Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carlos Alba

Notodo Notodo 27/09/2016 Irene Galicia
Imagen principal del artículo "Carlos Alba" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Carlos Alba"

Los objetos que nos encontramos diariamente son parte de nuestra cotidianeidad y de nuestra estética, le dan vida a la ciudad y sentido a nuestra propia vida. Partiendo de este hecho, Carlos Alba, joven artista madrileño instalado en Londres, trata de analizar la situación del inmigrante recién llegado a su nuevo barrio y su nueva ciudad creando su propio mapa del este de Londres a través de los objetos que encontraba por la calle y que iba fotografiando. A través de la unión de estas fotografías de objetos encontrados y las experiencias de los vecinos de los barrios de Tower Hamlets y Hackney, entre los que vive el artista, realiza una especie de arqueología visual urbana mostrando los rasgos de identidad que existen a través del lazo que une a las personas con los objetos.

Así como cada persona individualiza su entorno y sus pertenencias, así lo hace cada barrio. Por sus objetos se pueden distinguir barrios, colonias, comunidades. Esta exposición acompaña al fotógrafo en su periplo como extranjero en una nueva y gran ciudad en la que poco a poco se iba amoldando. La muestra no solo exhibe las fotografías, sino también los objetos originales que el artista recogió de las calles que transmiten de manera física al espectador una sensación intrigante.

Con estos materiales encontrados, establece un diálogo entre el objeto abandonado y la imagen que obtiene gracias a esa nimiedad. Esta “observación de nimiedades” al más puro estilo Sherlock Holmes, desemboca pues en un conocimiento profundo de la gente, mediante un trabajo que se centra en las relaciones humanas en el mundo contemporáneo con un enfoque conceptual que nos invita a acercarnos a ciertos problemas sociales desde un punto de vista positivo.


Estos objetos, destinados a la basura, nos pueden contar mucho de la vida en la ciudad y de la sociedad a la que pertenecemos. Gracias a los diferentes elementos dibuja un mundo analítico y expresivo: muebles, notas, paisajes de viviendas sociales creadas entre las décadas de los cincuenta y setenta para londinenses e inmigrantes con bajos ingresos… son las imágenes de las que se apropia el artista, para quien este está siendo su gran año. Aparte de numerosos premios en Canadá, Portugal o Santiago, el libro que recoge este trabajo ha sido seleccionado para formar parte de las exposiciones de los mejores libros de fotografía del año en el Festival SCAN de Tarragona y The Royal Photographic Society. Digamos que no está nada mal para un primer proyecto artístico.

Un proyecto que funciona porque se halla en medio de un cruce en el que convergen la historia, el documento arquitectónico y el análisis social. No olvidemos que lo característico de los objetos que devienen arte suele ser su propia autorreferencialidad. Esta viene generada por la famosa crisis de la representación, en la que la realidad pierde su estatismo y ya no sirve como referente. A partir de esto el artista se conciencia de las necesidades sociales e incluso renuncia al control absoluto del significado de la obra de arte.

Carlos Alba tiene presente este aspecto pero le da la vuelta con una obra abierta a múltiples interpretaciones, sin por ello olvidar la estética fotográfica y su alcance poético. Y es que la fotografía fue arte cuando cayó en manos de un artista. Fue técnica cuando cayó en manos de un técnico. Fue representación cuando cayó en manos de un ciudadano cualquiera con ganas de registrar su vida. Y con esta exposición se demuestra que por suerte, nunca dejó de ser todo esto.








Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon