Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bofetón a las 'startups': el Gobierno reduce sus ayudas Enisa en un 91% tras el 26-J

El Confidencial El Confidencial 04/07/2016 C. Otto

Apenas cinco días. Ese es el plazo que ha pasado tras las elecciones hasta observar uno de los primeros recortes económicos que afectan a uno de los tipos de empresas que más se está luchando por promocionar en los últimos años.

Nos referimos a las 'startups' o empresas de base tecnológica, que, de golpe y porrazo, se han encontrado con un significativo tijeretazo en las líneas de préstamos participativos habilitadas por la Empresa Nacional de Innovación S.A. (Enisa), que depende del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Se trata de un recorte que, sin resultar vital para el ciudadano medio, sí toca de cerca a cierta parte del tejido empresarial español: las empresas radicadas en el ámbito tecnológico, para las que, en las etapas iniciales, los préstamos participativos de Enisa suelen resultar bastante útiles si no pueden acceder a financiación privada.

De 20,4 millones de euros... a 1,7 millones

El tijeretazo no es pequeño Y es que de los 20,4 millones de euros con los que en principio iba a contar la Línea Enisa EBT (Empresas de Base Tecnológica), el presupuesto final se ha quedado en apenas 1,7 millones de euros para 2016. En total, un recorte del 91% sobre el presupuesto original.

Los 20,4 millones de euros con los que originalmente contaba esta división se enmarcaban dentro de todas las líneas de financiación a pymes y emprendedores de Enisa para 2016, que ascendían a 98,3 millones de euros. La línea EBT ha sido, de lejos, la más perjudicada de la lista de opciones entre la concesión de préstamos participativos.

Las cifras actuales llaman la atención si las comparamos con la evolución que la línea EBT ha experimentado desde su creación por parte de Enisa en 2001. Y es que, pese a que dicha dotación nunca ha bajado de los 11,4 millones de euros y ha solido aumentar de manera progresiva, el recorte de este año representa una tendencia nunca vista hasta ahora.

Un recorte global de 2.000 millones

La ejecución de este recorte no ha tenido una gran repercusión, ya que su anuncio sólo se ha producido a través del Consejo de Ministros que el Gobierno celebró el pasado viernes 1 de julio.

Todo empezó el pasado 29 de abril, cuando el propio Consejo, pese a aprobar el presupuesto de 98,3 millones para los préstamos participativos de Enisa (20,4 millones para la Línea EBT, otros 20,4 para la Línea Jóvenes Emprendedores y 57,4 millones para la Línea Pyme), anunciaba también la "no disponibilidad de créditos por importe de 2.000 millones de euros".

© Proporcionado por El Confidencial

El recorte de 2.000 millones fue distribuido entre varios ministerios y, según el Consejo, respondía al "paquete de medidas llevadas a cabo por el Gobierno para cumplir con los compromisos adquiridos para (...) continuar con el esfuerzo de contención del gasto público" exigido por la Comisión Europea.

Dicho recorte se confirmó el pasado viernes cuando el Consejo de Ministros aprobó "fijar en 1,7 millones de euros el importe máximo que estará disponible para Enisa para desarrollar la línea EBT, lo cual supone minorar en 18,6 millones de euros la cuantía prevista al inicio, 20,4 millones de euros".

Enisa diversificará las ayudas

Desde Enisa han querido 'tranquilizar' a las empresas que tuviesen en mente optar a estas ayudas de financiación, ya que, pese al recorte, promulgará que dichas empresas puedan recurrir al resto de líneas de inversión. En declaraciones a Teknautas, el organismo recuerda que "el presupuesto total de Enisa para 2016 asciende a 82,6 millones de euros", un presupuesto que aglutinará todas las demás ayudas.

Así, "las empresas de base tecnológica también podrán acceder a las cuatro líneas comerciales: Jóvenes Emprendedores, Emprendedores, Competitividad y Agenda Digital", en un intento del organismo por no 'perder' e estas compañías y hacerlas encajar en otras vías de financiación.

El consejero delegado del organismo, Bruno Fernández, insiste en este mensaje: "Es un recorte importante, pero que en principio no debería afectar a ningún colectivo de empresas. Lo que estamos analizando es intentar llevar a cabo un ajuste de las cantidades que se van a ofrecer, ajustar el importe medio de los préstamos para llegar a más empresas", aseguraba este lunes.

El sector: ¿a favor o en contra?

El tijeretazo en las líneas de préstamos participativos ha pillado al sector de las 'startups' en pleno debate sobre la conveniencia o no de este tipo de líneas de financiación.

Según el último estudio de Ascri, los organismo públicos de financiación (entre los que se encuentra Enisa) conformaron el 9% de los agentes inversores en España en 2015. Además, estuvieron presentes en el 56% de las operaciones y representaron el 18% de la inversión total.

Imagen: Ascri. © Proporcionado por El Confidencial Imagen: Ascri.

Al hilo de esto, en los últimos meses han salido a la palestra dos posturas bien diferenciadas en torno a la conveniencia o no de este tipo de líneas de financiación.

"No son transparentes en sus préstamos ni tasas de éxito"

"Es hora de matar a Enisa y CDTI", aseguraba el emprendedor Javier Escribano, que considera que "las personas de la administración no tienen el conocimiento para decidir si una 'startup' es buena inversión o no". Además, "ni Enisa ni CDTI son transparentes en sus préstamos, sus tasas de éxito y de pérdidas; pero mi sensación es bastante negativa".

Y es que, al final, "estos organismos esperan proyectos con modelos financieros clásicos, donde la empresa genere beneficios a partir del primer o segundo año. En las 'startups' esto no sucede casi nunca. Por tanto, lo que acaba sucediendo es que modifican su excel del plan de negocio para adaptarlo a Enisa".

Por otro lado, Escribano considera que "en España desde hace años hay dinero de sobra para invertir en 'startups'. Si los inversores no invierten es porque la empresa no es tan buena como creemos. Lo que no podemos pretender es que el Estado invierta a fondo perdido en proyectos que los inversores rechazan".

"La financiación pública es importante"

De manera contraria piensa el emprendedor Diego Soro, para quien "la financiación pública es importante para fomentar la innovación en el país", del mismo modo que debe potenciarse este tipo de ayudas.

Para Soro, España debe fomentar "la inversión en fases iniciales. Es cuando las empresas tienen más riesgo y dificultad para conseguir dinero, y es cuando menos hay (tanto público como privado). Ahí creo que el sector público debería incidir más, ya que en la actualidad sólo el 1% de toda la inversión va a esa fase de la empresa", escribía recientemente en un artículo. 

Soro opina que los palos no (sólo) deben ir dirigidos a los estamentos públicos: "Si se invierte tan poco en I+D+i en España, ¿es culpa del sector público? La respuesta es no. Mientras que en España el sector público representa un 41% de esa inversión, en países como Finlandia es un 26%,en  Suecia un 28% o en Reino Unido un 29%. Es decir, que es el sector privado el que debe apostar más en esta materia, si queremos que España sea un país competitivo a medio y largo plazo, y para ello el incentivo desde el sector público es necesario para no quedarnos en la edad de piedra respecto a los países vecinos".

Foto: EFE/Juan Carlos Hidalgo. © EFE Foto: EFE/Juan Carlos Hidalgo.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon