afrontando "importantes desequilibrios" en materia de empleo, pero auguró 400.000 nuevos puestos de trabajo entre 2014 y 2015 si España crece a tasas del 1%, este año, y del 2% el que viene.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon