Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Big Fucking Rocket: este es el nuevo juguete de Elon Musk para colonizar Marte en 2022

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 29/09/2017 Antonio Villarreal

Musk, durante el Congreso Astronáutico Internacional (EFE)

Musk, durante el Congreso Astronáutico Internacional (EFE)
© EFE

Todas las galaxias tienen en su centro un agujero negro y la galaxia de Elon Musk no iba a ser menos: está llena de astros brillantes, de planes y fenómenos capaces de engatusar nuestra imaginación, pero en su interior sigue habiendo un enorme hueco que pone 'financiación'.

Como ocurrió hace exactamente un año en México, Elon Musk ha vuelto a escoger el Congreso Internacional de Astronáutica (IAC), cuya 68º edición se lleva a cabo en Adelaida (Australia) para avanzar más detalles de su plan para colonizar Marte en los próximos años. "El futuro será mejor si somos una especie multiplanetaria que si no", ha vuelto a reiterar.

El plan que detalló en 2016 consistía en un sistema de transporte interplanetario (ITS), compuesto de cohetes reutilizables hasta 12 veces que, una vez amartizados, serían capaces de transformar el CO2 y agua de la atmósfera marciana en metano y O2 para obtener la energía suficiente para volver a la Tierra. Sin embargo, el magnate reconoce, un año después, las carencias de aquel sistema.

Para financiar los 10.000 millones de dólares que costaría llevar a Marte a cada tripulante, Musk proponía cosas como un 'crowdfunding' o incluso, "robar calzoncillos", en referencia a un episodio de la serie 'South Park' en la que unos gnomos exponían tal modelo de negocio. Horas antes de su anuncio, el fundador de Space X reconocía lo poco lucrativo que resultaba ese plan.

Para lograrlo, Musk ha reflexionado que el vehículo que nos lleve hasta allí debe ser diferente y mucho más grande que los modelos probados hasta ahora en SpaceX: el Falcon 9 o el Heavy. Su nuevo objeto de capricho se llama BFR (acrónimo de Big Fucking Rocket), un cohete más grande que el Saturno V, totalmente reutilizable y con, según Musk, el coste por lanzamiento más pequeño de toda la carrera espacial desde sus inicios.

"Si acabé dirigiendo el diseño de un cohete como CTO de Space X no fue porque yo quisiera, era porque no podía contratar a nadie bueno en aquellos días", ha comenzado diciendo.

El fundador del Space X ha llegado a una conclusión: "Necesitamos un sistema que canibalice a todos nuestros vehículos y los haga redundantes, para que así todos los recursos de Falcon 9, Heavy o Dragon", los modelos actuales de cohetes de la empresa, "vayan a este nuevo sistema". Los últimos 16 lanzamientos del Falcon 9, su modelo de cohete capaz de aterrizar de pie y reciclar gran parte del sistema, han sido exitosos, ha dicho Musk entre aplausos.

MIRA TAMBIÉN EN MSN: Los objetos más extraños hallados en Marte

A los seres humans les encantan las historias del espacio. Por eso se divierten tanto especulando sobre objetos poco comunes que se observan en las imágnes de Marte. Nuestra imaginación convierte formaciones rocosas en rostros y rayos cósmicos en medios de comunicación entre alienígenas. Una imagen reciente del vehículo Mars Curiosity generó gran especulación en Internet sobre lo que parece ser un objeto en forma de cangrejo. ¿Es un cangrejo monstruoso? Probablemente no. Debe de ser sencillamente una formación rocosa. Acompáñanos a explorar algunos de los misterios más famosos de Marte y la explicación científica de su presencia. El orbitador Viking 1 de la NASA pasó cerca de Marte en 1976 y tomó esta icónica imagen de la superficie. Lo que alborotó a todos es esta formación rocosa que se ve en la imagen. Si tienes una mente creativa, es fácil ver que tiene dos ojos, una nariz, una boca y un peinado extraño. Algunos piensan que se parece a Elvis Presley. Los objetos más extraños hallados en Marte

El nuevo BFR tendrá nueve metros de diámetro y 48 de largo. Gran parte del interior del proyectil sirve para los motores y para almacenar el combustible, pero la parte habitable prevé unos 825 metros cúbicos de espacio (más que la cabina de un A380) para cobijar 40 camarotes, cada uno de ellos para 2 ó 3 personas. "En total, unas cien personas en cada viaje a Marte", ha precisado.

En la presentación ha podido verse que la nave también contará con un refugio para tormentas solares, aunque Musk no ha precisado nada al respecto.

Hablando entrecortadamente pero con pasión, el excéntrico australiano ha acabado por convencer a su audiencia en el IAC de Adelaida explicando que la primera misión de carga a Marte está prevista para 2022. "No es una errata, es una aspiración", ha respondido Musk ante los murmullos, "cinco años me parece bastante tiempo".

Antes, sin dar muchos detalles y en una mezcla de la mejor ciencia ficción y la peor planificación, ha insinuado que realizarán pruebas de aterrizaje en la Luna, donde podría llegar a construirse una base, la Moon Base Alpha: "Estamos en 2017, ya deberíamos tener una base lunar, ¿qué demonios está pasando?", ha dicho entre aplausos. Sin embargo, poco más sobre sus funciones o coste.

En Marte, la primera misión será no tripulada, principalmente para comprobar la disponibilidad de agua y la capacidad del BFR para generar combustible en la superficie marciana. Si todo marcha según lo previsto, el primer ser humano pisaría el suelo marciano en 2024. Musk ha mostrado la recreación de un aterrizaje en el que el cohete tardaría, exactamente, 473 segundos en quedar erguido sobre la superficie de Marte.

Y una vez en Marte, llega la fantasía de muchos BFR aterrizando y despegando, una ciudad digna de 'Star Wars' extendiéndose ante los ojos de los asistentes al congreso de astronáutica y un Musk sonriente, sabedor de tener a todo ese público y muchos miles más de personas en el bolsillo.

Y como en las presentaciones de Apple... una cosa más.

Un renderizado de personas usando el BFR de Space X para viajar de Nueva York a Shanghai en 39 minutos. Con un cohete que despega y aterriza verticalmente y se traslada a 27.000 kilómetros por hora, cualesquiera dos puntos de la Tierra estarían a menos de una hora. Éxtasis final que no sirve para ocultar las muchas preguntas que quedan sin responder, y ahora Elon Musk tiene un año menos para hacerlo.

SIGUIENTE
SIGUIENTE
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon