Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo llegaremos al 2 de octubre

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/09/2017 Xavier Vidal-Folch
Almacén municipal de la calle Peru 254 donde estan almacenadas las urnas para la celebracion de elecciones. © Albert Garcia Almacén municipal de la calle Peru 254 donde estan almacenadas las urnas para la celebracion de elecciones.

Ansiábamos llegar al 2 de octubre. Soñábamos con que tras el 1-O todo recomienzo sería viable. Pero ya sabemos que no, que todo fue demasiado lejos. No habrá 2-O habitable tras un 1-O infernal.
¿Lo será, sin remedio? El escenario catastrófico, que nadie evoca, es el de un accidente: ese manifestante que se pasa incluso sin quererlo; ese guardia acorralado que sobreactúa; ese provocador profesional. Con víctimas, heridos, quizá aún peor. Sucede, en las rupturas geológicas.
¿Efectos? Depende de cómo surgiese, desautorizaría al pacifismo indepe, que se reclama ¡de Gandhi! O propinaría un severo revés al crédito del Estado para encauzar litigios. O ambos.
Por debajo está el escenario pésimo. Llegará si el Estado fuese incapaz de cancelar —con carácter previo— elreferéndum ilegal... y la consiguiente proclamación de la república catalana en 48 horas, según impone la golpista ley del referéndum. O si lo abortase proporcionadamente (es difícil ser desproporcionado ante tamaño desafío), pero no de forma prudente/minimalista, y generase excesivos daños colaterales.

Ambos supuestos conducirían a la proclamación retórica de la secesión: o vía proclamación de la república por presunta victoria del sí; o vía declaración unilateral de independencia (DUI) tras un fiasco de la consulta. La DUI no concita la unanimidad del secesionismo, pero los hechos indican que ante cualquier encrucijada sus moderados siempre acaban decantándose por la opción más polarizada, por el mayor desatino.

Proclamación o declaración de independencia provocarían una verdadera intervención del Estado —hasta ahora, todo es menor cuantía—, la inmediata aplicación del Código Penal, la detención y/o inhabilitación de cargos electos, el cierre de instalaciones propagandísticas. Llevarían al triunfo del Estado, pero por la vía indeseada. Y pues, podría ser el gran revés para el Estado de derecho, el colapso de Cataluña, el desplome del régimen autonómico, una crisis del concepto moderno de España para largo tiempo.

Hay un escenario deseable, óptimo, visto lo visto. Que el día 1 se certifique (en la realidad) que ese referéndum fue imposible (y no lo hubo), pero que una Diada modelo 9-N a granel resultó imparable.
El desbloqueo combinaría convocar elecciones autonómicas anticipadas, con la apertura de cauces y foros para desanudar el nudo (comisión parlamentaria, grupo de sabios, diálogo estructurado). Nada fácil: ¿con qué interlocutores? ¿Podrían encapsularse los procesos judiciales iniciados?
Así que esto tiene mal augurio. Debe vencer la legalidad democrática, sí. Pero sin derrotar, sin derrotados ni humillados. Porque vaevictis, ay del vencido: todos, vencidos. ¿Y quién convencido?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon