Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Car2Go, Uber, Cabify... Ofensiva del transporte alternativo ante el caos en Madrid

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 29/12/2016 M. A. Méndez

Descuentos por compartir vehículo. Tarifas reducidas. Aumento en la frecuencia de recarga de coches eléctricos... Son algunas de las medidas que compañías como Car2Go, Uber y Cabify han puesto hoy en marcha en Madrid coincidiendo con las nuevas medidas de restricción al tráfico para reducir la contaminación en la capital española. Otras, como Blablacar y Amovens, no tienen planes concretos, pero creen que la demanda se disparará. "¡Nuestros usuarios ya están ofreciendo viajes al centro de Madrid a coste cero!", dice Mario Carranza, consejero delegado de Amovens. Es la particular ofensiva de estas 'startups' para demostrar que suponen una alternativa real al transporte tradicional, un modelo por el que la administración debería apostar, aseguran, en lugar de frenar.

"Las restricciones de hoy son un parche. Hay que poner en marcha soluciones estructurales. Y fomentar compartir coche es una de ellas", asegura a Teknautas Orazio Corva, responsable de Car2Go, el servicio de vehículos eléctricos compartidos lanzado en Madrid en noviembre de 2015. La 'startup' aumentará hoy jueves, y hasta que duren las restricciones al tráfico de la fase 3, el número de operarios que recargan los coches con el objetivo de que haya mayor rotación de cada vehículo.

Durante un periodo vacacional como el actual, en el que desciende el tráfico en ciudades hasta en un 20%, Corva asegura que recargan cada coche alrededor de 10 veces al día. Mañana llegarán fácilmente a 15. "Si no estuviéramos en plena Navidad, llegaríamos seguro a 20 recargas por coche y día", explica. Car2Go, filial de Daimler, cuenta ya con una flota de 500 vehículos eléctricos en la capital y 130.000 usuarios (100.000 de ellos activos). Su plan es expandirse a Barcelona en algún punto de 2017 y aumentar aún más su flota en Madrid. "Es una señal de que las grandes ciudades necesitan nuevos planes de movilidad", señala.

Car2Go no estará solo. Emov (propiedad de Eysa y Grupo PSA), el segundo operador de 'carsharing' lanzado en la capital hace solo unas semanas, tendrá también a punto su flota de 500 vehículos y con una ventaja adicional: la posibilidad de llevar a cuatro pasajeros en lugar de solo dos, como ocurre con los Smart de Car2Go. El precio de Emov y Car2Go es el mismo: 19 céntimos por minuto (o 59 euros al día para uso prolongado en el caso de eMov) por lo que la competencia está servida.

Vista general de la capa de contaminación aérea de Madrid. (EFE) © Proporcionado por El Confidencial Vista general de la capa de contaminación aérea de Madrid. (EFE)

Uber será aún más agresivo que Car2Go y eMov. Durante la jornada de hoy y hasta que duren las restricciones de nivel 3 (o se suba a nivel 4). La compañía ofrecerá un 50% de descuento en la tarifa final a todos los pasajeros de sus coches normales (de matrícula impar) y eléctricos (Tesla) que viajen acompañados entre las 7:00 y las 21:00 horas y dividan el coste del viaje a través de la aplicación. Además, desactivará en ese periodo el algoritmo de precios dinámicos que adecúa las tarifas a la demanda. En situaciones normales, a más demanda (por ejemplo, un viernes o sábado por la noche) más caro sale el viaje. Mañana la tarifa será siempre la misma independientemente de la demanda. Y su principal rival, Cabify, que cuenta con vehículos VTC eléctricos e híbridos, ofrecerá hoy descuentos del 15% en hasta dos trayectos.

"Lo venimos diciendo desde hace tiempo: servicios como UberPool, que ahora mismo prohíbe la legislación española, serían parte de la solución al problema de tráfico y contaminación de ciudades como Madrid", dice un portavoz de la compañía. UberPool es el mismo concepto que el actual UberX en activo en Madrid (coches de alquiler con conductor y licencia VTC), pero con la diferencia de que permite compartir coche y gasto. Es una modalidad en funcionamiento en Londres y París, pero en España el artículo 23 de la ROTT, el Real Decreto que desarrolla la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT), prohíbe que un coche VTC pueda vender por separado sus plazas. "El arrendamiento deberá encontrarse referido a la capacidad total del vehículo", especifica la normativa.

Impulso (y freno) al coche compartido

El cierre al tráfico hoy a los vehículos de matrículas pares dentro de la M-30 se produce en mitad de una curiosa contradicción: por un lado el Ayuntamiento de Madrid ha animado abiertamente a los ciudadanos a hacer uso del coche compartido y de los servicios que ofrecen esta posibilidad; por otro, la Comunidad de Madrid multó el pasado octubre a Blablacar, la principal plataforma de coche compartido en nuestro país con más de 3 millones de usuarios, por ofrecer servicios de transporte sin la autorización pertinente. A día de hoy Blablacar sigue pendiente de concocer la sentencia que debería darle luz verde (o no) para seguir operando, pero lo cierto es que la contradicción en las políticas para fomentar o frenar el coche compartido queda hoy en evidencia más que nunca.

Frederic Mazzella, fundador y consejero delegado de Blablacar. (Foto: Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Frederic Mazzella, fundador y consejero delegado de Blablacar. (Foto: Reuters)

"El Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid son organismos distintos y cada uno tiene sus posiciones. Pero la realidad es que gran parte de los ayuntamientos de España están animando a compartir coche", señala a Teknautas Jaime Rodríguez, 'country manager' en España y Portugal de Blablacar. La compañía no ha previsto ninguna medida adicional para el día de hoy en Madrid y Rodríguez cree que el impacto en el servicio será moderado. "Estamos más centrados en la media y larga distancia que en los trayectos cortos urbanos por debajo de los 50 kilómetros", explica.

No ocurre lo mismo con uno de sus competidores, Amovens, plataforma española lanzada en 2009 y que hoy ofrece tanto alquiler tradicional de coches como vehículo compartido. "En las últimas horas hemos tenido decenas de usuarios que han entrado para ofrecer viajes a coste cero desde las afueras al centro de Madrid. Son personas que simplemente quieren ir a trabajar en su coche pero necesitan al menos dos acompañantes para poder circular sin ser multados", explica Mario Carranza, consejero delegado de Amovens. "Hoy creo que vamos a ver un aumento bestial de actividad".

(Foto: EFE) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: EFE)

Habrá que ver si ese aumento finalmente se cumple, pero en lo que no hay duda es en la palabra que todos pronuncian para definir la decisión tomada hoy por el Ayuntamiento: parche. “Existe una medida sobre la que no se ha abierto el debate político en España: los peajes de entrada”, comentaba recientemente a Teknautas Miguel Álvarez, autor de la web Nación Rotonda e ingeniero de caminos y urbanismo.

Se trata de las famosas tarifas de congestión de ciudades como Londres, que comenzaron a funcionar en el año 2003. Los conductores que circulan por la zona central de la capital británica deben pagar 8 libras cada día, un sistema que también han implantado con éxito en ciudades como Oslo, Estocolmo, Singapur y Milán. Y que funciona para reducir la contaminación: en los seis primeros meses tras su establecimiento, la contaminación por dióxido de nitrógeno en el centro de Milán se redujo un 10%. Hasta que Madrid se decida por una medida estructural de este tipo, todo apunta a que seguiremos viviendo con boina.

(Foto: Car2Go) © Externa (Foto: Car2Go)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon