Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bolt afianza su reinado y se lleva también los 200 metros

EL PAÍS EL PAÍS 27/08/2015

El jamaicano se ha consolidado como el mejor velocista de la historia. © REX El jamaicano se ha consolidado como el mejor velocista de la historia. En otra carrera para la historia, Usain Bolt ha vuelto a derrotar a Justin Gatlin en la final de los 200 metros lisos de los Mundiales de atletismo de Pekín con una marca de 19, 55 seg. Con esta victoria el velocista jamaicano ha consolidado más todavía su condición de mejor velocista de la historia. Este nuevo aldabonazo a su reinado lo ha logrado en su prueba preferida, los 200, en los que se ha impuesto gracias a su capacidad de aceleración tras tomar la curva.

Mira 

El triunfo de Bolt, de 29 años, plusmarquista mundial de la distancia, le proporciona su novena medalla de oro en unos Mundiales, dos más que la leyenda de la velocidad estadounidense Carl Lewis. Además, es su séptima medalla de individual con lo que supera a otro mito de la historia del atletismo, el pertiguista ucranio Serguei Bubka.

La final de hoy ha sido el primer enfrentamiento entre ambos en los 200 metros lisos desde los Juegos Olimpicos de Atenas en 2005, cuando Usain Bolt era apenas uin prometedor chico de 18 años. El duelo de los 100 metros, el pasado domingo en Pekín, se había resuelto en favor del jamaicano por una sola centésima de segundo. Fue hasta cierto punto una victoria sorprendente, ya que durante las series clasificatorias y la semifinal Gatlin había estado mucho más rápido que Bolt.

En las series y las semifinales de 200 también Gatlin había rendido mejor, sobre todo en la carrera antes de la final, en la que alcanzó una marca de 19,87 segundos. El precedente de los 100 metros de hace cinco días, sin embargo, situaba a Bolt como favorito, pese a sus tiempos en los dos hectómetros habían sido en los tres últimos años peores que los del estadounidense.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon