Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Caballeros blancos

Notodo Notodo 04/08/2016 David Saavedra
Imagen principal del artículo "Caballeros blancos" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Caballeros blancos"

Del belga Joachim Lafosse ya se estrenó por aquí Perder la razón hace justo tres veranos. Y, como en aquella, se basa más o menos tangencialmente en un acontecimiento real acaecido en 2007 para reflexionar sobre muchas de las contradicciones de la sociedad europea. La trama se sitúa en Chad, país en conflicto al que acuden los miembros de una ONG no legalizada, Move For Kids. Su misión es la de rescatar a niños huérfanos, víctimas de la guerra civil, y trasladarlos en un vuelo chárter a Francia, donde serán entregados en adopción a padres que han pagado previamente por ello a la organización. A la expedición la acompaña, además, una periodista con el encargo de filmar el día a día de los cooperantes para llevarse un documento de la misión.


Pero, una vez allí, los voluntarios se enfrentarán a todo un infierno de circunstancias no previstas que acabarán por obligar a que cuestionen sus propias convicciones, a encontrarse con complejos dilemas morales que afectarán a cada decisión que tomen. Aquí es donde el cineasta –de quien recriminábamos la truculencia adoptada en Perder la razón- pone las cartas sobre la mesa de un modo mucho más inteligente. Veremos las razones de cada personaje, podremos comprenderlas y también cuestionarlas, o ambas cosas al mismo tiempo.

Son multitud de temas los que aparecen de fondo: las formas colonialistas más o menos soterradas que se esconden bajo las misiones humanitarias en el Tercer Mundo, la validez o no de la reglamentación en materia de ONG’s una vez que ésta se topa con el caos y los problemas de las zonas en conflicto, el supuesto pragmatismo de violar las leyes para enfrentarse a problemas inesperados, el choque cultural y la ausencia de empatía entre los voluntarios occidentales y las personas a las que supuestamente van a ayudar, la fina línea entre rescate, adopción y secuestro, entre solidaridad y egoísmo…

Lafosse obtuvo por esta película la Concha de Plata a la Mejor Dirección en el último Festival de San Sebastián, galardón al que sin duda contribuyen las magníficas interpretaciones de un elenco encabezado por Vincent Lindon, Valérie Donzelli y Louise Bourgoin. Tampoco debemos olvidar la adecuada banda sonora de Sascha Ring (Apparat) en un filme que despierta más preguntas que respuestas y que ayuda a que nos confrontemos con nuestras propias convicciones e intentemos entender mejor el complejo mundo en que vivimos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon