Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Botella alquila el Ayuntamiento de Madrid para recaudar un dinero extra

La Vanguardia La Vanguardia 11/06/2014 Asier Martiarena

El patio del Palacio de Cibeles se abre este verano al cine de la mano de los Veranos de la Villa, que arrancan este año el próximo 30 de junio con el concierto de Diego El Cigala en el Circo Price, en un nuevo intento por amortizar el costoso traslado de la sede del Ayuntamiento encargado por el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón.

El cine en Cibeles "está llamado a ser un clásico del verano", ha señalado la primera edil, Ana Botella,  desde los Jardines de Sabatini, aunque el verdadero clásico está siendo el ofrecimiento que el Ayuntamiento hace de su equipamiento municipal.

Desde que el anterior alcalde decidiera trasladarse desde la plaza de la Villa hasta ahora, el patio de Cibeles ha sido alquilado para la celebración de diversos eventos y fiestas privadas. La iniciativa, puesta en marcha en 2011, ha salido rentable, teniendo en cuenta que por cada celebración el Consistorio se embolsa entre 5.000 y 35.000 euros -el alquiler del Auditorio se cifra en 20.000, mientras que el del Mirador se paga a 5.000 euros-, según las tarifas del Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid (IVA no incluido).

De esta forma, 'chez Gallardón' -como se conoce al edificio en los mentideros políticos- ha acogido diferentes eventos de primer orden entre los que se encuentran una fiesta de Dior, un acto de entrega de premios de la revista Telva o incluso de sede para el anuncio de los últimos calzoncillos que publicita Cristiano Ronaldo.

Los ingresos del 'parque temático', como lo llaman los ediles de Izquierda Unida en la capital, contribuyen a reducir la abultada factura final que supuso la reconversión del antiguo Palacio de las Telecomunicaciones en la nueva sede del Consistorio madrileño.

Un traslado de 500 millones de euros

El traslado de la sede del Ayuntamiento de Madrid desde la plaza de la Villa costó cerca de 500 millones de euros. La primera parte de la operación consistió en la permuta del edificio actual -propiedad del Estado- a cambio de inmuebles municipales valorados en 360 millones de euros. Una vez garantizado el nuevo emplazamiento se acometió una reforma integral del mismo que superó los 130 millones de euros.

Solo el despacho que utilizó en su día Alberto Ruíz Gallardón, y en la actualidad Ana Botella, ha costado 24,5 millones de euros. Las dependencias tienen 78 metros cuadrados con vista a la mítica fuente de la Cibeles y cuentan con otros 22.500 metros cuadrados utilizados el equipo de confianza de la alcaldesa. 

La 'cara B' de la operación es la antigua sede municipal en la plaza de la Villa que, después de 300 años de historia viva de Madrid, sigue cerrada y sin uso habiendo necesitado de inversiones para frenar su deterioro.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon