Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Buzzcocks, más punk que nunca en el Primavera Sound

La Vanguardia La Vanguardia 02/06/2014 Andy Robinson

Interpretaron al mismo ritmo frenético bastantes de las mismas canciones que aquel viernes de marzo de 1978 en Eric's. Boredom (aburrimiento), el lamento existencial de Howard Devoto que había formado los Buzzcocks a mediados de 1976, junto con Pete Shelley, su compañero del Instituto de Tecnología de Bolton, para luego marcharse y formar otro grupo de referencia de la nueva ola de Manchester, Magazine. Autonomy, Orgas addict, Noise annoys, What do I get? Canciones de amor y anomie del norte de Inglaterra ya en crisis definitiva postindustrial (Devoto escribió Boredom mientras trabajaba en una fábrica de corbatas).

Sorprendentemente, la tierna edad del público dentro de la Heineken Hidden Stage donde actuaron los Buzzcocks en la madrugada del domingo (y los que quedarían incomprensiblemente fuera puesto que la sala estaba medio vacía) no era muy distinta de los fans de los Buzzcocks cuando abarrotamos aquella noche el club subterráneo de Liverpool en Matthew Street al lado del viejo Cavern. El sábado bailaron pogo al igual que lo habíamos hecho los tres viejos fans de los Buzzcocks ya cincuentones reunidos en Barcelona para este reportaje. "Vosotros, claro, no teníais otra opción que escuchar la música el momento", nos dijo Claudio casi con pena, un joven fan turinés de los Buzzcocks y The Clash. "Nosotros podemos escuchar la música de cualquier época".

Muchos de los jóvenes fans de los viejos Buzzcocks llevaban Doc Martens igual que nosotros entonces -era el calzado predilecto de varias subculturas, desde los skinheads hasta los punk, sin olvidar que la policía valoraba su suela hinchada de aire-. Aunque en Eric's, a diferencia del Primavera Sound, nadie llevaba Doc Martens con tacones.

Había otras diferencias. En las paredes de Eric's los únicos mensajes escritos eran los grafitis. En el Hidden Stage del Primavera Sound, todo era color verde de Heineken. Los baños en Eric's eran infames con charcos de pis hasta los tobillos. En Primavera Sound todo el mundo elogiaba los orinales portátiles de diseño moderno. Y Pete. Shelley, desde luego, no se parecía mucho al tipo que vimos en 1978, cantante de entonces. A los 59 años, parecía Ernest Hemingway con barba blanca y barriga. "Parece el tío vestido de Papa Noel", dijo Phil, que había estado en Eric's aquel día.

Pero no era esa la diferencia que más nos llamó la atención a los supervivientes de Eric's. Lo más chocante de ese concierto era que los Buzzcocks, 36 años después, parecían más un grupo de punk de libro que los Buzzcocks de entonces. Jamás compartieron las posturas agresivas, la letra anarquista, los escupitajos, de la movida londinense, desde los Sex Pistols hasta The Damned y luego Sham 69. Tampoco adoptaron los símbolos neo mod de grupos como The Jam.

De Voto y Shelley fueron discípulos de los Sex Pistols, eso sí. Organizaron el primer concierto del grupo de Malcolm McLaren y Johnny Rotten, aquel concierto mítico en el Lesser Free Trade Hall en Manchester el 4 de junio de 1976. Pero los Buzzcocks siempre habían sido menos ostentosos, menos agresivos, más románticos. Shelly es gay y cantaba con ternura; Steven Diggle siempre llamaba la atención por su discreción.

Pero ya no. A sus casi 60 años, Diggle parece haber renacido como un joven Pete Townshend. Salta y hace posturas en plan estrella de rock. Hasta rompe sus guitarras. "Steve Diggle jamás quería destacar, pero ahora no hay quien le pare", nos decía Julie, que había visto a los Buzzcocks en 1978 actuando en el Russell Club de Manchester. Mientras, Chris Remmington, el bajista, llevaba anteanoche un chaleco union jack y Diggle portaba una pegatina de la bandera británica en su guitarra. ¿Por qué son ahora más el estereotipo de un grupo punk que cuando el punk nació? Quizás porque el punk ya necesita una imagen más clara sin ambigüedades para la nueva generación del pogo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon