Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bone Tomahawk

Notodo Notodo 11/03/2016 José Martínez Ros
Imagen principal del artículo "Bone Tomahawk" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Bone Tomahawk"

Una nueva ola de westerns, animada por los grandes éxitos que significaron Valor de Ley de los Coen y, sobre todo, Django desencadenado de Quentin Tarantino, ha arribado en los últimos meses a nuestras pantallas. Las dos estrellas de la función han sido, sin duda, Los odiosos ocho del propio Tarantino, donde mezclaba el género con un misterio a lo Agatha Christie, y la espectacular epopeya en tierra salvaje de Alejandro González Iñarritu, El renacido. Pero también hay una oportunidad para sus hermanas pequeñas, como Jane Got a Gun, una película a mayor gloria de su productora y protagonista, Natalie Portman; la muy entretenida The Salvation, procedente del frío, de la famosa productora danesa Zentropa, fundada por Lars von Trier, que recoge de manera brillante la herencia del spaguetti western europeo; y ahora, otra película modesta, pero, a su manera, perfectamente recomendable, Bone Tomahank, avalada por su cálida recepción en el pasado Festival de Sitges.

Tras un tenso prólogo digno de una película de terror, nos encontramos en una localidad idílica y pacífica, gracias a la férrea actuación de su sheriff, interpretado por un pletórico y bigotudo Kurt Russell, que reincide en el género para deleite nuestro. Un forajido surge de ninguna parte, huyendo de algo que no se termina de identificar... Es encerrado en la presión, pero no tarda en ser secuestrado misteriosamente, junto a una mujer (la bella Lili Simmons, que nos sonará por Banshee y la primera temporada de True Detective) que había acudido a curarle una heriday un ayudante del sheriff (Evan Jonigkeit). Al parecer, los secuestradores son una enigmática tribu india que es temida hasta niveles legendarios en esos parajes.

Cuatro hombres decididos parten en misión de rescate. El impávido Kurt Russell, tras despedirse de su esposa; el marido de la secuestrada, un esforzado Patrick Wilson, que para su desgracia tiene una lesión en una pierda que le impide avanzar al ritmo de los demás; un pistolero profesional altanero y con un oscuro pasado, Matthew Fox, demostrando que hay vida más allá de Lost; y el mejor personaje de la película, el otro ayudante del sheriff, un anciano sencillo y bonachón con el rostro de ese enorme actor que es Richard Jenkins. Lo que les aguarda en el corazón de las tinieblas es el horror, el horror puro. Lo que, hasta ese momento, era un western pausado y luminoso que evocaba clásicos como Río Bravo o Centauros del desierto se transforma repentinamente en un auténtico, angustioso survival de terror con alguna escena de lo más truculenta.

Este final feroz es el toque de genio de su director, el debutante S. Craig Zahler. Tanto una parte como la otra están muy conseguidas. Las inverosimilitudes las salva una realización sobria, el ritmo lento pero implacable, un aire fantasmagórico que le viene muy bien a la historia y que todos los actores están a un nivel muy alto, tanto los viejunos como los jóvenes. Una película notable que hará las delicias de todos los aficionados al género. Una cosecha de westerns tan generosa como la de 2015-2016 no se veía en mucho, muchísimo tiempo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon