Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bruselas guarda silencio sobre el desafío independentista catalán

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 02/10/2017 Claudi Pérez
Macron, Merkel, Rajoy y Gentiloni en rueda de prensa este lunes en París. © DIEGO CRESPO Macron, Merkel, Rajoy y Gentiloni en rueda de prensa este lunes en París.

MÁS INFORMACIÓN

  • La Generalitat asegura que hay unos 800 heridos y contusionados por las cargas policiales
  • Rajoy: “Hemos hecho lo que teníamos que hacer”
  • FOTOGALERÍA Disturbios durante el referéndum en Cataluña
  • Puigdemont: “Las cuotas de vergüenza a las que ha llegado el Estado le acompañarán para siempre”

Silencio sepulcral. Bruselas se abstuvo este domingo de reprender la convocatoria del referéndum catalán, pero sobre las once de la noche tampoco daba el más mínimo respaldo a la respuesta del Gobierno español al desafío independentista. Ese silencio se extiende a la gran mayoría de los Gobiernos del continente, aunque al menos dos líderes sí han criticado la actuación de las fuerzas de seguridad españolas.

Las imágenes de violencia en las calles de Cataluña han provocado un enorme impacto en toda Europa, pero ni Bruselas ni la gran mayoría de Gobiernos de la UE han querido salir del espeso manto de silencio que va cayendo sobre la crisis de Estado Cataluña-España. Las pocas voces que se hacen oír, sin embargo, marcan un cierto punto de inflexión: hasta ahora la narrativa europea se hacía eco de la ilegalidad de la consulta; cada vez más líderes apuntan desde este fin de semana que hay que volver al diálogo y, sobre todo, escuchar la opinión de los catalanes y evitar las algaradas. “La violencia nunca puede ser la respuesta”, ha tuiteado el primer ministro belga, Charles Michel. El primer ministro esloveno, Miro Cerar, y fuentes oficiales tanto de Finlandia como de Lituania, han dado muestras de preocupación por los últimos acontecimientos. Las fuentes consultadas en la Comisión han hecho un llamamiento a la cautela y evitan pronunciarse antes de oír los argumentos tanto de Rajoy como de los partidos en la oposición.

"El referéndum no es válido, pero es un día triste", ha apuntado el líder socialista en el Parlamento Europeo, Gianni Pittella. "No quiero interferir en los asuntos internos de España, pero condeno absolutamente lo que ha ocurrido hoy en Cataluña", ha abundado el liberal Guy Verhofstadt. El PP europeo ha evitado hacer declaraciones.

Berlín, silente. Esa misma cautela era la tónica en la mayor parte de las cancillerías. Angela Merkel y Mariano Rajoy hablaron el sábado por teléfono, pero hasta ahora Berlín se ha limitado a seguir “con atención” la evolución del conflicto catalán y Steffen Seibert, el portavoz de Merkel, ha reiterado durante los últimos días la importancia del “respeto al estado de derecho; a la Constitución”. El Ejecutivo alemán considera a España un país “amigo”, pero esta noche evitaba pronunciarse sobre el referéndum y la respuesta de las fuerzas de seguridad. El líder de la oposición socialdemócrata, Martin Schulz, sí ha apuntado que la escalada en España “es preocupante”. “Madrid y Barcelona deben rebajar la escalada inmediatamente y buscar el diálogo”, ha añadido, informa Ana Carbajosa.

París: un asunto europeo. La crisis catalana ha dejado de ser para Francia un conflicto interno de España, informa Marc Bassets. El miembro de más alto rango del Gobierno francés en pronunciarse ha sido el ministro de Economía, Bruno Le Maire. “Deseo que la paz civil reine en España”, ha dicho a RTL. Le Maire ha evitado las críticas a la actuación policial. “¿Qué diríamos si un ministro español viniese a expresarse sobre la manera de gestionar nuestros problemas de orden público? Esto corresponde al Gobierno español: es su responsabilidad exclusiva”. Más crítico, Jean-Luc Mélenchon, líder de La Francia Insumisa, añade: “El Estado español pierde su sangre fría. La nación no puede ser una camisa de fuerza”.

Reino Unido: apoyo a Rajoy. Londres ha reiterado este domingo la necesidad de volver al orden constitucional y ha dado muestras de apoyo a Madrid (“España, cuya fuerza y unidad son tan importantes para nosotros, es un amigo y un aliado de Reino Unido”). Pero la oposición británica critica sin ambages las imágenes de violencia: “La violencia policial contra los ciudadanos en Cataluña es impactante. El Gobierno español debe actuar para detenerlo ahora”, ha dicho el laborista Jeremy Corbyn. La ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, se ha declarado “crecientemente preocupada” por los acontecimientos vividos en Cataluña. “Al margen de nuestras visiones sobre a independencia, todos deberíamos condenar las escenas de las que estamos siendo testigos y pedir a España que cambie el rumbo antes de que alguien resulte gravemente herido. Dejen al pueblo votar en paz”, ha pedido en las redes sociales, informa Pablo Guimón.

Holanda: críticas de varios partidos. No ha habido reacciones oficiales del Gobierno en funciones holandés, pero la democracia cristiana ha criticado "el silencio de la UE y que no haya condenado la violencia vista en Cataluña". "Su silencio es ensordecedor", ha dicho el diputado Pieter Omtzigt. El partido ecologista (Groen Links) habla de "un día negro para España porque la violencia policial divide el país". Y Geert Wilders, el líder antimusulmán, ha escrito en un tuit lo siguiente: "La UE en el año 2017. Violencia contra tu propio pueblo", informa Isabel Ferrer.

El desafío independentista catalán

Noticias, reportajes, opinión, análisis, fotografías, cobertura en directo... toda la información sobre la consulta soberanista del 1-O y la respuesta del Gobierno.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon