Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carmena acaba con la ‘ley seca’ en Madrid

La Vanguardia La Vanguardia 05/05/2016 Asier Martiarena
Carmena acaba con la ‘ley seca’ en MadridDe los 4.000 puntos existentes a mediados de los 80 se pasó a 2.000 en 2010 y a poco más de 1.300 en 2015 (Dani Duch) © La Vanguardia Carmena acaba con la ‘ley seca’ en MadridDe los 4.000 puntos existentes a mediados de los 80 se pasó a 2.000 en 2010 y a poco más de 1.300 en 2015 (Dani Duch)

Localizar una fuente pública, apretar el pulsador y, ¡oh, sorpresa!, ni una gota de agua. Esta secuencia se ha venido repitiendo en la última década por todo Madrid con especial incidencia en distritos como Centro, Retiro, Chamartín o Salamanca, donde encontrar una fuente de agua potable operativa era poco menos que una misión imposible.

De los 4.000 puntos existentes a mediados de los 80 en la capital se pasó a 2.000 en 2010 y a poco más de 1.300 en 2015. O lo que es lo mismo, existía una fuente operativa por cada 791 habitantes y ahora hay una por cada 2.400 madrileños. Esta desaparición progresiva se ha debido, en gran medida, ala falta de mantenimiento municipal. Una problemática a la que el Ayuntamiento no ha querido hacer frente hasta este 2016 a pesar de las múltiples y constantes quejas vecinales -especialmente en Centro y Villa de Vallecas-.

Así lo ha anunciado el Consistorio de la capital, quien ha adelantado que el presente año se cerrará con al menos 180 nuevas fuentes públicas, a las que habrá que sumar la reparación de cerca de medio millar más después de una década de inmovilismo político. En total el equipo de Medio Ambiente, dirigido por Inés Sabanés, destinará 319.000 euros a la compra e instalación de 180 fuentes de agua potable ‘antivandálicas’ y 30 bebederos para perros, que se sumarán a las 1.557 existentes en la actualidad, el 85% de ellas en funcionamiento.

Según declara A pie, la asociación que se constituyó en 1995 con el objetivo principal de “introducir al peatón en la agenda social y política de la ciudad”, en las últimas décadas la administración “ha olvidado” el carácter beneficioso de las fuentes para beber en las calles y parques de Madrid, “dejando de atender a su conservación o a su creación en el caso de los nuevos desarrollos urbanos”. Según los datos del Anuario Estadístico Municipal de principios de década, la desaparición ha sido mayor en lo que se refiere a fuentes a pie de calle que a las ubicadas en parques y zonas ajardinadas. Y si se comparan esas cifras con la longitud de las calles de la ciudad se puede comprobar que sólo hay “una fuente por cada 5,2 kilómetros de calles”.

Hasta 50 campos de futbol por fuente

Otra comparación que cita A pie para describir la falta de fuentes se basa en la superficie urbana. Así, en los distritos plenamente urbanos, como Centro, Arganzuela, Retiro, Salamanca o Chamartín, “cada fuente da servicio a un territorio equivalente a 18-50 hectáreas, es decir, a la superficie de 18-50 campos de fútbol”.

La encargada de anunciar el plan municipal ha sido la directora general del Agua del Ayuntamiento de Madrid, Bautista Carrascosa, quien ha ensalzado el “esfuerzo” del equipo de Gobierno por incrementar el número de fuentes de agua potable de las que ya se ha decidido la ubicación de 14. Tres estarán en el Centro, concretamente en la calle Mayor -cerca de Plaza de Comandante las Morenas-, en la plaza de María Soledad Torres Acosta y en la calle del Almendro.

La línea del equipo de Gobierno de Ahora Madrid es conseguir que estén todas en funcionamiento e incrementar el número de fuentes de la ciudad frente a lo sucedido en los últimos diez años, cuando “no ha habido dotación específica en los presupuestos” para ese asunto, según ha remarcado el Ayuntamiento en una nota de prensa. En 2015, ha dicho, “había en la capital 1.339 fuentes de beber, de las que solo estaban en uso el 58%”.

Yendo al detalle, en los últimos meses, el Ayuntamiento de Madrid ha recuperado 528 fuentes, deterioradas fundamentalmente por falta de mantenimiento, con lo que se ha conseguido reducir el porcentaje de las inutilizadas desde un 42,24% a un 14,19% en el último año. Además, se están numerando las fuentes de beber, principalmente en los parques, para simplificar los procesos de aviso de la ciudadanía madrileña ante cualquier incidencia.

Del mismo modo, en los últimos doce meses se han repuesto 1.722 grifos, siendo todos ellos de pulsador, que permite su cierre automático en caso de no utilización con el objetivo de ahorrar agua, informa el Ayuntamiento en su comunicado.

Los barrios nuevos nacen sin fuentes

Pero a la falta de mantenimiento de los barrios históricos se ha unido la escasa previsión en los distritos de reciente construcción. Que se lo pregunten a los vecinos de Las Tablas que en este 2016 verán instalada su primera fuente de agua potable el paseo de San Millán de la Cogolla. Un único punto para un barrio nacido en 1997 a raíz de la elaboración del Plan General de Ordenación Urbana y en el que residen, según el censo de 2014, más de 30.000 personas.

La entidad A pie cree haber localizado las causas del deterioro de las fuentes de la ciudad de Madrid, que, en su opinión, pueden derivar en responsabilidades: “El origen es un proceso político y administrativo cuyo hito fundamental es el Convenio firmado en 1997 por el Ayuntamiento de Madrid y el Canal de Isabel II (dependiente de la Comunidad de Madrid). El Convenio tenía como objeto regular la participación de cada una de las instituciones en la gestión del agua y establecer las responsabilidades de pago de las obras necesarias y el suministro. Como consecuencia de la aplicación de dicho convenio se procedió a la supresión de bocas de riego y, en cadena, de fuentes de agua potable asociadas a las canalizaciones suprimidas”, sentencian.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon