Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cadena perpetua para dos implicados en el asesinato de Anna Politkóvskaya

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Rodrigo Fernández
La periodista rusa Anna Politkóvskaya, en 2002. © José María Tejederas Chacón La periodista rusa Anna Politkóvskaya, en 2002.

El organizador y el autor material del asesinato de la periodista Anna Politkóvskaya —opositora al Kremlin y famosa por las denuncias contra los abusos de policías y militares, particularmente en Chechenia— han sido condenados a cadena perpetua. Se trata de los chechenos Lom-Alí Gaitukáyev y Rustam Majmúdov, respectivamente. Los otros cómplices fueron sentenciados a entre 12 y 20 años de prisión. Los cinco acusados ya habían sido declarados culpables por el jurado el 20 de mayo pasado y ayer el Tribunal Urbano de Moscú anunció las condenas concretas. Sin embargo, como subrayó el hijo de la reportera, Iliá Politkovski, este juicio no pone punto final a la historia, pues no ha sido nombrada la persona que encargó el asesinato.

más información
  • Los últimos minutos de Politkóvskaya
  • ¿Dónde están los asesinos de Politkóvskaya?

El expolicía Serguéi Hadjikurbánov, mediador entre el organizador y el asesino, fue condenado a 20 años de presidio, mientras que los hermanos del ejecutor, Ibrahim y Dzhabraíl Majmúdov, los encargados de vigilar y seguir a Politkóvskaya, recibieron 12 y 14 años respectivamente. Los tres son sobrinos de Gaitukáyev.

Anna Politkóvskaya cayó abatida por las balas al salir del ascensor de su edificio el sábado 7 de octubre de 2006. El sicario disparó en primer lugar tres tiros contra la reportera: dos en el pecho y uno en el hombro. Hubo un cuarto, el sello de los profesionales: en la cabeza, para asegurarse de la muerte.

La condena llega siete años y medio después del crimen. En este tiempo hubo otro juicio, que terminó en la absolución de los implicados. El Tribunal Supremo, basándose en tecnicismos, anuló aquel veredicto en 2009 y comenzó un nuevo proceso, sin el presunto autor material, que se hallaba prófugo y que fue capturado en mayo de 2011.

La captura de Rustam Majmúdov hizo surgir en los familiares de Politkóvskaya la esperanza de que pudiera averiguarse, por fin, quién estaba detrás del crimen. Defensores de derechos humanos opinaron en su tiempo que tras el asesinato podría estar el líder checheno Ruslán Kadírov, criticado duramente por Politkóvskaya, que lo tildó de “criminal”. Pero Kadírov siempre aseguró no tener nada que ver, y la verdad es que la reportera tenía muchos otros enemigos, blanco de sus artículos e investigaciones.

Como lamentó Iliá Politkovski, el que encargó el asesinato de su madre no ha sido nombrado. Los familiares de la periodista y los defensores de los derechos humanos creen que alguien pagó por el homicidio: los condenados no tenían motivos personales para matar a Politkóvskaya.

El caso no está cerrado, reconoció el portavoz del Comité de Investigaciones —órgano encargado de investigar los delitos—, Vladímir Markin, al declarar que “se toman en la actualidad todas las medidas para determinar quién encargó asesinar a Politkóvskaya, contra el que se ha abierto una causa criminal aparte”. Con anterioridad, Markin había afirmado que en la búsqueda exitosa de la persona que está detrás del crimen de la reportera “depende mucho” de Gran Bretaña y Turquía, países que, sin embargo, ignoraban, según él, las peticiones rusas de ayuda en la investigación del crimen. Por lo visto, Markin se refería a la negativa de estos países a extraditar al fallecido oligarca Borís Berezovski y al exministro de Cultura de Chenenia y excomandante guerrillero Ahmed Zakáyev, a quienes los rusos consideraban que podían ser los que encargaron el asesinato de la periodista.

Un sexto implicado, el expolicía Dmitri Pavluchénkov, fue condenado en diciembre de 2012 a 12 años de prisión después de haber sido declarado culpable de haber participado en la organización del homicidio de Politkóvskaya. Pavluchénkov se libró de la pena máxima porque colaboró con la fiscalía y declaró que Berezovski y Zakáyev estaban detrás del crimen, versión que era ideal para el Kremlin: Kadírov quedaba libre de culpa y, en cambio, los enemigos del régimen aparecían como los principales sospechosos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon