Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Caja Mediterráneo apuesta por el flamenco para relanzarse

Logotipo de El Mundo El Mundo 04/10/2017 MIQUEL HERNANDIS

La Fundación Caja Mediterráneo tiene ganas de abrirse de nuevo al público y de demostrar que es capaz de presentar grandes proyectos. Con esa voluntad, ayer su presidente Luis Boyer presentó el ciclo de flamenco que se iniciará el 20 de octubre y cerrará el 24 de noviembre.

Boyer, acompañado por el patrono Miquel Valor, empezó refiriéndose

al proceso de transición que ha vivido la entidad

durante este primer año de presidencia. «Ha tenido una primera etapa, del año y poco que llevamos el nuevo equipo, de intentar encauzar las infraestructuras», apuntó. Si bien en este periodo el Aula de Cultura se ha mantenido abierta y con diversas actividades, es cierto que el alquiler de la misma era la principal fuente de la que se nutría la programación.

Ahora, su objetivo es cambiar las cosas y marcar una personalidad propia. «De cara este último trimestre vamos a hacer cosas de cierta enjundia en la programación», aseguró Boyer. «Hasta ahora en la programación alternábamos lo nuestro con otros a los que se alquilaba el aula. Ahora ya se trata de hacer cosas nuestras».

Boyer destacó el papel de Valor, ex alcalde de Alicante y con una dilatada carrera en gestión cultural desde la política, a quien agradeció su «apoyo imprescindible» y señaló «impulsor de estos temas».

Otra de las novedades que anunció fue el contacto mantenido con la Universidad de Alicante «para dentro de un convenio marco, hacer uno en concreto con la Sede para compartir actividades». De esta manera, el Aula de Cultura y el centro de la UA, que mantienen sedes enfrentadas buscarían generar o aprovechar sinergias en sus programaciones. «Hemos iniciado una etapa de actividades conjuntas», resaltó el presidente de la Fundación.

El teatro es la otra área en la que Boyer destacó que se ha planteado una planificación «para no solaparnos». Este explicó que se pusieron en contacto tanto con el Principal como con el Arniches y de esas conversaciones decidieron que sin en ambos centros se ofrecía lo profesional, el Aula se convertiría en el espacio para los no profesionales.

Boyer cerró el apartado de anuncios hablando de otro de sus emblemáticos espacios, en esta ocasión fuera de Alicante. La Llotgeta, situada en pleno centro de Valencia, pretende que se convierta en un «referente en la fotografía». La idea es especializarse en esta área mediante exposiciones, talleres y otras actividades para remarcar su carácter singular y marcar la diferencia respecto al resto de la oferta de la capital.

¿Y con qué quiere demostrar la Fundación Caja Mediterráneo su nueva política cultural? Con flamenco. El éxito de las jornadas que el año pasado preparó Emilio Soler les animó a trabajar en algo con más alcance. Tanto Boyer como Valor se declararon seguidores del género, tanto que este último exclamó, «¡por fin Alicante tiene un festival tras 20 años que se ha intentado!». El ex alcalde recordó las «experiencias piloto con semifinales del festival de cante de la unión pero que no tuvieron continuidad», de ahí que agradeciera el trabajo este año tanto de Soler y Madín Rigual, como en particular de Javier Serrano. Este indicó que la intención con la que ha preparado este festival «es crear cultura, no hacer un festival solo por espectáculo sino que sirva de enseñanza del flamenco».

Boyer recalcó que al preparar la oferta quisieron cuidar que los nombres fueran de calidad, y por ello hay varios premiados en certámenes especializados y con gran tradición, además que «los cachés no se dispararan».

© Proporcionado por elmundo.es

Javier Serrano subrayó que «en el Levante somos referentes», pero pese a ello, considera que «está como olvidado y deslavazado». Por eso se marcó el objetivo de «crear cultura flamenca». Base tiene porque, como indicó, «hay unas cien academias de baile flamenco en la provincia, y la semana que viene invitaremos a 30 de ellas para presentar el festival». «El flamenco interesa pero está como dormido y vamos a intentar despertarlo», comentó.

De un raro letargo también parece salir la Fundación Caja Mediterráneo, la cual, como reiteró Boyer, «en esta etapa debemos tener colaboración con todas las entidades que quieran y hacer que las cosas funcionen».

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon