Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Borrell: "Forcadell será inhabilitada"

Logotipo de El Mundo El Mundo 28/09/2017 DANIEL G. SASTRE

El PSC no hace oficialmente campaña para el 1-O, porque lo que pide a sus simpatizantes es que no vayan a votar, pero este jueves Josep Borrell estaba en Barcelona y el partido hizo una excepción. El ex ministro y ex presidente del Parlamento europeo no defraudó, y en un discurso inclemente contra el independentismo advirtió contra la fractura social y auguró que, tarde o temprano, Carme Forcadell "será inhabilitada" como presidenta del Parlament.

Los socialistas eligieron un escenario modesto y acogedor para ellos, un centro cívico en el barrio trabajador del Bon Pastor de Barcelona. Lo llenaron de gente que expresó su preocupación por la situación en Cataluña con numerosas intervenciones, y que aplaudió mucho a Borrell cuando recordó algunos de los episodios de los últimos días.

"Estos son capaces de declarar unilateralmente la independencia, no se esconden", dijo después de comparar la actualidad política catalana con una "película de terror". Recordó también que lleva días visitando países de Europa, y "ninguno se toma en serio esta mascarada".

Borrell tuvo dardos para varios dirigentes independentistas. Empezó por Forcadell, que según él "quiere obligar al Estado a usar la violencia" y se comportó de forma impropia durante el pleno parlamentario en el que los independentistas violentaron el reglamento de la Cámara para aprobar las leyes de ruptura.

"Cuando vi a Forcadell haciendo eso, me preguntaba qué me habría pasado a mí si lo hubiera hecho cuando era presidente del Parlamento europeo. Me habrían echado. Y tarde o temprano eso pasará, la tendrán que inhabilitar. No vale hacer trampa: si te pillan, ya sabes lo que te toca", aseguró.

El PSC está sobre todo preocupado por la división social que se ha producido en Cataluña después de que los independentistas hayan "tensado la cuerda", en palabras de Borrell. El ex ministro hizo alusión a las imágenes que se han visto en los últimos días de niños participando en la campaña por el 'sí' en el referéndum unilateral, y la tildó de "vergonzosa manipulación". "Críos de seis o siete años, llevados por maestros a pegar carteles", se lamentó.

Los socialistas catalanes defienden que sólo "el diálogo, la negociación y el pacto" solucionarán el conflicto. Pero la primera parada en el calendario es el 1-O. El domingo, dijo Borrell, "habrá colas, pero no sabemos qué pasará porque todo dependerá de lo que haga la policía catalana". Y lanzó un mensaje en nombre del partido: "Sólo quiero pedir a la gente que no vaya. Que nadie vaya a votar 'no', porque si vas los legitimas".

Además, afirmó que aunque en Barcelona y en otras ciudades puede no percibirse, "en los pueblos pequeños hay gente que tiene miedo porque si no va a votar, queda marcada". Y llamó al PP a que deje de lado actitudes "patrioteras", porque los 'populares' también serán necesarios para reconstruir puentes si se opta por una reforma de la Constitución.

Miquel Iceta hizo un discurso que denotaba su gran preocupación por la situación política. "Están jugando con fuego", resumió. En su opinión, los independentistas están rompiendo la paz social entre catalanes de origen e inmigrantes de otras partes de España que tanto costó forjar. "No pensamos dejar que cuatro gatos rompan el sueño catalán. Que no dividan lo que ha unido la historia", proclamó.

El otro eje de su alocución fue la falta de garantías de la votación del domingo. "¿Alguien ha recibido una carta en casa?", preguntó. "Noooo", respondió todo el público, porque las pocas notificaciones se están entregando en mano y en pueblos, de momento. "Dicen que se votará como siempre, pero será como sea. Dicen que tienen las urnas escondidas. No habrá cabinas, mejor que te traigas las papeletas impresas... Esto no es como siempre", afirmó.

© Proporcionado por elmundo.es

En su opinión, los independentistas ya sabían que no se votaría cuando convocaron el 1-O, y lo que buscan es "un enfrentamiento con el resto de España". Y ése es un terreno peligroso para Iceta: "Nosotros no queremos consagrar una división por mitades de la sociedad catalana. Es un tema que tiene que ver con los sentimientos. Yo no quiero que haya ganadores ni perdedores en un tema como este. No quiero que nadie pierda, que nadie piense que ya no pertenece a una comunidad".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon