Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bergdahal abandonó su puesto antes de su captura en Afganistán

La Vanguardia La Vanguardia 05/06/2014 EFE
El sargento Bowe Bergdahl © © GETTY El sargento Bowe Bergdahl

Bowe Bergdahl, liberado el pasado sábado tras casi cinco años como prisionero de los talibanes, abandonó su puesto en al menos una ocasión antes de su captura, según un informe del Pentágono de año 2010 citado por la prensa estadounidense.

El informe secreto, denominado AR15-6, concluye además que Bergdahl abandonó también su puesto avanzado en el este de Afganistán voluntariamente la noche del 30 de junio, cuando fue capturado por los talibanes.

El Pentágono también concluyó que, antes de su captura, Bergdahl ya abandonó brevemente su puesto avanzado en una zona de alta presencia talibán y regresó desarmado, aunque sus compañeros no comunicaron el incidente a sus superiores a tiempo.

Además, el informe detalla los problemas de disciplina del pelotón en el que estaba en la provincia de Paktika, repleto de soldados jóvenes sometidos a una fuerte presión, expuestos a ataques y bajo una gran tensión bélica diaria.

En ningún momento los investigadores, que elaboraron un informe simplemente descriptivo, indican que las acciones pudieran ser definidas como deserción, un delito que se aplica a aquellos militares que no tienen intención de volver a sus deberes y que puede conllevar la pena de muerte en el peor de los casos.

El informe, citado por los diarios The New York Times y Military Times, indica que durante su entrenamiento militar en California, en EE.UU., Bergdahl abandonó también al menos una vez la zona que tenía asignada.

Varios compañeros del sargento Bergdahl, que fue ascendido de soldado raso a sargento durante su cautiverio, le han acusado de ser un desertor, de haber obligado a desviar recursos para buscarlo y de ser responsable indirecto de la muerte de varios militares debido a su desaparición.

Antes de caer en manos de los talibanes, Bergdahl envió correos electrónicos a su padre en la rural Idaho mostrando su descontento con la labor del Ejército estadounidense en la remota zona de Afganistán donde estaba desplegado.

El Código de Justicia Militar tipifica tres delitos relacionados con el abandono de una posición: Que un soldado se ausente brevemente de su puesto voluntaria o involuntariamente; desaparición temporal sin permiso por varios días, y deserción, intento de abandonar el servicio permanentemente, que si sucede en tiempo de guerra puede acarrear la pena de muerte.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon