Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo vigilar los permisos que damos en internet

El Confidencial El Confidencial 08/08/2016 S. Ferrer
© Externa

"¿Permitir a los teclados 'SwiftKey' el acceso total? El acceso total permite al desarrollador de este teclado transmitir todo lo que escribas, incluso lo que hayas escrito anteriormente con este teclado (lo que puede incluir todo tipo de información delicada, como números de tarjetas de crédito o direcciones postales". Es el mensaje que aparece en nuestro 'smartphone' al instalar el teclado predictivo SwiftKey que es capaz de sugerir las palabras que vamos a necesitar para escribir más rápido.

La concesión absoluta de permisos es explicada en la web de la aplicación ante el previsible recelo de los usuarios. "El acceso total NO significa que todo lo que escribas sea transmitido fuera de tu dispositivo [a pesar del mensaje]". SwiftKey necesita acceder al diccionario, aprender de nuestra forma de escribir y comunicarse con la 'app', pero asegura que no enviará ninguna de las palabras que compartamos "como el mensaje de advertencia de Apple podría hacerte pensar".

"Confiamos en que este artículo ayude a darte la seguridad de que en SwiftKey llevamos tus mejores intereses en el corazó, y que tomamos medidas para proteger tu privacidad y seguridad", aclara el texto. El teclado que, desde comienzos de año pertenece a Microsoft, es sólo un ejemplo más de cómo 'pactamos con el diablo' cada día a cambio de poder utilizar redes sociales, aplicaciones y juegos. A veces no queda más que pasar por el aro.

El problema llega cuando esos permisos dan pie a que un fallo de seguridad acabe sembrando internet con nuestra información privada. Los usuarios de SwiftKey lo sufrieron en sus carnes hace un par de semanas, cuando comenzaron a recibir en sus teclados sugerencias de otras personas... algunas de las cuales contenían correos electrónicos y contraseñas.

La historia de SwiftKey sirve de advertencia. Es imposible navegar por internet sin dar permisos, pero sí podemos ser cuidadosos y tomar precauciones. Sirvan estos consejos para vigilar qué saben y qué no las webs y programas que utilizamos cada día.

Los tests chorras de Facebook

A algunos usuarios les preocupan los ajustes de privacidad de Facebook: quién puede ver sus fotos o publicar en su biografía. No queremos que un desconocido comente en nuestro perfil, pero es curioso lo poco que nos preocupa que otras páginas y aplicaciones puedan. Si vamos a Configuración/Aplicaciones, podremos ver que estas tienen acceso a nuestro nombre, foto de perfil y de portada, sexo, redes, lista de amigos y contenidos publicados. En esa misma ventana podremos ver cuántas 'apps' hemos autorizado. El número seguro que nos sorprende.

No hay nada de malo en autorizar servicios como Amazon o Dropbox. Una de las principales ventajas de Facebook es la posibilidad de registrarnos en otras plataformas con nuestra cuenta, para así facilitar el inicio de sesión y su gestión. El problema llega cuando autorizamos, sin querer ni darnos cuentas, otros servicios. Esos tests chorras que compartimos en la red social se llevan a cambio nuestra información, así como los concursos en los que participamos. Borrar los permisos desde esta página de aquellas cuentas que no reconozcamos es una gran idea.

Algo similar sucede en Twitter, donde nuestra ambición por saber quién nos ha dejado de seguir suele acabar haciendo que nuestra cuenta comience a mandar mensajes de 'spam'. También desde Configuración/Aplicaciones podremos hacer una buena limpieza de permisos. 

Desde el 'smartphone' también podemos vigilar qué 'apps' se conectan a nuestro micrófono o acceden a nuestra cámara. En iOS sólo hay que ir a Ajustes/Privacidad. Una vez allí podremos ir seleccionando cada opción (contactos, salud, fotos...) y ver qué programas leen nuestros datos. Más vale prevenir que lamentarlo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon