Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brexit: un país, dos opiniones

dw.com dw.com 11/06/2016 Maximiliane Koschyk (EL/ )
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Todo Reino Unido debate sobre si permanecer o no en la Unión Europea. Bueno, no todo. Dos comunas ya se han decidido.

Falta poco para que Reino Unido elija si permanece o no en la Unión Europea. Algunos británicos aún están indecisos, pero otros ya saben muy bien cómo votarán, sobre todo en los condados de Ceredigion y Haverings. Según una encuesta del instituto demoscópico YouGov, Aherings, cercano a Londres, es la comunidad que menos apego manifiesta hacia la Unión Europea. En cambio, la comunidad galesa de Ceredigion es especialmente simpatizante del bloque comunitario.

La razón de que en Gales sea tan partidaria de la Unión Europea salta a la vista tan pronto como uno pregunta cómo es la relación con el Estado central. “En esta ciudad, un inglés no vale lo mismo que un galés”, dice Jean Francois-Poncet. “Es insoportable”. Sentado en un bar de Aberystwyth, uno de los dos centros urbanos del condado de Ceredigion, afirma que “los galeses ven a Europa como algo definitivamente más cercano que Inglaterra”.

Sin internet ni Erasmus

Poncet, de raíces galesas-francesas, es ve a sí mismo como un auténtico europeo. Es uno de los 11.000 estudiantes que cada semestre pueblan Aberystwyth; sin ellos, la ciudad tendría solo 15.000 habitantes. Estudiantes como él se acogen a los beneficios del programa Erasmus de la UE. Muchos de ellos no conocen una vida sin la comunidad europea.

Aunque el semestre ya se ha terminado, Francois-Poncet se quedó para tomar parte en el referéndum sobre el brexit. Él hace campaña para promover la permanencia de Reino Unido en la UE. “La Unión Europea ha invertido más en Gales que el propio gobierno británico”, dice él. Es por ello que en Gales hay internet rápido, infraestructura vial y asistencia financiera para los estudios universitarios, afirma. “Ceredigion se ha desarrollado gracias a los fondos europeos”, agrega.

Cuestión de supervivencia

Gales necesita financiamiento europeo porque no lo obtiene de Londres. “El ministerio británico de Finanzas nos ignora”, afirma el diputado local Mark Williams, quien dice que los granjeros galeses no podrían mantenerse sin los subsidios europeos. “En el mercado no se nos paga lo suficiente por nuestros productos”, señala por su parte Glynn Roberts, presidente de la Asociación de Campesinos Galeses. Cerca de la mitad de los 30.000 euros que obtiene al año es subvencionada por fondos europeos. “Necesitamos el dinero no solo para mantener la actividad agrícola y campesina, sino para preservar toda la vida aquí”, dice.

Un bastión del brexit

A cerca de 300 kilómetros de distancia, en Haverings, la situación de los galeses no es vista como algo plausible. “La gente aquí está muy irritada”, señala a DW Sue Conelly, dirigente conservadora del condado. “Cualquiera viene y se aprovecha de nosotros”, opina. Para ella, la libertad de tránsito no es algo positivo. “Necesitamos más controles fronterizos y un sistema de inmigración como el que tienen los australianos”, dice.

Conelly prepara la campaña a favor del brexit desde la Casa Margaret Thatcher, en la ciudad de Romford. En el centro de la localidad ondean banderas inglesas. “Aquí la gente es muy patriota”, indica Andrew Rosindell, diputado conservador por el distrito de Romford. Junto con Conelly, él ha puesto un pabellón en la zona peatonal. “Nadie ha venido jamás a Inglaterra a decirnos cómo hacer las cosas”.

En el pabellón, Rosindell charla con votantes. “Creo que el ánimo en el país tiende hacia una salida de la UE”, dice el político. “La gente quiere que sea el propio gobierno británico el que elabore las leyes, y no que solo nos las arrojen. Un hombre mayor le pregunta al legislador por qué se perite a los irlandeses votar en el referéndum. La respuesta de Rosindell: “Eso lo discutimos en otro momento”.

Autor: Maximiliane Koschyk (EL/ )

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon