Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Camacho refuerza la cúpula del PP catalán con siete nuevas caras

La Vanguardia La Vanguardia 05/06/2014 Iñaki Ellakuría

Cambios en la cúpula del PP catalán. Los malos resultados de las elecciones europeas, con la fuga de 100.000 votos respecto a los comicios de 2009, han forzado a Alicia Sánchez-Camacho a remozar su equipo de dirección con vistas a las municipales de 2015 y un otoño político en Catalunya que se presume eléctrico. Entran en el núcleo duro de la dirección hasta siente nuevas caras, entre las que destacan las de Josep Llobet y María José García Cuevas, como vicesecretarios generales, y la Joan Antoni López Noguera como vicesecretario de Organización. Esta reforma, que Camacho que llevaba tiempo rumiando pero que se había encontrado la oposición de algunos sectores del partido, ha sido aprobada esta tarde por el Comité ejecutivo del PP catalán por unanimidad. Unos cambios que se llevan a cabo ahora con urgencia y después de haber recibido el visto bueno del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, con quienes Camacho se reunió la semana pasada.

Para un partido alérgico a los cambios y donde Camacho debe moverse con extrema cautela para no herir sensibilidades, las siete incorporaciones a la dirección aprobadas esta tarde son toda una revolución, que pone de manifiesto la preocupación popular por el descenso electoral y la necesidad de “mover ficha”. Se refuerza sobre todo una maquinaria del partido que en los últimos años había ido perdiendo piezas de su engranaje a medida que los dirigentes del PP catalán ocupaban cargos institucionales. Así, el secretario general, Jordi Cornet, actual delegado del Gobierno en la Zona Franca, contará a partir de ahora con dos vicesecretarías. Una de ellas estará ocupada por la diputada María José García Cuevas, muy cercana a Camacho, persona meticulosa y trabajadora y que representa al ala dura del partido en la oposición al soberanismo y en temas lingüísticos. La otra vicesecretaría es para Josep Llobet, quien antes de incorporarse a la Diputació de Barcelona ocupó cargos de organización y que conoce bien los entresijos y las sensibilidades del partido.

La secretaria de Organización, Dolors Montserrat, que pasa buena parte de la semana Madrid como vicepresidenta de la Mesa del Congreso, también recibirá ayuda de. Joan Antoni López Noguera, joven concejal del PP en el Ayuntamiento de Berga, asumirá la vicesecretaría de Organización. López Noguera goza de la confianza de Montserrat y ve recompensando su labor como presidente comarcal del PP en el Berguedà, una de las zonas donde mayor presión social y oposición encuentran los populares.

El resto de incorporaciones serán las del diputado Rafa López como adjunto a la vicesecretaría de Acción Política, que dirige el diputado y portavoz parlamentario del PP, Enric Millo. Un área en la que recae la elaboración de una nueva estrategia de comunicación encarada sobre todo a mejorar la presencia y el discurso del PP en las redes sociales –Twitter, Facebook..-, así como en tertulias de televisión y radio. En este sentido, Millo presentó ayer a la dirección un plan de trabajo que deberá ser aprobado en las próximas semanas.

Por su parte, el concejal en Barcelona Javier Mulleras, especializado en temas económicos, y el diputado Fernando Sánchez-Costa reforzarán la secretaría de Estudios y Programas, que dirige Andrea Levy. Mientras, María José Días será la vicesecretaria adjunta de Acción Municipal, al frente de la cual seguirá el alcalde de Castelldefels, Manuel Reyes.

La remodelación popular también afecta a la federación de Barcelona, la más poderosa del PP catalán tanto en cargos institucionales como en número de votos. El elegido para ocupar el puesto de Antoni Bosch, después la renuncia de este notario varias polémicas internas y desavenencias, es Alberto Villagrasa, hombre de confianza de Jordi Cornet. 

La elección de este concejal en Barcelona puede interpretarse como todo un toque de atención al líder municipal del PP, Alberto Fernández Díaz, a quien Villagrasa intenta disputar el control de los populares barceloneses desde hace meses.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon