Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carla Fuentes

Notodo Notodo 23/11/2016 Alicia Delgado
Imagen principal del artículo "Carla Fuentes" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Carla Fuentes"

Existe la teoría que sentencia que podemos conectarnos con cualquier otra persona de la tierra a través de las conexiones de tan sólo seis personas. Así, desde nuestra redacción, podríamos llegar (tejiendo las debidas conexiones) hasta el mismísimo Papa Francisco, aunque hoy por hoy todavía no tenemos esas aspiraciones. De momento, hablando de arte y conexiones, creemos que nos renta más el ejercicio de interconexión artística que acaba de realizar la ilustradora Carla Fuentes en su primera aventura editorial donde, con una precisión quirúrgica, va tejiendo un asombroso catálogo de grandes personajes de la cultura de los últimos siglos. Sólo utilizando su paleta cromática, y enlazando con gracia a sus deidades artísticas, con tanta soltura como si les conectara por LinkedIn.



Ilustres Conexiones es el título bajo el cual la autora despliega casi un centenar de eclécticos retratos, realizados con un trazo identitario que no busca plasmar la perfección estética, si no que la belleza recale en la expresividad que confiere a unos rostros que parecen curtidos por la particular batalla vital de cada uno. De esta forma, aunando en unas líneas la originalidad y la sutileza, va enganchando las vidas de boxeadores, galeristas, escritores, cantantes, fotógrafos, cineastas, poetas y un larguísimo etcétera de personalidades relevantes de las que revela fugaces anécdotas, tales como la absoluta adicción al café de Honoré de Balzac, la relación entre Panamá Al Brown y Jean Cocteau, la de Patti Smith con Arthur Rimbaud o la de Mick Jagger con Camarón.



La autora juega con un lenguaje que recopila ironía y algunos trazos nostálgicos, con los que consigue crear un maravilloso anecdotario de grandes genios de la cultura contemporánea del hoy y el ayer. Una obra de arte sin principio ni final, de disfrute reposado y recomendable hojeo frecuente. Un fondo de armario para consultar en tardes lluviosas, con Chopin de fondo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon