Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cádiz lidera con 88 millones de euros las nuevas ayudas a la reindustrialización

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Pedro Espinosa

La provincia de Cádiz vuelve a liderar la cuantía de las ayudas a la reindustrialización que en los últimos años ha concedido el Gobierno central para contribuir a la recuperación de zonas deprimidas. La bahía gaditana recibirá 61.771.440 euros mientras que el Campo de Gibraltar obtendrá 26.287.590 euros. También se beneficiará Jaén, que recibirá en una partida reservada junto a Teruel y Soria, algo más de nueve millones de euros. La convocatoria de este año, que llega más tarde de lo previsto, está abierta desde el pasado sábado y vuelve a restringir el acceso a las subvenciones y préstamos. Los proyectos deberán superar los 75.000 euros de inversión inicial y sus responsables deberán presentar un aval de, al menos, el 10% del dinero público que van a recibir.

Las ayudas a la reindustrialización comenzaron a repartirse en 2009. El Ejecutivo de Zapatero las creó a demanda de la bahía de Cádiz, tras el cierre de Delphi. Otras comarcas y sectores en crisis también percibieron subvenciones. Las primeras convocatorias fueron muy generosas y superaron ampliamente, en el caso gaditano, los 100 millones de euros. Eran, además, programas muy abiertos, que no exigían apenas garantías, con lo que numerosos empresarios, que querían ese dinero para ampliar su negocio y hacerlo más competitivo, consiguieron sacar adelante sus inversiones.

Sin embargo, esa falta de requisitos favoreció también la aparición de irregularidades y numerosos expedientes de reintegro por parte del Ministerio de Industria, al comprobar que muchos de los proyectos subvencionados finalmente no se ejecutaban. Lo más grave sucedió con las ayudas a la reindustrialización de la bahía de Cádiz, investigadas ahora en el caso abierto conocido como plan Bahía Competitiva, donde se trata de aclarar el destino de 21 millones de euros.

La convocatoria de este año, al igual que la del año anterior, reduce considerablemente el montante de las ayudas y establece importantes restricciones para asegurar la viabilidad de los proyectos. La patronal gaditana siempre se ha quejado de que la exigencia de avales dificulta el acceso de muchos dueños de compañías a este programa, más en tiempos de crisis. La Confederación de Empresarios de Cádiz evitó pronunciarse sobre esta última convocatoria, que el Boletín Oficial del Estado publicó el pasado sábado porque todavía no ha tenido tiempo de estudiarla a fondo.

Las de 2013 acabaron con polémica entre el Gobierno central y la patronal gaditana. Los empresarios se quejaron de que el Ministerio dejó sin entregar el 14% de los ayudas que se iban a conceder en la provincia. La lluvia de millones no fue tal. La Confederación no entendía por qué la mayoría de proyectos habían sido echados atrás mientras que el Ejecutivo atribuyó ese reducido porcentaje a la escasez de solicitudes presentadas.

A esta convocatoria, reservada para empresas privadas, se debe añadir otra abierta a administraciones, según ha explicado el delegado del Estado en la Zona Franca, Jorge Ramos. El Consorcio necesita de ese dinero para seguir avanzando en su proyecto de ampliación del recinto fiscal. Ramos confirmó que es intención de la Zona Franca solicitar ayudas a la reindustrialización para formalizar la compra de los terrenos que Altadis ha dejado vacíos en la ciudad de Cádiz tras el cierre de su fábrica.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon