Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bombarderos de EE UU rozan el territorio norcoreano

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 24/09/2017 Nicolás Alonso, Sandro Pozzi
Qué mirar próximamente
SIGUIENTE
SIGUIENTE
Cazabombarderos estadounidenses este sábado en la misión por la costa de la península coreana. © STEVEN SCHNEIDER Cazabombarderos estadounidenses este sábado en la misión por la costa de la península coreana.

Cinco días después de que Donald Trump amenazara, durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU, con la “destrucción total” de Corea del Norte, varios bombarderos estadounidenses B-1B rozaron este sábado ese país, sobrevolando aguas internacionales, en una exhibición de fuerza. “Esta misión es una demostración de la determinación de Estados Unidos y un mensaje claro de que este presidente tiene muchas opciones para derrotar cualquier amenaza”, explicó el Pentágono.

“Estamos preparados para utilizar un amplio abanico de capacidades militares para defender el territorio de Estados Unidos y a nuestros aliados”, declaró Dana White, portavoz del Pentágono, mientras en la sede de Naciones Unidas tomaba la palabra el ministro de Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong-ho. Este comenzó su intervención tildando a Trump de “trastornado mental rebosante de megalomanía”.

El gesto militar supone un endurecimiento en la postura de Washington frente a Pyongyang. Y otro mecanismo más de presión al líder norcoreano, Kim Jong-un, para que cese su programa balístico y su programa nuclear. El líder ha aumentado notablemente los lanzamientos de misiles en las últimas semanas y el mes pasado hizo su sexta prueba atómica. “Esto es lo más al norte de la Zona Desmilitarizada [que separa las dos Coreas] que haya volado jamás ningún caza o bombardero estadounidense en la costa de Corea del Norte en el siglo XXI, y subraya la seriedad con la que nos tomamos el comportamiento imprudente” de Corea del Norte, explicó White.

Pese a que es improbable, según los expertos, que haya un enfrentamiento bélico, la estrategia de Estados Unidos es mostrar que no aceptará las amenazas de Kim. Las últimas las verbalizó el régimen norcoreano por boca del titular de Exteriores, que el sábado intervino en la ONU. “A la amenaza nuclear de Estados Unidos hay que responderle con el martillo nuclear de la justicia”, afirmó Ri, explicando que la decisión de Pyongyang de convertirse en potencia atómica es para “establecer un equilibrio de poder”.

Inédito duelo de insultos

  • Trump sobre Kim Jong-un. “No se puede aceptar que esta banda criminal se arme con misiles nucleares. El hombre cohete está en misión suicida consigo mismo”, dijo ante la Asamblea General de la ONU el martes.
  • La réplica del norcoreano. “[Las declaraciones del presidente de EE UU] me han convencido, en lugar de asustarme o detenerme, de que el camino que he elegido es el correcto y que es el que tendré que seguir hasta el final”, dijo el viernes en un inédito mensaje personal.

“Por mucho que el presidente de Estados Unidos hable de fuego, furia y destrucción total, deberá pensárselo dos veces”, advirtió el representante diplomático norcoreano. “No necesitamos el reconocimiento de nadie para asestar un ataque nuclear”, añadió. Es más, garantizó que las sanciones que la ONU, Estados Unidos, la Unión Europea y otros están imponiendo a su país no les van a hacer desviarse “ni un milímetro de su rumbo”. El ministro cargó duró contra el presidente Donald Trump. Dijo que está convirtiendo la Casa Blanca en “un ruidoso mercadillo repleto de abalorios” y en un “nido de bandidos donde solo se respeta el dinero”.

Tensión creciente

La tensión entre el presidente de Estados Unidos y el dictador norcoreano no deja de aumentar. Esta semana se han enzarzado en un agrio intercambio de insultos. El ministro de Exteriores norcoreano calificó de “error irreversible” que Trump denominara “hombre cohete” a su líder supremo, por lo que insistió en que pagará las consecuencias por pedir la destrucción de Corea del Norte. “Nadie más que el propio Trump se encuentra en una misión suicida de la que es responsable”, advirtió.

El presidente estadounidense retomó el jueves pasado las presiones diplomáticas al ordenar sanciones contra cualquier empresa extranjera que comercie con el país asiático. La medida, una de las más drásticas hasta entonces, supone el aislamiento económico del régimen de Kim. La decisión vino acompañada por otra igualmente dura del Gobierno chino, y fraguada entre su presidente, Xi Jinping, y Trump. El banco central prohibió a sus instituciones financieras prestar servicios a Corea del Norte, el principal socio comercial del país.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon