Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Camp Bucca: juega a ser un carcelero torturador de presos iraquíes

malavida malavida 03/08/2016 Sergio Agudo

Camp Bucca es un videojuego desarrollado por cinco estudiantes universitarios con la idea de denunciar los métodos de interrogación de EE.UU. durante la guerra de Irak. En él entraremos como soldados en un centro de reclusión

Como ya creo haber comentado en muchas otras ocasiones, los videojuegos pueden servir a muchísimos propósitos. Mucha gente tiende a considerarlos como un simple modo de entretenimiento cuando, en realidad, pueden utilizarse para expresar muchísimas ideas. Se puede desde presentar un juego como vehículo para educar a niños, pasando por una forma de saber más acerca de ciertos sucesos históricos e incluso como una manera de expresar una opinión política. Ya hemos visto en el pasado ejemplos de esto con títulos como IS Defense, desarrollado por el mismo estudio que ya nos trajera el controvertido Hatred -Destructive Creations- y cuyo CEO ha sido vinculado a la extrema derecha polaca. Ya hablamos de esto aquí mismo.

Ahora un grupo de desarrolladores que ha querido permanecer en el anonimato nos ofrece una perspectiva diferente. Lo que nos proponen es un videojuego en el que torturaremos a prisioneros iraquíes llamado Camp Bucca con un objetivo muy claro: establecer de quién es la culpa de que exista el ISIS a día de hoy.

Protestas por las técnicas usadas con presos por EE.UU. ** © Proporcionado por malavida Protestas por las técnicas usadas con presos por EE.UU. **

Camp Bucca o hablar de una verdad incómoda

Los creadores del juego aseguran que está dirigido a hacer sentir incómodo al usuario y acercarlo a las torturas que los prisioneros del infame campamento de detención iraquí sufrieron. Allí fue donde los rebeldes fueron retenidos entre 2003 y 2009.

La historia del juego sucede en una época indeterminada de la invasión de Irak por parte de Estados Unidos. Se supone que el jugador debe interactuar con presos del país, que en el juego llevarán los monos naranjas con las cabezas cubiertas por una capucha negra. Una imagen que, por desgracia, es muy familiar para todo el mundo occidental. Decimos "se supone" no sin cierta razón, ya que por ahora nadie ha podido probar el juego debido a que se encuentra bajo desarrollo activo.

La tarea que debemos llevar a cabo es extraer datos de inteligencia de los prisioneros usando lo que el ejército estadounidense llama "técnicas de interrogatorio mejoradas", un eufemismo acuñado por la CIA para referirse a las tácticas de tortura usadas después del atentado del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center neoyorquino.

Entre estas técnicas de interrogatorio incluyen la electrocución, sumergir las cabezas de los prisioneros en agua y rehidratación rectal, así como someterlos a situaciones de estrés extremos. También se le permite acabar con la vida del recluso si se quiere llegar tan lejos. Otra de las tareas que se asigna al jugador es conducir a los presos por el área del campo de reclusión.

Para crear el trasfondo del juego sus programadores se basaron en informes de reclusos torturados así como en informes filtrados de la Cruz Roja sobre las tácticas empleadas no sólo en este campo, sino también en otros cuya localización permanecía oculta.

¿Por qué llamarlo Camp Bucca?

El campo de reclusión fue llamado así por Ronald Bucca, un bombero neoyorquino muerto durante los atentados del 11 de septiembre. El centro de detención es un lugar muy conocido cerca de la ciudad de Um Kasar, además de ser el lugar donde se dice que nació el ISIS.

Retrato de Abu Bakr al Baghdadi, líder del ISIS *** © Proporcionado por malavida Retrato de Abu Bakr al Baghdadi, líder del ISIS ***

El líder de la organización fundamentalista islámica, Abu Bakr al-Baghdadi, estuvo recluido allí 5 años. Allí fue donde, según se recoge en The Atlantic, hizo muchos de los contactos que hoy componen la red del grupo.

A pesar de saber los abusos que se cometían con los reclusos, nunca se investigaron las violaciones de los derechos humanos. No importaba la cantidad de veces que se denunciase la situación de quienes estaban ahí.

Camp Bucca, la obra de cinco estudiantes

El juego está siendo desarrollado por cinco estudiantes repartidos entre las universidades Carnegie Mellon y New York University. Dado que este juego probablemente acabará convertido en algo extremadamente controvertido para la opinión política y pública, han preferido permanecer en el anonimato. Desde el propio equipo desligan totalmente su obra con ninguna de las dos universidades en las que cursan estudios sus creadores.

La idea inicial era crear un survival horror ficticio. Sin embargo, después de que uno de los miembros del equipo empezase a recibir información sobre el campamento Bucca se les ocurrió una idea que también daba bastante miedo. Idea que, por cierto, también encajaba dentro del concepto de los juegos de terror. Los creadores de este título también pensaban que la tortura en el centro de reclusión no se había denunciado lo suficiente teniendo en cuenta que, en otros lugares como Gitmo y Abu Ghraib, las denuncias de tortura se tuvieron mucho más en cuenta.

La intención de Camp Bucca es intentar concienciar sobre la violación de derechos humanos por parte de los Estados Unidos. Los desarrolladores también quieren enviar un mensaje claro de que la tortura acaba radicalizando a los presos, lo que seguramente llevó a que en Irak y en Siria apareciese el ISIS.

¿Puede Camp Bucca ser usado como propaganda del ISIS?

Según se recoge, en el pasado juegos como Call of Duty o Grand Theft Auto han sido utilizados por los terroristas islámicos para labores de reclutamiento. Cuando se preguntó a los desarrolladores del juego sobre si no tenían miedo de que esto ocurriese contestaron lo siguiente:

En este caso lo dudo. Cualquiera puede ver que hay un mensaje matizado tras el juego que ayudará a arrojar luz sobre los abusos. (Desarrollador del equipo de Camp Bucca)

Por otra parte y según se ha publicado David Ibsen, director ejecutivo del Counter Extremism Project, dijo que un juego que gira en torno a la tortura tiene "potencial para convertirse en un arma de reclutamiento", especialmente de mentes jóvenes e impresionables.

Camp Bucca saldrá a finales de este año con toda probabilidad, y hasta que no se pueda jugar a él no hay forma de saber cómo tratará el tema o qué recepción tendrá.

* Debra Sweet editada con licencia CC 2.0

** Robin Kirk editada con licencia CC 2.0

*** thierry ehrmann editada con licencia CC 2.0

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Malavida

image beaconimage beaconimage beacon