Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Capos indies

Notodo Notodo 13/04/2016 Alan Queipo
Imagen principal del artículo "Capos indies" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Capos indies"

MEJOR ÁLBUM DE POP: XOEL LÓPEZ
El pop no debería ser sólo entendida como una extensión de la radio fórmula, sino de la canción popular. Así lo lleva entendiendo Xoel López desde que se independizó de él mismo y su marca pretérita, Deluxe, para confinar un artefacto que bucea por los folclores del otro lado del charco para edificar una propuesta tan singular como universal. Es especialmente importante que figuras del peso del coruñés sigan visibilizando y abriendo la paleta sonora hacia espectros de tal calibre como ha conseguido en Paramales, su última obra maestra.



MEJOR ÁLBUM DE ROCK: NIÑO DE ELCHE
¿Puede ser el mejor disco de rock un disco completamente anti-género y anti-fundamentalista como lo último del Niño de Elche? El cantaor que se mea en los tradicionalismos y purismos más ortodoxos se ha aliado a otra epopeya de la anti-ortodoxia como es el núcleo duro de Pony Bravo para, sí, hacer algo parecido a flamenrock, un edificio tan enrevesado e impredecible que sigue enamorando hasta a los más calzonazos de género.



MEJOR ÁLBUM DE METAL: CRUDO PIMENTO
Rock duro y rock rudo. Moviéndose en círculos como una suerte de blues de trazas stoner, noise y shoegaze, el mejor metal posible es el que aún no ha llegado hacerlo, pero consigue atronar y hacer más ruido que cualquier jevorro de libro. Crudo Pimento han conseguido dar en el clavo y en la tuerca con Fania Helvete, un disco que bascula entre el satanismo de interior, las peleas de gallos y el blues apátrida.



MEJOR ÁLBUM DE MÚSICAS DEL MUNDO: GECKO TURNER
Funk, soul, reggae, folk, pop, rock, spanglish, extremeño profundo, aires negroides, groove, menudeos jazz, espaldarazos de Big Band doméstica. Un cóctel infinito es lo que trae cada nuevo disco de Gecko Turner, pero en este caso, el lagarto ha soltado más que nunca una registro multigénero, completamente desprejuiciado y desfronterizado. Se merece el premio de esta categoría porque si hay un tipo que ha nacido en un lugar llamado mundo, ese es él, nuestro Devendra Banhart patrio.



MEJOR ÁLBUM DE JAZZ: DE LA PURÍSSIMA
Más que jazz, cuplé. O al revés. Lo que Julia de Castro y sus compinches han conseguido articular es una suerte de registro de teatro musical de principios de siglo XX hablando desde las experiencias de una mujer liberada del siglo XXI. No sólo el componente escénico que no vemos pero sí oímos es uno de los avales del debut formal de De la Puríssima, sino esos retratos cotidianos, casi micro-monólogos-de-la-vagina proyectados desde el homenaje a cupleteras de pro como Raquel Meller, Tita Merello o Juanita Reina.



MEJOR ÁLBUM DE HIP-HOP: NATOS & WAOR
Se ha hablado, y mucho, acerca del contenido lírico de una de las duplas de rap de barrio que más y mejor ha conseguido calar entre el público en el último año. Más allá de la crítica acerca de su misoginia o no, la propuesta de Natos y Waor orbita entre las cañerías del rap urbano, suenan a extrarradio y supuran bilis y chulería a horcajadas, además de que son una de las banderas del, para bien y para mal, nuevo termómetro del ritmo de los barrios.



MEJOR ÁLBUM DE FLAMENCO: JUANITO MAKANDÉ
Sin lugar a dudas es la propuesta menos purista de las que están nominadas. Y también, sin lugar a dudas, uno de los últimos grandes revulsivos de nuestra música de raíces para trascender y traspasar fronteras, para unir a un público cada vez más plural, versátil, abierto de mente. Como un Juanito Makandé que lo mismo muta en romántico cantaor en un perfil similar al de Miguel Campello que suena garrapatero como El Canijo de Jerez o romanticón como Manuel Carrasco pero que, sobre todo, mantiene un groove y un folclore natural con una química especial para llegar a la gente. O al menos sí en su último registro, Muerte a los pájaros negros.



PREMIO RON BARCELÓ A LA MEJOR GRABACIÓN DE ELECTRÓNICA: SIESTA!
Más que música electrónica estamos hablando de synth-punk o machine-pop o algo similar. La última referencia de los valencianos suena a sintetizadores industriales, a sala de máquinas, a techno desalimanizado, a central de experimentos post-electrónicos. Una batalla de cables con tanta fortaleza como magnetismo gravitante.



MEJOR ÁLBUM DE CLÁSICA: EDUARDO PANIAGUA
A veces tomamos como especialmente arriesgado y ambicioso recuperar sonidos de hace diez, quince, veinte o treinta años. Imaginaos si profundizásemos en la obra de figuras de hace casi un milenio. En esas se ha visto hace unos meses Eduardo Paniagua: buceando a 850 años vista, recuperando la obra de Muhyddin Ibn Arabi, uno de los más universales autores andalusíes, y convirtiendo su último disco en un alegato de las melodías místicas, los poemas cantados, la significación del sufismo y la espiritualidad islámica en tiempos especialmente revueltos. Dar una vuelta a la historia a través de las figuras que la construyeron nos ayuda a conocer mucho más quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos.



MEJOR ÁLBUM EN CATALÁN: XARIM ARESTÉ
Parece sacado de una colección de fotos del hippismo catalán de la época de los años ’70, un militante universitario, un compañero generacional de Sisa o Pau Riba; pero Xarim Aresté es una de las voces más experimentadas de la nova cançó catalana, esa que ha logrado estirar el radio de acción de grupos como Manel y Mishima a una suerte de experimento psycho-folk, con tanto de los diggers, beatniks y yippies del Verano del amor californiano como de algunos de los cerebros más mixtos de la nueva canción alternativa de aire mediterráneo.



PREMIO ETXEPARE AL MEJOR ÁLBUM EN EUSKERA: SORKUN
Groove, funkadelia, teclas sintéticas y muchos aires negroides… No hablamos de un proyecto nacido en Nueva Orleans, sino de Sorkun, una de las voces más conocidas de la música alternativa vasca cantada en euskera: ha liderado Kashbad y puesto voz y acompañado a proyectos como Negu Gorriak, Joxe Ripiau, Flitter o el propio Fermín Muguruza en solitario; pero también lleva unos años proyectando una amalgama de funk & soul cantada en el idioma de su tierra que suena tan renovadoramente sexy como también supone un soplo de aire fresco a la música de género.



MEJOR ÁLBUM EN GALLEGO: TERBUTALINA
Compitiendo básicamente con un tonel de propuestas que han intentado darle una vuelta a la idea de folclore regional, Terbutalina han decidido tirar por el esputo. Una no tan sana pero especialmente rítmica y bailona mezcla de garage-punk, twist y mambo explosivo en un álbum que nos recuerda tanto a los primeros Siniestro Total como a algunos de los nombres más celebrados de la última ola de garage nacida en Estados Unidos en sellos como In the Red o Burger Records.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon