Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brexit: ¿Y qué pasará con Escocia?

dw.com dw.com 27/06/2016 Carsten Grün (RMR/ER)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Gran Bretaña decidió divorciarse de la Unión Europea, pero no es tan fácil. Además están los escoceses que planean un veto al brexit y otro referéndum de secesión.

El norte del Reino Unido votó con un 62% en contra del brexit y quiere quedarse en la Unión Europea por todos los medios. Los políticos escoceses han ideado para ello diversas posibilidades. Una de ellas es el referéndum sobre su secesión del Reino Unido con la solicitud inmediata de adhesión a la UE.

La otra variante sea posiblemente más complicada, ya que ejercería más presión sobre la caldera británica y además resulta legalmente compleja: el veto contra la salida inmediata de Gran Bretaña de la UE.

Veto al brexit

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, juega con la posibilidad del bloqueo del brexit. Opina que el Parlamento en Edimburgo debería votar sobre la salida de la UE con el fin de evitarlo. Sin embargo, Sturgeon sabe que sería un camino pedregoso. Teme que el Gobierno británico piense de otra manera. Si se demuestra que el veto es la única manera de asegurar los intereses escoceses, entonces lo aplicaría.

De acuerdo a la ley británica, los parlamentos regionales tienen poder. En los acuerdos que se efectuaron con los parlamentos y gobiernos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte se reguló que los Gobiernos regionales tendrían que respaldar un abandono de la UE. El fundamento legal para ello es que la legislación de la UE se adoptó en cada una de las legislaciones regionales, por ejemplo, para la aplicación de ordenanzas.

Situación jurídica difusa

Sturgeon se refiere a un dictamen que incluye la posibilidad de un veto. El diputado escocés del SNP Pete Wishart se remitió a un documento de la Comisión de la UE de la Cámara de los Lores que parte del consentimiento necesario de Escocia. Si Escocia escogiera esta vía, sería un caso para decidir en los tribunales. Podría darse incluso la situación de que el Tribunal de Justicia de la UE deba decidir si el veto es legítimo. Dicha institución está obligada legalmente a frenar las salidas de la UE y abogar por la integración en la UE.

Los conservadores se oponen

Pero no todos los políticos ingleses están de acuerdo con esta idea. Es un disparate pensar que el Parlamento escocés tenga el poder para bloquear el brexit o vetarlo, escribió en twitter el catedrático de Derecho y diputado “tory” Adam Tomkins y amigo de Iain Duncan Smith, exministro londinense, a favor del brexit.

Tras el referéndum sobre el brexit es evidente que no hay nada claro. Pero sí la independencia de Escocia que vuelve a acaparar la atención. Hace dos años fracasó el referéndum sobre la independencia. Ahora, el 59% de los escoceses, según un sondeo del periódico Sunday Post, estaría a favor de un Estado propio. El instituto de investigación social ScotCen, por el contrario, estima que solo el 39% desea la secesión.

Advertencia a Londres

Si en Escocia se impusiera el referéndum sobre la secesión, los escoceses tendrían muchas dificultades. Deberían, teniendo en cuenta el artículo 49 del Tratado de la UE, solicitar la adhesión a la UE, y todos los países miembros tendrían que votar a favor. Si Gran Bretaña aún permaneciera en la UE, Londres podría votar en contra y negar la adhesión de Escocia a la UE. Sturgeon advirtió a Cameron y a todos los futuros primeros ministros que no impidan un segundo referéndum.

Autor: Carsten Grün (RMR/ER)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon