Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carlos Sainz: “Renault me ficha para volver a la cima”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 30/09/2017 Oriol Puigdemont
Carlos Sainz of Scuderia, este viernes en el circuito de Sepang. © Peter Fox Carlos Sainz of Scuderia, este viernes en el circuito de Sepang.

La charla con Carlos Sainz (Madrid, 23 años) tiene lugar en la carpa de Toro Rosso en la trastienda del circuito de Sepang, dos semanas después de que Renault oficializara su incorporación para el curso que viene. En su tercera temporada en la Fórmula 1, Sainz acumula el 92% de los puntos de su escudería y figura el noveno en la tabla general, bastante por encima del teórico potencial de su monoplaza. Eso le convierte en un seguro para cualquier equipo, y explica su inminente cambio de aires.

Pregunta. ¿Qué está haciendo distinto este año de los anteriores?

Respuesta. Personalmente no he cambiado nada. Mis rutinas siguen siendo las mismas, igual que mi forma de encarar los fines de semana. Un tercer año de experiencia siempre ayuda y las cosas han ido saliendo mejor, con el punto álgido de Singapur [terminó cuarto, su mejor resultado en la F-1]. Pero sí que es verdad que en cuanto a puntos tenemos unos cuantos más.

P. ¿Cree que últimamente ha estado por encima del nivel de su coche? 

R. No, no me gusta la gente que dice estar por encima de su coche. Eso no existe. Lo que puede hacer un piloto es sacar todo lo que lleva dentro ese monoplaza. Ha habido ocasiones este año en las que sí que creo que logré extraer todo lo que había. Otras en las que estuvimos cerca de conseguirlo y también alguna en la que nos quedamos más lejos. Pero este curso cuando tenemos la oportunidad de acumular puntos siempre lo hacemos.

P. ¿A un piloto se le puede quedar corto un coche?

R. A mí me gustaría estar peleando por un Mundial, pero en mi tercer año no puedo pedir más de lo que tengo. Tengo que estar contento con mi trayectoria y no ser impaciente.

"Con 12 o 13 años todos los niños querían ganarme por ser el hijo de Carlos Sainz"

P. ¿Y cómo ha visto usted su propia progresión?

R. He ido conociendo mejor cómo funcionaba mi gente, mis mecánicos y la idiosincrasia de la Fórmula 1. Pero mi método es el mismo desde que pasé a competir en World Series [paso previo a la F-1]. Cuando aterricé aquí era un piloto que a veces incluso le ponía demasiadas ganas. Es fácil caer en la tentación de querer impresionar y mandar mensajes. Pero la experiencia ayuda a controlarte y a identificar el mejor momento para hacerlo. Además, aquel primer año tuve muchos problemas de fiabilidad en mi coche, y por eso parece que mi progresión sea tan bestia en cuanto a puntos, cuando no creo que haya sido tan descarada. No es que hasta ahora estuviera durmiendo, pero pasaron una serie de cosas dentro del equipo, que viví, que no deberían haber pasado y que me afectaron. 

P. ¿Cómo se da uno cuenta de que está listo para un desafío como el del año que viene?

R. Es progresivo, no es un clic. Se van sucediendo las carreras y cada vez te sientes más confiado, te vas dando cuenta de que cometes menos errores y de que eres más completo. Por mí, el paso lo hubiera dado ya en 2015, pero también es la experiencia la que te confirma cuándo estás listo. 

P. ¿A quién echará de menos?

R. A mi grupo de ingenieros y mecánicos. Al final, la relación que llegas a tener con ellos es casi de amistad. Llevamos tres años juntos y llegamos a tener un nivel de entendimiento brutal. Solo con mirarnos ya sabemos qué le debemos hacer al coche para el siguiente entrenamiento. Eso es muy difícil de crear.

"Aquí es importante dar en todo momento lo mejor de ti y obtener buenos resultados porque de repente todo se puede ir al garete"

P. ¿Cómo queda su relación con Red Bull?

R. Mejor que nunca. Sí que es verdad que hubo momentos de tensión, pero mi situación ahora mismo es muy buena. Me pueden recuperar en 2019 para correr con Red Bull, pero tengo que hacer un muy buen 2018 para que eso cuadre. Estoy muy contento. 

P. Red Bull no le puso fácil salir de Toro Rosso. Imagino que los últimos meses no han sido agradables.

R. No, fáciles no han sido. Cuando haces un año bueno siempre quieres una recompensa. En 2016 ya tuve una oferta de Renault, pero no la acepté por lealtad y por darme otra oportunidad para llegar a Red Bull. Pero después de una tercera temporada rindiendo a tu mejor nivel, quieres dar un salto y vi que la puerta de Red Bull seguía cerrada.

P. El impacto de su padre en su trayectoria le ha ayudado. ¿Le ha llegado a perjudicar en algo?

R. La relación con mi padre siempre ha sido buena, pero el efecto que haya podido tener en mi carrera también me lo ha puesto más difícil en según qué momentos. No cambiaría el padre que tengo, sería una estupidez. Tener al lado a un dos veces campeón del mundo es tremendo. Pero sobre todo en mi época en el karting, con 12 o 13 años, todos los chavales me querían ganar por ser el hijo de Carlos Sainz. Que la gente me tuviera tantas ganas me hizo madurar y espabilar antes. 

P. ¿Qué ofrece Renault?

R. Toro Rosso es un equipo para evaluar a pilotos jóvenes, mientras que Renault me ha fichado porque creen que estoy listo para llevar un equipo de fábrica. Están en un proceso de recuperación. Creen que a corto o medio plazo pueden ser otra vez campeones del mundo, y me han elegido a mí para ayudarles a volver a la cima.

P. Alonso logró sus dos títulos allí. ¿Qué le cuenta?

R. No mucho, la verdad, porque siempre estamos en hoteles diferentes y en el circuito le veo poco. Pero obviamente me apoya y me dice que es el movimiento adecuado y que había que hacerlo ya. Está súper contento por mí porque sabe que es un gran paso. 

P.Red Bull le ha cambiado dos veces de compañero. ¿Ese es el ejemplo de lo encarnizada que es esta F-1? 

R. Eso demuestra que aquí es importante dar en todo momento lo mejor de ti y obtener buenos resultados porque de repente todo se puede ir al garete. Más aún en un equipo como Red Bull, que te pone constantemente a prueba. Pero sin esa filosofía yo no habría llegado a la F-1. No puedo quejarme de ese modus operandi porque es el que me permitirá correr para Renault en 2018.

P. ¿Cree que va a poder seguir corriendo contra Alonso?

R. Sería una buena señal. Creo que McLaren estará bastante más arriba. Si estoy luchando contra Fernando significará que Renault ha hecho un buen trabajo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon