Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bienvenidos a la era Hawkers: así se ha creado un imperio de más de 200 millones

El Confidencial El Confidencial 03/10/2016 C. Otto

La foto que ilustra este reportaje, tomada hace un tiempo, sigue hoy más vigente que nunca: estos tíos están viviendo el sueño de sus vidas. Son famosos, han creado una compañía enorme casi desde cero, medio mundo se fija en ellos y ahora tienen 50 millones de euros más en el bolsillo: Y lo mejor de todo: por el camino se lo están pasando mejor que nadie.

En realidad hay bastante impostura (positiva) en todo esto: en un primer contacto, los cuatro jóvenes de Elche que han fundado Hawkers esbozan un discurso 'punk' que se ha convertido en su mejor marca empresarial; sin embargo, cuando uno va conociendo más y más detalles, queda claro que la diversión juega un papel importantísimo, sí, pero casi ninguna decisión se toma a lo loco.

Cuando se les pregunta a los fundadores de Hawkers qué van a hacer con los 50 millones que se acaban de embolsar, la respuesta surge al principio entre risas: "ni siquiera los hemos decidido". Es solo una pose. A medida que insistimos nos damos cuenta de que Hawkers tiene un plan. Tal vez haya un grado de improvisación mucho mayor del esperado en una gran compañía, pero por supuesto hay un plan. Y probablemente esté muy, pero que muy bien armado.

Ofertas de compra "de tres ceros"

A nadie se le escapa que con la trayectoria de Hawkers, que desde su creación ha convertido el 'hype' en su mejor forma de crecimiento, las ofertas de inversión o incluso de compra en este tiempo estarían siendo numerosas. Y así ha sido.

"Ha habido muchísimas", cuentan sus fundadores a Teknautas. Les preguntamos si más de diez: "Sí, sí, muchísimas más de diez". Les preguntamos de cuántos ceros: "De tres". Es decir, de más de 1.000 millones. Suena entre difícil e imposible de creer, pero es lo que aseguran. Ante ofertas así, ¿por qué no vender? "Es que nos lo estamos pasando muy bien: hacemos lo que queremos, cuando queremos, estamos aprendiendo mucho, podemos crecer como personas. No hay dinero que pague eso... de momento (risas)".

Sea como fuere, no parece que cualquiera pudiese aspirar a hacerlo: "Muy poca gente podría comprarnos. Incluso en España se nos han acercado algunos amigos, alguna gente... que en realidad no podrían comprarnos".

Y si las ofertas de compra han sido numerosas, las de inversión eran imposibles de gestionar: "Había que parar ese tema, porque si se dedicaban sólo a ello se colapsaba la compañía. Industriales, financieros, particulares... todo el mundo ha querido invertir en Hawkers, ha sido apabullante", asegura Borja Oria, de Arcano Corporate, la compañía que ha asesorado a Hawkers en esta ronda de financiación.

Su objetivo: una empresa de 1.000 millones

La ronda de financiación de Hawkers ha llegado más tarde de lo que cabría esperar, pero, por lo que nos cuentan, estaban esperando a los inversores adecuados: "Borja [Oria, de Arcano] tenía mucha experiencia en estas cosas y lo tenía todo muy preparado, pero cuando vio nuestra presentación nos miraba con cara de 'Esto no se puede contar así'".

Para el propio Oria, todo este proceso "ha sido de película, los inversores se quedaban alucinados con ellos, sobre todo los industriales. Te hablo por ejemplo de quedar con empresas grandes, que te reciben cargos como el presidente o el consejero delegado, y se les salían los ojos de las órbitas, alucinaban con la forma en que se trabaja en Hawkers".

Al final, los nuevos inversores han sido Félix Ruiz, Hugo Arévalo (ambos cofundadores de Tuenti), el fondo O'Hara y varios inversores individuales que, según aseguran, tienen una participación mínima. La sintonía con todos ellos parece haber sido perfecta: "En una de las reuniones nos preguntaron si creíamos que podíamos crear una empresa de un billón de dólares (los famosos 'unicornios'). Para responderles, les enseñamos el nombre de nuestro grupo de WhatsApp: 'One billion company'". 

Con ese objetivo, estaba todo claro: "No hizo falta respuesta, y desde entonces toda la estrategia de la empresa ha ido dirigida a eso", aseguran.

Y así es como llegaron los 50 millones de esta ronda de financiación, una inyección cuyo porcentaje accionarial no ha sido desvelado por la compañía. Sin embargo, según las fuentes consultadas por Teknautas, los nuevos inversores tendrían cerca de un 20% de la compañía, cuya valoración estaría entre los 200 y 250 millones de euros.

© Proporcionado por El Confidencial

Tres estrategias para convertirse en 'unicornio'

Cuando a los fundadores de Hawkers se les pregunta varias veces qué van a hacer con los 50 millones de euros que acaban de sumar a su caja, empiezan a salir las respuestas: "¿Quieres que te sea sincero? No tenemos pensado usarlo hasta dentro de un buen tiempo, ni siquiera sabemos cuándo. La verdad es que tampoco lo necesitábamos a corto plazo, ya que generamos mucha caja. Podríamos haber seguido financiándonos con los recursos propios", aseguran.

En realidad, tal y como nos acaban contando, Hawkers tiene armado un plan que consta de varias patas. Y entre todas ellas, hay tres que destacan sobre las demás: la apertura de una tienda física, la contratación de trabajadores de las mejores empresas tecnológicas del mundo y el crecimiento de todas sus marcas.

1. Tienda física: España 2016 y Los Ángeles 2017

Su primer objetivo es uno de los primordiales desde hace algún tiempo en el Imperio Hawkers: dar el salto a lo 'offline' y abrir la primera tienda física de la compañía.

"La primera estará en España, eso seguro, será en Madrid o Barcelona. Y la siguiente en Estados Unidos, seguramente en Los Ángeles". En cuanto a las fechas, son bastante cercanas: "Vamos a intentar tener la primera antes de 2016. Va a ser difícil, pero a ver si lo conseguimos. Si no, a principios de 2017".

Y es que, una vez más, en Hawkers todo está mejor armado de lo que parece: "Tenemos muchas ideas y hay que aterrizarlas todas, pero también tenemos diseñados todos los conceptos y los diseños, está bastante preparado y estamos buscando localización. La cosa está bastante avanzada".

El equipo al completo de Hawkers © Proporcionado por El Confidencial El equipo al completo de Hawkers

Lo cierto es que la estrategia de la tienda física resulta llamativa, ya que la compañía parece saltarse cualquier tipo de lógica empresarial. Porque a cualquier empresa que sólo venda en tienda física se le dice que dé el salto a internet, pero rarísima vez ocurre justo lo contrario.

Sin embargo, desde Hawkers defienden su rasgo más característico, la singularidad: "En todo lo que hemos hecho hasta ahora hemos intentado dar un enfoque diferente, aportar nuestra identidad y nuestra forma de ver las cosas. Tenemos muchas ganas de hacer algo distinto a lo que se ha hecho hasta ahora: en realidad no se trata [sólo] de abrir una tienda física, sino de coger la experiencia de todo lo que hemos hecho 'online' y hacerlo fluir hasta la tienda física, sin perder nuestro ADN, teniendo lo mejor de los dos mundos", aseguran.

2. Contratar a gente de Facebook, Google...

El segundo objetivo de Hawkers gira en torno a su mejor materia prima: el talento que tiene en sus oficinas. La compañía tiene ahora mismo cerca de 120 empleados, pero los nuevos fondos también irán destinados a que ese número aumente.

Y no con empleados cualquiera: "Queremos tener al mejor talento del mundo y estamos inspirados en empresas como Facebook, Google, Amazon, Zalando, Airbnb, etc., así que vamos a ver si podemos armarnos con el mejor talento".

Por lo que parece, esto no es del todo nuevo: "No es algo de ahora, ¿eh? Ya tenemos a gente de todas estas empresas trabajando con nosotros desde hace mucho tiempo. Ahora queremos traernos a los mejores de ellas. O, al menos, intentarlo". ¿Y eso por qué? "Porque queremos mejorar en I+D. Somos unos apasionados de la tecnología y queremos mejorar la nuestra todo lo posible. Y esas cosas cuestan dinero, así que la ronda nos va a servir también para fichar talento".

3. Crecer en todo el mundo

El tercer objetivo enlaza con el segundo: la inversión en desarrollo, según los fundadores de Hawkers, va a permitir a la compañía pegar un salto exponencial y ser todavía más conocida en todo el mundo.

Esto consta de varias fases. Para empezar, "poner Wolfnoir [otra de sus marcas] al nivel de Hawkers. Ya la conoce mucha gente, pero todavía tiene que conocerla más, y ahora tenemos las herramientas para conseguirlo".

Pero no acaba ahí la cosa: "Queremos mejorar todo: vamos a mejorar el producto, a desarrollar nuevos materiales, a invertir en innovación, etc.". Todo ello con un plan final: "Todas nuestras marcas van a crecer muchísimo, todas: Hawkers, Northweek, Miss Hamptons, Wolfnoir... con esta ronda vamos a por todas, a que nos conozcan más en todo el mundo".

¿Cómo han llegado hasta aquí?

Pero, ¿cómo se puede construir todo esto y llegar a conseguir 50 millones de inversión? ¿Cómo es el imperio de 120 empleados que, desde una nave de Elche, está revolucionando la venta de gafas de sol?

Hacer un dibujo empresarial del 'Imperio Hawkers', si nos atenemos a las empresas registradas en España de manera visible por parte de sus fundadores, nos lleva a su compañía matriz: Saldum Ventures SL. Debajo de esta se arman cuatro de las patas básicas del conglomerado: Play Hawkers SL (gafas Hawkers), Miss Hamptons Brands SL (gafas y alpargatas), Northweek SL (marca de gafas de sol cuyo 70% de acciones fue comprado por Hawkers en abril de 2016) y Dollar Eyewear (una sociedad menor cuya actividad es residual).

Por otro lado, y al margen de Saldum Ventures, se encuentra Wolf and Sun SL, la sociedad desde la que Hawkers administra Wolfnoir, otra de sus marcas de gafas. Todas estas compañías conforman el universo de Hawkers (aunque "alguna más hay", nos reconocen los fundadores).

© Proporcionado por El Confidencial

El dibujo financiero, sin embargo, no resulta tan sencillo. Según las cifras presentadas ante el Registro Mercantil, el conglomerado de empresas en torno a Saldum Ventures facturó cerca de 11,7 millones de euros en 2014, registró un beneficio de 801.656 euros y tiene cerca de 3,9 millones de euros en caja. Todo ello sin contar Northweek y Wolf and Sun, a cuyas cuentas no se ha podido acceder.

Pero el crecimiento en estos años, aseguran, ha sido exponencial y aspiran a facturar 70 millones de euros este 2016. ¿Con el objetivo de hacer aún más caja? Parece que no: "Casi todo lo que ganamos lo estamos reinvirtiendo en la empresa, ahora mismo no nos interesa tanto el dinero. Lo reinvertimos casi todo para seguir creciendo".

Los números de Saldum Ventures (2014)

FACTURACIÓN 2014

BENEFICIOS 2014

DINERO EN CAJA

SALDUM VENTURES SL

5,35M€387.551€2,59M€

PLAY HAWKERS SL

6,19€854.594€1,26M€

MISS HAMPTONS BRANDS SL

173.855€-52.075€149.476€

NORTHWEEK SL

---

WOLF AND SUN SL

---

DOLLAR EYEWEAR SL

0€-863€4.171

Jorge Lorenzo y Knockaround, por el camino

Con la nueva inyección de capital, por tanto, Hawkers se propone dar un salto exponencial y convertirse en un auténtico gigante, una trayectoria que quizá observen ahora con envidia dos figuras mundiales: el deportista Jorge Lorenzo y el fabricante de gafas de sol Knockaround.

Lorenzo jugó un papel esencial en los inicios de la empresa. De hecho, su mera presencia le supuso un 50% de las acciones de la compañía sin aportar un solo euro. El valor añadido era más que evidente: su imagen conectaba con la que Hawkers quería promocionar.

Sin embargo, la cosa no acabó del todo bien: en 2014, según la compañía, el motociclista quiso participar de forma activa en el diseño del producto, y es ahí donde los criterios no coincidieron. En septiembre de 2014, Lorenzo abandonó Hawkers. "Al final le compramos su 50%", nos cuentan en Hawkers, "y no fue barato: tuvimos que devolver unos buenos millones de euros que nos dejaron para poder pagar esas acciones".

En el caso de Knockaround, la historia es similar. Como decíamos al principio, Hawkers nació como una empresa que, a partir de un pedido de 300 euros en gafas Knockaround, empezó a vender cada vez más y a convertirse en su distribuidor en Europa: "Vendimos tanto que hubo un momento en que ya facturábamos más que ellos vendiendo sus propias gafas".

© Proporcionado por El Confidencial

"Knockaround no podría comprarnos"

No obstante, lo que empezó siendo una estupenda relación empresarial acabó en ruptura: "Fueron ellos los que no quisieron seguir con nosotros. Nosotros estábamos cómodos, pero queríamos cambiar su producto, la marca, la calidad, la imagen... pero ellos no quisieron. Y cuando montamos Hawkers casi ni se preocuparon, ya que decían que si vendíamos tantas gafas suyas no era mérito nuestro, sino de su marca". 

La pregunta parece obvia: ¿se arrepentirán en Knockaround de haber dejado 'escapar' a Hawkers? "Siempre nos lo hemos preguntado. ¿Se seguirán creyendo que nosotros no hacíamos nada? No sé hasta qué punto saben la dimensión que tenemos ahora, la oportunidad que perdieron y el bólido que se les escapó", aseguran. 

De hecho, les preguntamos si, entre esa lista de posibles compradores que se han interesado últimamente por Hawkers, se encuentra Knockaround. La respuesta es categórica: "No creo que pudieran comprarnos. No sólo no nos podrían comprar, sino que somos muchísimo más grandes que ellos en Estados Unidos".

Al final, aseguran, se han acostumbrado a que se les quiera quitar mérito: "Todo el mundo nos está juzgando desde el día 1, pero estamos dispuestos a ello. Esta era una industria monopolizada desde hace más de 50 años, nosotros llegamos y desconocíamos la mayoría de las cosas (en las que hoy nos consideran expertos), pero hemos hecho cosas muy bien. Empezamos gastándonos 300 euros, y desde ahí empezamos a crecer. No es que seamos rentables ahora, es que lo hemos sido desde el minuto 1".

Y todo ello, además, con un imprescindible punto de éxito y viralidad: "Hemos aprendido a hacer buena comunicación, a crear buenas marcas, a hacer marketing y campañas disruptivas, a conectar nuestras marcas con los usuarios, etc. Siempre decimos que el producto no es la marca, sino que la marca es el producto. Hawkers no vende gafas de sol; Hawkers vende Hawkers". 

Toca esperar a su próximo movimiento. De momento, Hawkers ha conseguido nacer de la nada y, en dos años y medio, darse a conocer a medio mundo. Ahora pretenden dar el siguiente salto y juegan con una ventaja: tienen 50 millones de euros más en el bolsillo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon